1970 Chevrolet Chevelle Twin-Turbo, el sleeper inesperado

 |  @sergioalvarez88  | 

El Chevrolet Chevelle Malibu de las imágenes – del año 1970 – parece un clásico muy cuidado, tanto como cuando salió de su fábrica hace más de 40 años. La versión de nuestras imágenes ni siquiera es un Chevelle SS, es un Chevelle equipado con el small-block 307. El propulsor de 5.0 litros era una de las opciones intermedias en la gama, desarrollando unos 200 CV según ficha, que realmente estarían mas cercanos a los 240 CV debido a la tendencia de la época: anunciar menos potencia de la real.

En cualquier caso, no era una versión prestacional del fantástico Chevelle, que entonces equipaban brutales big-block V8 con hasta 7.4 litros de cilindrada y potencias reales en torno a los 500 CV. Un muscle-car en toda regla contra el que un Chevelle 307 no tenía nada que hacer. Sin embargo, este Chevelle es más que un 307 bien conservado, y sólo los neumáticos podrían darnos una pista desde el exterior. Neumáticos de alto rendimiento y gran anchura, aunque pintados con la típica franja blanca lateral.

Bajo el capó, hay sorpresas. No está un clásico V8 carburado, sino que nos encontramos el 6.0 Vortec V8 de un Cadillac Escalade. Este motor con bloque de hierro fundido desarrolla de serie 400 CV de potencia, pero gracias a dos turbocompresores procedentes de un Buick Grand National – de su fantástica versión GNX 4.3 Turbo – ahora desarrolla entre 555 y 607 CV, dependiendo de la presión de soplado que al dueño se le antoje en el momento. Hace el cuarto de milla en 10,80 segundos, pasando por meta a más de 200 km/h.

La restauración y construcción de este clásico ha respetado los interiores, que dan totalmente el pego con respecto al Chevelle de los años 70, con total rigor histórico. Además, le han montado aire acondicionado, extra con el que el coche no venía en 1970. La usabilidad para todos los días del Chevelle parece plena, ya que el coche consume alrededor de 11-12 l/100 km reales teniendo algo de cuidado con el pedal derecho y evitando las velocidades altas.

Un gran sleeper, pero sigue palideciendo en comparación con el sleeper definitivo.

Fuente: Jalopnik
En Diariomotor: El Pontiac Tempest LeMans que desayuna superdeportivos

Lee a continuación: Edsel Bryant Ford’s 1934 Model 40 Special Speedster, una joya restaurada

  • AB
  • Pues a este le doy más crédito porque el otro  “sleeper” tiene casi el doble de potencia. Este es más bonito, y con semejante vano motor hasta el V10 del Viper deberían ponerse a inventar jeje El interior está muy bonito y ese color le queda perfecto.

  • Altova85

    Lo del consumo final que pone no hay quien se lo crea. Va a gastar lo mismo que un utilitario gasolina ? (aproximadamente)

    • Sirvette

      Un Corvette de 442 Cv consume eso, y es un 6.2 V8, así que por que no?

  • Adrian Chapa

    alaguien sabe porque era tendencia el declarar menos potencia?

    • AB

      No sé en EEUU, pero en algunos paises los impuestos del automovil son mayores cuanta más potencia, (o eran, creo por ejemplo que en España era así, aunque tambien estaba penalizada la cilindrada, como en Italia) a veces de forma realmente desproporcionada.

    • Aquiles

      En los años 70 iniciaba la crisis petrolera, entonces los automóviles los vendían “capados”, inclusive en algunos señalaba en notas no recuerdo si en el mismo motor o en el manual diciendo ” cuidado con quitar fulanita parte o abrir menganita parte podría incrementar la potencia y el consumo de combustible”, es irónico pero la ley en EUA les pedía que mejoraran los rendimientos de combustible y las armadoras aun así ponian esa clase de trucos diciendo como mejorar la potencia.