Dotz Knudzilla, o como transformar un clásico en un coche de malote. Foto 2 de 12.