ESPACIOS
Cerrar CERRAR
Actualidad

6 MIN

Le ponen el motor de un Koenigsegg CCX al coche del abuelo. El resultado te dejará boquiabierto con sus 1.700CV

Esta historia recuerda al internet de antes, donde uno iba haciendo mejoras a su coche y, en lugar de hacer vídeos o subirlo a redes sociales, lo publicaba en un foro con unas cuantas fotos hechas como buenamente se podía. Sin más dilación, viajemos hasta Noruega para conocer a un señor llamado Joel Olsen, que fue compartiendo en el foro Corsa Sport toda la transformación de su Ford Granada. Un coche que de por sí ya venía con sorpresa.

Ford Granada

Para ponernos en antecedentes, el Granada era una berlina fabricada por Ford Europa. El modelo que Olsen transformó es un segunda generación, de los que se fabricaron entre 1977 y 1985. Las motorizaciones iban desde 1.6 litros hasta 2.8 en versiones de 4 cilindros en línea y V6. Los diésel, hechos por Peugeot, iban del 2.0 al 2.5 litros. Hablamos de un coche pensado para un cierto nivel de confort con una potencia máxima de 160cv en el caso del 2.8 V6. No obstante, Olsen ya había estado jugando con su coche antes de que se le ocurriera la genial idea de pillar el motor del Koenigsegg y ponerlo en lo que algunos podrían denominar «una tartana».

En cualquiera caso, no hay muchos datos sobre el tema, pero es digno mencionar, que el Ford Granada de Olsen ya tenía equipado un motor Cosworth 4 cilindros turboalimentado de 600cv. Nada mal, ¿verdad? Pero se ve que este noruego es una de esas personas cuya ambición no conoce límites. De manera que voy a proceder a contarte cómo puso el motor de un CCX en el Granada vitaminado. Un V8 que permite al coche original hacer el 0 a 100 en 3.2 segundos.

El Ford Granada de Olsen tenía una preparación con motor Cosworth de 600cv pero, al parecer, no era suficiente. Pasando al siguiente nivel, preparó el motor V8 de un koenigsegg CCX

Motor Cosworth 600cv montado en el Ford Granada de Olsen

Motor koenigsegg CCX y algunas mejoras

Para empezar, sería imposible determinar de donde salió el motor del hypercar donante para este loquísimo proyecto. Un CCX accidentado es la opción con más papeletas. Se trata de un motor fabricado íntegramente en aluminio y basado en el motor V8 modular de Ford. Eso significa que Olsen mantuvo, al menos, un motor del fabricante original del coche.

Bromas aparte, este motor entrega de 806cv a 7.000rpm y 920Nm de par motor a unas 5.500rpm gracias sus dos supercargadores Rotrex. Con esto, el koenigsegg alcanza una velocidad máxima de 395km/h. ¿Suficiente para el noruego? Evidentemente, no.

Sustituyó los compresores mecánicos por un par de turbos y según las pruebas en el banco de potencia, el motor rinde unos 650cv sin ninguna clase de inducción forzada. A 1bar de presión, ya se superan los 1.000cv. Mientras que a máxima presión de soplado, la potencia pasa por encima de los 1.700cv, más del doble de la potencia original. El motor aguanta, pero esta configuración no es la más usada debido al riesgo que supone para los componentes internos y la transmisión. No obstante, son unos números brutales para haberlo hecho tranquilamente en un garaje.

El motor del CCX es de origen Ford. Los 806cv que entrega de serie parecían no ser suficiente, por lo que se sustituyó el sistema de sobrealimentación alcanzando un máximo de 1.700cv

Motor V8 Koenigsegg con 2 turbos

No todo es el motor, el resto del coche ha sido preparado a conciencia

En rasgos generales, aunque tratemos de un motor de este calibre, sacar más potencia puede ser una tarea sencilla si la comparamos con la preparación del chasis y el resto de elementos que van a soportar la furia de la bestia.

El coche se desmanteló al completo y la zona del vano motor sufrió varias adaptaciones para poder albergar este motor gigantesco. Entre ellas, reposicionamiento de los puntos de anclaje y adición de refuerzos estructurales. También se instaló un intercooler del tamaño de una catedral que al verlo en las imágenes, parece más un elemento estructural del coche.

Se construyó un nuevo tunel central para dar cabida a la transmisión manual Tremec de 6 velocidades de original del Koenigsegg CCR. Se dice pronto, pero cualquiera diría que alguien está usando el truco del dinero ilimitado para tunear su coche, ¿no crees?

Se instaló un intercooler del tamaño de una catedral que al verlo en las imágenes, parece más un elemento estructural del coche

Modificaciones por todas partes y un único objetivo: Llamar la atención, pasando desapercibido

El sistema de suspensión se sacó de un Ford Mustang SVT Cobra de 2004 y los frenos de 6 pistones, de Porsche. La jaula antivuelco se puso más por reforzar el chasis y que no se doble, que por seguridad (que también).

Dentro se han puesto los elementos correspondientes para un coche de carreras, como asientos baquet Sparco, arneses, dashboard digital, desconectadores de los diferentes sistemas, indicadores, etc. Incluso tiene un iPad adaptado a la consola central. Viendo el coche puede llamar la atención el alerón de fibra de perfil bajo, el doble escape en la zaga y los neumáticos anchos. Incluso nos podríamos plantear que estamos ante algo serio al ver el intercooler asomar por debajo del paragolpes donde está el lip.

Por supuesto, no sería apropiado darle el término «sleeper», que hace referencia a coches que se ven de estricta serie, pero tienen motores y potencias descabelladas. Sin embargo, el coche se ha construido para llamar la atención del que sabe algo de coches y que, probablemente piense al verlo que algo lleva, pero lo que seguro que jamás podría imaginar sin tener toda esta información, es que esconde el motor de un Koenigsegg bajo el capó.

El que sabe de coches, identificará por los neumáticos, la frenada y el intercooler, que algo de potencia oculta su capó, pero seguro que nadie podría imaginar que lleva el motor de un Koemigsegg trucado de más de 1.000cv

Cargando...