Skoda Citigo 5 puertas, presentación y prueba en Lisboa (II)

 |  @HerraizM  | 

Tras la primera parta de esta toma de contacto, en la que hemos podido probar el Skoda Citigo durante los primeros kilómetros y conocer los detalles técnicos, toca seguir poniendo a prueba al pequeño de la familia checa, ahora en su versión de 75 caballos y en el tramo más largo de la ruta que nos llevará por tramos revirados y autovía hasta llegar al centro de Lisboa.

Además tras pasar toda la jornada con el Citigo también pudimos conocer de la mano del equipo de Skoda algunos de los datos sobre la comercialización del Citigo y sobre como a pesar de la crisis del sector, la marca afronta 2012 con optimismo dejando atrás un 2011 con cifras crecientes. Comenzamos la segunda parte de la toma de contacto del Skoda Citigo 5 puertas.


El motor de 75 caballos nos deja con un mejor comportamiento en vías interurbanas y Autovía

Tras cambiar de Citigo, dejando la unidad de 60 caballos para probar la de 75 caballos, retomamos la ruta atravesando una serie de poblaciones enlazadas por carreteras secundarias con varios tramos de curvas. Tras montarnos en el 75 caballos, lo primero que tenemos que afrontar es una zona de adoquines, bastante bacheado, dejándonos ver el comportamiento de su suspensión. Muestra un tarado blando, absorbe bien las irregularidades y por dimensiones no compromete la estabilidad del Citigo. Volvemos a una carretera secundaria y comenzamos a enlazar curvas en dirección a la costa portuguesa.

Su dirección tiene un tacto cómodo, perfecta para el día a día, al igual que su cambio, preciso, suave… Sólo podría poner una pega al volante: no se puede regular en profundidad, sólo altura.

En el primer tramo ascendente nos encontramos con un motor con una pequeña chispa más que el 60 caballos, un poco más de vida que se traduce en una mayor comodidad de uso en autovía. Si el coche va a ser principalmente usado en ciudad el 60 caballos es la opción perfecta. Si además de ciudad, tenemos que hacer recorridos por autovía y carreteras secundarias, el 75 caballos.

En carreteras secundarias, entre curvas, nos hace llevarlo alto de vueltas, aspecto que tendremos que buscar en autovía para algunos adelantamientos. Se mueve perfectamente a ritmos legales e incluso por encima, pero obviamente hay ciertas limitaciones, delante tenemos un motor de 60 y 75 caballos y cumple perfectamente con su función, pero para ciertos adelantamientos tendremos que recurrir a bajar una marcha para subir algo más de vueltas a su motor y movernos por encima de las 2.000 revoluciones.

Mafra, Sintra, Cascais… vamos dejando atrás carreteras secundarias, la playa y la autovía para adentrarnos en Lisboa y poner fin al test del Citigo. El navegador nos da algún quebradero de cabeza, en ocasiones pierde algo de fluidez, quizá, sea la única pega que le pueda poner a este coche teniendo bien claro el cometido para el que ha sido diseñado el Citigo. Filtra bien, la rumorosidad del motor en ciudad no es demasiado alta, tiene una buen tacto al volante, es un auténtico urbanita y lo está demostrando mientras atravesamos las vías de los tranvías que pueblan Lisboa.

Poco a poco nos acercamos al final de la toma de contacto, últimos kilómetros mientras el sol cae y nos acercamos al punto en el que nos espera el equipo de Skoda para hablarnos del Citigo tras haberlo probado. Pero antes queda volvernos a subir a otro Citigo, esta vez una unidad que nos espera ante un cubo de goma para poner a prueba el sistema de frenada de emergencia en ciudad con el que viene equipado el Citigo.

Una recta de unos metros, el mencionado cubo y nosotros manteniendo la velocidad por debajo de 30 kilómetros hora y sí, efectivamente, el coche se detiene por completo a unos centímetros del cubo. Una buena forma de evitar pequeñas, y no tan pequeñas, colisiones en ciudad.

