Tu coche en forma: mantenimiento de los neumáticos (II)

 |  @davidvillarreal  | 

La semana pasada ya os hablábamos de la importancia que tiene el buen estado de unos neumáticos y de cómo puede afectar a nuestra seguridad y a la propia durabilidad de estos un mantenimiento nulo o incorrecto.

En esta segunda parte del mantenimiento de nuestros neumáticos os ofrecemos unos consejos básicos y rápidos de algunas comprobaciones adicionales que al menos se deberían realizar una vez al mes, o cada vez que salgamos a de viaje. Se trata básicamente de uno de los aspectos más importantes: la presión de los neumáticos.

Terminaremos nuestro repaso al mantenimiento de neumáticos con una pregunta que tarde o temprano todos nos tenemos que hacer en alguna ocasión: ¿Ha llegado el momento de cambiar mis neumáticos?

La presión de los neumáticos

Una presión incorrecta en los neumáticos produce un desgaste prematuro y aumenta el consumo de combustible.

Probablemente una de las comprobaciones más sencillas y que más habitualmente se debería practicar es la de tomar la presión de los neumáticos. De hecho, una presión incorrecta puede ser la responsable de un desgaste desigual en la banda de rodadura, de un desgaste prematuro o incluso de un consumo de combustible más elevado. Es por eso que el ajuste de la presión de los neumáticos debería ser una de las tareas que siempre deberíamos acometer cada vez que salgamos a la carretera para realizar un viaje relativamente largo.

Un neumático con una presión un 20% inferior a la recomendada dura un 20% menos, además de correr un riesgo excesivo de reventón, desgastar en exceso los flancos de la banda de rodadura y elevar el consumo de combustible. Un neumático con presiones superiores a las recomendadas desgastará en exceso la zona interior de la banda de rodadura.

Ya ven, la presión de los neumáticos es un factor importante y como os enseñaremos a continuación su comprobación es una tarea sencilla y tan rápida que apenas nos llevará unos minutos.

Consejos para tomar y ajustar las presiones de los neumáticos

Se debe comprobar la presión de los neumáticos al menos una vez al mes y cada vez que salgamos de viaje.

Para efectuar un ajuste correcto de las presiones deberíamos realizar esta tarea con el neumático en frío, es decir, que este al menos no haya recorrido más de 3 o 4 kilómetros en las últimas dos horas. Una buena idea es emplear un lector de presiones o un inflador en casa, si no disponemos de él, acercarnos a la gasolinera o estación de servicio más cercana. Si por cualquier circunstancia tenemos que ajustar la presión de nuestros neumáticos en caliente, según fabricantes de neumáticos, deberíamos añadir +0.3 bares (1 kg/cm2 a la presión recomendada para nuestro automóvil.

Otro dato que tenemos que tener en cuenta es la carga del vehículo. Si vamos a realizar un viaje con toda la familia y el equipaje en el maletero la presión debería ser superior que si viajaremos solos sin ningún acompañante. El fabricante de nuestro automóvil nos proporcionará la presión concreta para cada situación, habitualmente con dos valores: con carga y sin carga.

La presión recomendada para nuestro vehículo suele estar en los manuales de mantenimiento y uso y también en un lugar relativamente visible, por ejemplo el marco de la puerta, debajo del capó en el compartimento del motor o tras la tapa del depósito de combustible.

La rueda de repuesto

La presión de la rueda de repuesto también debe ser comprobada periódicamente. De otra forma podría no estar en condiciones de ser utilizada en caso de pinchazo o reventón.

Si tal y como afirma Michelin hasta un tercio de los vehículos que circulan por nuestras carreteras lo hacen con presiones incorrectas en los neumáticos imagínense hasta que punto la despreocupación del usuario del vehículo puede hacer que la rueda de repuesto no esté en condiciones de ser utilizada en el caso de un pinchazo o reventón. Al igual que las cuatro ruedas que utilizamos día a día, también deberíamos ajustar las presiones de la rueda de repuesto o de uso temporal para asegurarnos de que no nos dejará “tirados” si ocasionalmente se produce un pinchazo.

Se recomienda que esta rueda de repuesto se conserve inflada a la presión máxima recomendada (presión con carga) en el caso de que sea una rueda exactamente igual que el resto. En el caso de las ruedas de uso temporal, denominadas vulgarmente como galletas, la presión recomendada suele estar escrita en el propio neumático. Recordemos que si utilizamos una rueda de uso temporal el límite de velocidad será el que nos imponga el propio neumático.

La válvula

La válvula también sufre desgaste por la presión, por lo que debe ser remplazada al menos cada vez que sustituyamos neumáticos.

Si aún así hemos seguido todas las indicaciones para el mantenimiento de nuestros neumáticos y ajustamos periódicamente las presiones y comprobamos que la pérdida de presión es demasiado acusada. ¿Qué sucede? Lo normal es que hubiéramos sufrido un pinchazo. Aunque si la pérdida de presión no es demasiado acusada y progresiva podría tratarse de una válvula defectuosa, otro de los elementos más importantes de un neumático, por nimio que parezca.

