CERRAR
MENÚ
DiariomotorLogo Diariomotor
Seguridad Vial

4 MIN

Absuelto un conductor chino que no realizó un control de alcoholemia por no saber cómo soplar

Fran López | 23 Ago 2011

¿Qué ocurre si un agente de la autoridad nos requiere para efectuar un control de alcoholemia? No es difícil anticipar la respuesta, simplemente por sentido común: lo oportuno es que sigamos sus órdenes si no queremos ser imputados de cometer un delito de desobediencia a la autoridad, que puede llegar a acarrear hasta pena de prisión. Pues bien, esto ni más ni menos fue lo que le sucedió a un conductor de nacionalidad china, del que la historia tiene bastante miga y continúa hasta el punto de que finalmente ha sido absuelto por el Juzgado de Tarragona.

El pasado 31 de Marzo, sobre las cuatro de la madrugada, los Mossos de Esquadra dieron el alto a este conductor chino y le pidieron que se sometiese a la tradicional prueba de alcoholemia. Sin embargo, el conductor no soplaba correctamente en el etilómetro, por lo que, por más que los mossos intentaron explicarse en castellano (incluso recurriendo a gestos), la prueba finalmente no tuvo éxito. Los Mossos decidieron entonces inmovilizar el vehículo, y al día siguiente, cuando el conductor fue a recoger de nuevo su vehículo, fue capaz de realizar la prueba correctamente y en el primer intento. Claro está, poca validez podía tener ya entonces.

Según el conductor, “un amigo le había explicado correctamente cómo se soplaba en el etilómetro“, aunque para los Mossos el motivo de no comprender el castellano no deja de ser más que una excusa, sobre todo teniendo en cuenta que el conductor chino tenía permiso de conducir español. Pues bien, pese a que el fiscal solicitaba diez meses de prisión y dos años de retirada del permiso de conducir, finalmente ha sido absuelto por el Juzgado de Tarragona debido a que la jueza consideró en su sentencia que “no ha quedado probado que el conductor entendiera todas y cada una de las indicaciones de los agentes, ni tampoco la relevancia del requerimiento y las consecuencias de la negativa a someterse a las pruebas”. A este paso, parece que los agentes de la autoridad van a tener que ampliar su conocimiento en idiomas y ser políglotas, por si las moscas.

Uno de los detalles clave de este suceso es que el citado conductor, pese a ser de nacionalidad china, llevaba cuatro años residiendo en España, y de hecho su permiso de conducir estaba expedido en España. ¿En qué mundo vivimos, entonces? A mi modesto entender, esto puede crear un peligroso precedente para ser usado como excusa, motivo o llámale X en futuras ocasiones o sentencias con conductores extranjeros.

Y también da mucho que pensar: si damos por buena la decisión del Juzgado (mejor no meternos en el tema…) y si su carnet de conducir es español, pero sin embargo no entiende ni papa de la lengua de Cervantes, ¿cómo es posible que haya obtenido la licencia aquí? Un misterio sin resolver que debería de darnos mucho que pensar acerca del permiso de conducir, cómo se obtiene, la formación que se exige y también las convalidaciones con terceros países con formación todavía inferior, que sin duda redundan en la seguridad vial en nuestras carreteras.

Más allá de la posible picaresca del individuo no podemos decir en absoluto que este sea uno de esos casos, pero ya hemos leído en otras ocasiones de múltiples tejemanejes totalmente ajenos a la legalidad (por ejemplo) para la obtención del permiso de conducir. Quizás las autoridades competentes deberían de preocuparse un poco menos por sus consabidos “excesos de velocidad” y la proliferación de radares (en zonas poco sospechosas de ser puntos negros y sí de ser blanco fácil para la recaudación), y preocuparse un poco más por la formación en cuanto a seguridad vial y en cuanto a conceptos básicos del permiso de conducción.

NOTA: La imagen de cabecera no se corresponde con el suceso

Fuente: El Periódico En Diariomotor: El pack completo: manco, borracho, fumando, sin carnet y sin seguro | Un conductor ebrio es absuelto porque “conducía bien” | Cómo fallar instantáneamente un control de alcoholemia