El Citigo 5 iniciará su comercialización en Mayo, presentando una versión de gas en Noviembre

Tras estar durante todo el día probando el Citigo llega el momento de conocer más detalles de la mano de Iñaki Nieto, director de Skoda en España. 2011 ha sido un año de record de ventas para la marca y espera mantener el ritmo para 2012, afrontando con optimismo la crisis. Hay puesta bastante atención en el Citigo por parte de la marca posicionando a Skoda en un nuevo segmento para ellos.

A pesar de que es la primera vez que Skoda va a contar con un vehículo de 3 puertas en su gama, se espera que el 70% de las ventas del Citigo sea en la versión de 5 puertas. Durante la presentación se hace especial hincapié en el espacio del Citigo y en los detalles adoptados para el día a día (mallas portaobjetos, ganchos, espacio para el móvil e incluso un portafotos).

El Citigo llegará a los concesionarios con una gama compuesta por las motorizaciones de 60 y 75 caballos, pero además, también existirá una versión con un motor de gas de 68 caballos. Contará con tres niveles de acabado, Active, Ambition (con aire acondicionado de serie y del que se espera el mayor volumen de ventas) y Elegance. Contará con detalles opcionales como el navegador que hemos probado durante la toma de contacto o el techo solar. Además, habrá disponible un paquete Sport reforzando su estética con vinilos.

En el Salón de Ginebra será su estreno mundial, comenzando su comercialización en Mayo de 2012 estando también presente en el Salón de Madrid. Su llegada también supone el estreno del nuevo logo y con esta llegada se llevará a cabo una actualización de la imagen de los concesionarios. Desde su llegada estarán disponibles todas las versiones salvo el modelo de gas que llegará en Noviembre.

En cuanto a los precios del Citigo, todavía no se pudo confirmar, pero nos adelantaron que estará próximo al precio del Seat Mii. También se comentó la posibilidad de la presencia de un Citigo eléctrico en la gama, hecho que todavía no estaba confirmado. Durante la conferencia también se mencionó la pregunta que muchas veces se ha planteado desde la aparición del trío urbano… ¿qué llevará a un cliente a comprar un Citigo antes que un Up! o un Mii?

Está el factor precio, pero se incidió en la filosofía incorporada por cada marca al modelo en cuestión, en el caso del Skoda bajo el lema Simply Clever.

Toca poner fin a esta toma de contacto y me quedo con un buen sabor. Por un lado, el motor 1.0 mueve a la perfección al Citigo, tanto en su versión de 60 caballos como en la de 75.También me ha parecido que tiene un buen ajuste interior. Los plásticos son duros sí, pero no da un mal aspecto. El navegador no me ha convencido, en ocasiones algo lento, al igual que las ventanillas de compás en las plazas traseras, en la versión de 3 puertas me puede llegar a parecer correcta su condición fija, en la de 5 veo preferible la presencia de ventanillas convencionales en lugar de su apertura en compás. El tacto de la suspensión y frenos, al igual que el motor, me parece muy acertados, suspensión blanda pero sin comprometer la firmeza del Citigo, la frenada buena, ayudada por el peso contenido. Tal vez alguna vibración en parado y un sonido más apreciable de su motor, pero nada digno de ser destacado. Es la hora de despedirnos del Citigo 5 puertas y de la capital portuguesa.

En Diariomotor: Skoda Citigo 5 puertas, presentación y prueba en Lisboa (I)| Skoda Citigo| Skoda presenta la variante de 5 puertas del Citigo

Lee a continuación: Skoda Citigo 5 puertas, presentación y prueba en Lisboa (I)

    Skoda Citigo
    Solicita tu oferta desde 7.460 €
    • BrunoD4

      La verdad es que la pregunta sería para VAG y no para Skoda… ¿como hacer para que tres autos identicos con minimas diferencias tengan participación en el mercado?… claramente PSA lo hace todo el tiempo con sus utilitarios clones, pero este caso es distinto… creo que el que menos me disgusta es el Citigo.

      • Anónimo

        Yo la verdad es que tampoco alcanzo a entenderlo pero si a PSA le ha ido bien pues supongo que a VAG le sucedera lo mismo.