Con polémica o sin polémica, el "Lamborghini" Arrinera polaco ya es real. Foto 1 de 6.