Ghia Streamline X “Gilda”, un prototipo de 1955 con turbina a reacción

 |  @davidvillarreal  | 

En la era del vehículo enchufado a la pared, me pregunto la sorpresa que podría causar hoy en día que un fabricante presentase un prototipo propulsado por una turbina digna de un avión de reacción en sustitución de cualquier motor convencional ya sea de combustión o eléctrico. Pero en 1955, a pesar de la sensación que causó este prototipo, no era nada raro que los constructores coqueteasen con sistemas de propulsión alternativa como puede ser la turbina de un jet.

El Salón de Turín de 1955 daba la bienvenida al Ghia Streamline X “Gilda”. Su apodo se debía a la campaña de promoción de la película clásica Gilda en 1946, en la que Rita Hayworth se ganó el apodo de la vedette atómica por sus peligrosas y caprichosas formas. Formas, como las de este prototipo esculpido aerodinámicamente.

El trabajo de Ghia se trataba de un encargo de Chrysler con el objetivo de investigar y desarrollar nuevas técnicas para mejorar la aerodinámica. Para ello se diseñó esta aparatosa pero futurista carrocería alargada con dos aletas posteriores para atravesar la resistencia del viento con mayor efectividad.

Lo más interesante es que a día de hoy, más de 50 años después, el Ghia Streamline X se conserva en perfecto estado (permaneció durante años en el museo de Ford y más tarde como pieza de un coleccionista privado) y es capaz de moverse gracias a su turbina posterior. En su día los ingenieros de Chrysler fueron capaces incluso de superar los 240 km/h de velocidad. Aunque también se rumorea que durante un tiempo estuvo equipado con un motor de cuatro cilindros y 1.500 cm3.

Ojo al siguiente vídeo:

El fantástico Guia Streamline X se ha puesto a la venta a través de Kidston, un intermediario especializado en hacer que joyas tan exclusivas y exóticas como esta cambien de manos. El precio no ha sido revelado

Fuente: Kidston
En Diariomotor: Cadillac El Camino Sports Coupé Concept (1954), un biplaza que nunca llegó | Buick Streamliner (1948) de Norman E. Timbs, belleza sobre ruedas | A subasta el Chevrolet Bel Air de 1957 de Bruce Springsteen

Lee a continuación: Cizeta V16T (1991), el otro Lamborghini Diablo que Chrysler descartó