Pensemos que las válvulas están sujetas a un desgaste por la presión que tienen que soportar elementos frágiles de goma, las tensiones que manejan cuando circulamos a velocidades altas y la exposición al óxido y la corrosión del metal. Lo razonable es efectuar una sustitución de válvulas con cada sustitución de neumáticos. No obstante y aunque no sea lo habitual es posible que nos encontremos con daños prematuros en la válvula que provoquen pérdidas de presión, con lo cual sería necesario sustituirlas anticipadamente.

Inflado con nitrógeno

El inflado con nitrógeno mantiene mejor la presión y permite aumentar la vida útil del neumático.

En los últimos años se ha popularizado el inflado de neumáticos con nitrógeno. Sus ventajas son muchas. El nitrógeno es un gas inerte, no corrosivo, no inflamable y capaz de dispersar el calor, con lo cual tiene una mayor facilidad para mantener la presión constante. No sólo eso, gracias a sus propiedades el nitrógeno permite aumentar la vida útil del neumático y evitar la oxidación de la llanta y el cinturón de acero.

En muchos talleres ya se realiza el inflado con nitrógeno gratuito, o muy barato, a la hora de cambiar neumáticos. No obstante si realizamos un inflado con nitrógeno es recomendable no mezclarlo con aire convencional, ya que las propiedades del nitrógeno se perderían progresivamente cuanto más aire introdujésemos en el neumático.

¿Ha llegado la hora de cambiar de neumáticos?

Los neumáticos también caducan. Un neumático puede no presentar ningún daño grave y/o visible y no estar en condiciones para circular con él.

Como ya hemos visto en estas dos entregas sobre neumáticos de Tu coche en forma, un neumático con daños graves, con un desgaste excesivo en la banda de rodadura, pinchazos en el flanco, un excesivo agrietamiento en la goma, lógicamente debería ser sustituido. Pero también hay que tener en cuenta que en ocasiones un neumático puede no estar en condiciones recomendables para circular con él y no responder a ninguno de los daños típicos que suele sufrir la goma en su vida útil.

Un neumático no sólo se desgasta con el paso de los kilómetros, sino también del tiempo. Los fabricantes recomiendan la sustitución de neumáticos una vez cada cinco años, independientemente de que no esté excesivamente desgastado o no se hayan cubierto los kilómetros de vida útil estimados para esa goma. Por otro lado no sólo importa su vida útil de servicio, sino también desde que fue fabricado, ya que con el tiempo la goma tiende a endurecerse y perder su elasticidad y por lo tanto sus propiedades. La caducidad de un neumático se estima en seis años desde su fabricación.

En definitiva hemos querido ofreceros unos consejos acerca del mantenimiento de los neumáticos de vuestro vehículo, consejos que esperamos os sirvan de ahora en adelante. No obstante ante todo lo que debería primar siempre es la prudencia y sobretodo tener constancia siempre de la importancia que tienen los neumáticos en nuestra seguridad.

Lee más consejos para cuidar tu coche en la sección Tu coche en forma.

Fuente: Comisionado Europeo del Automóvil (CEA) | Bridgestone | Dunlop | Michelin
En Diariomotor: Tu coche en forma: mantenimiento de los neumáticos (I) | Tu coche en forma: consejos para conservar la mecánica de tu vehículo | Tu coche en forma: qué revisar antes de pasar la ITV

Lee a continuación: Tu coche en forma: consejos para la conservación exterior y la limpieza interior (y II)

  • jorge

    Yo tengo un problemilla con los neumáticos y su presión, resulta que la presión indicada en la tapa del combustible es de 1,8 delante y 2,0 atrás pero eso era para los neumáticos de serie de 195 supongo y el coche lo compre, un Mercedes W201, con unas ruedas  que debían ser un extra y son de 205/60 R15 ¿como puedo saber si esa es la indicada o cual es la indicada?

    • 4b11

      date el tiempo y consulta en el taller autorizado de la marca , entrega los mismos datos que entregaste aca y te asesoraran de mejor forma. 

  • Muy buen aporte. Considero que poseer conocimientos básicos
    en mecánica es muy importante para todos aquellos que poseen un vehículo. De
    este modo no solo se pueden arreglar problemas cotidianos en las diferentes
    máquinas sino que también el hecho de poder detectar inconvenientes en los
    autos ayuda a prevenir accidentes de tránsito.

  • Ramon

    Gracias por la información, sin duda es importante estar  al pendiente de las llantas y hacer el mantenimiento necesario… yo para este tipo de cambios acudo a Speedee . http://www.facebook.com/SpeeDeeMexico?ref=ts

  • Pingback: Tu coche en forma: la presión de los neumáticos()