Citroën C4 Picasso 1.6 HDi 110 Millenium, a prueba (III)

 |  @HerraizM  | 

Tercera y última parte de la prueba del Citroën C4 Picasso que nos ha acompañado durante esta semana. Equipada con el motor HDI 1.6 de 112 caballos y con la transmisión CMP hemos conocido en la primera parte de la prueba los detalles relativos a sus dimensiones, motorización y su diseño exterior, así como su habitáculo.

En la segunda parte de la prueba, hemos puesto a prueba la dinámica del C4 Picasso arrojando unos consumos en autovía de 5.6 l/100 km y unos resultados en ciudad de unos 7l/100 km. En general nos encontramos con un vehículo donde el espacio y la practicidad se muestran como principales virtudes, pero conozcamos en esta última parte de la prueba las conclusiones, detalles de equipamiento y rivales de este Citroën.

Acabado Millenium: llantas de 17 pulgadas y ayuda al aparcamiento trasero

La unidad probada cuenta con el acabado Millenium. En este nivel de equipamiento nos encontramos incluidos el pack Confort y Confort trasero (en el que se incluyen elevalunas eléctricos en las plazas traseras), el Modubox (carrito en el maletero), llantas de aleación en 17 pulgadas, rueda de repuesto de 16 pulgadas, pack fumador, antinieblas delanteros, pack look chromo, navegador y bluetooth, climatizador, luces diurnas led, regulador de velocidad, ayuda al aparcamiento trasero, volante en cuero y retrovisores eléctricos. En lo referente a seguridad cuenta con 6 airbags y ESP + ASR.

El acabado Millenium se posiciona por encima del acabado Seduction, añadiendo por 350 euros, llantas en 17 pulgadas y ayuda al aparcamiento trasero. Los acabados Seduction y Millenium son los únicos disponibles con la configuración del vehículo de la prueba, es decir, con el bloque 1.6 HDi 110 y con la transmisión CMP.

Con el motor gasolina THP de 155 caballos podemos acceder al acabado superior Exclusive, donde se añaden algunos elementos en negro brillante, la luneta del portón trasero abatible o detector de la presión de los neumáticos entre otros detalles.

El C4 Picasso probado, con el motor HDI 110, el cambio CMP y el acabado Millenium, tiene un precio de partida, con oferta promocional, de 22.920 euros. Precio al que tenemos que sumar el color azul Kyana metalizado, por 460 euros. Opcionalmente, si queremos optar por acompañar a la luneta delantera, que como hemos visto tiene unas dimensiones considerables, con el techo panorámico, tendremos que desembolsar 700 euros.

En total sumando la pintura, tendría un precio de 26.220 euros que se quedan en 23.380 euros por una promoción en la que descuentan 3.300 euros.

Rivales: Renault Scénic, Volkswagen Touran y Mazda 5

Entre los rivales he seleccionado tres monovolúmenes de tamaño compacto, no he ido a los grandes monovolúmenes ya que quedarían reservados para rivalizar con el C4 Grand Picasso y no con esta variante. Los candidatos son el Mazda 5, el Renault Scénic y el Volkswagen Touran.

Comenzando por el Japonés, el Mazda 5, lo hemos configurado con el acabado Style, el acabado intermedio, en el que cuenta con llantas de 16 pulgadas, antinieblas delanteros, sensores de lluvia y luz, equipo MP3… a esta configuración le hemos añadido un color, por ejemplo para seguir parejo al C4 Picasso, un tono azul con un precio de 400 euros y bajo el capó, la motorización más próxima a la que utiliza el modelo de la prueba, un motor 1.6 diésel de 115 caballos, pero que cuenta con una transmisión manual de 6 velocidades. El precio final del Mazda 5 1.6 115 caballos es de 24.900 euros.

Pasamos del Mazda 5 al Volkswagen Touran. En este caso nos decantamos por el bloque TDI de 105 caballos y como tenemos la opción de recurrir a un cambio alternativo al manual escogemos la opción del cambio DSG de 7 velocidades. El acabado de partida es el Advance con llantas de 16 pulgadas, seleccionamos un tono de pintura con sobrecoste para equipararlo al C4 y siguiendo la operación llevada a cabo con el Mazda 5, añadimos navegador y equipo Mp3, con un sobrecoste de 890 euros. En total la cifra asciende a 27.170 euros, cerca de 4.000 euros respecto al C4, a pesar de contar el Volkswagen con un descuento de unos 3.000 euros.

Finalmente, contamos con otro galo entre los rivales, el Renault Scénic. Siguiendo la idea del C4 probado, es decir, con un cambio alternativo al manual, seleccionamos la motorización dci 110 con el cambio EDC. Esta opción tiene un precio de partida de 23.200 euros, si optásemos por el Energi dci de 110 caballos con Start&Stop y el acabado Dynamique tendría un precio de partida de 21.900 euros. Añadimos el pack confort con sensor trasero, espejos abatibles y tarjeta de acceso, seleccionamos un tono alternativo por unos 480 euros y nos queda finalmente con un precio de 24.157 euros con un descuento ya aplicado de 2.200 euros.

Conclusión: un vehículo equilibrado, al que no le falta potencia y donde el espacio es su gran virtud

Un producto muy equilibrado. Un motor con consumos contenidos que a pesar de que a muchos les pueda parecer una opción falta de potencia, mueve con total normalidad al C4 Picasso hasta con 5 adultos en su interior y cargado. Durante la prueba nos ha dejado con consumos por debajo de 6 l/100 km en autovía y en ciudad contamos con la ayuda de un Start&Stop al que no se le puede tachar pega alguna. El cambio CMP sigue sin ofrecernos una sensación de total fluidez, pero también tenemos que entender que se trata de un cambio pilotado, no una caja de doble embrague y que en un uso normal, tal vez encontremos alguna pega los primeros días al circular por ciudad, pero tampoco es mucho más lenta respecto a un cambio manual.

En su diseño, a pesar de ser una cuestión personal, no puedo poner pegas. Me gusta, dentro del segmento, como comenté al principio de esta prueba y en su interior me parece todo bien acabado, con una cantidad ingente de espacios para guardar todo tipo de elementos y una sensación de amplitud realmente buena dada por la luna delantera. Una posición cómoda, un tacto de la dirección quizá algo artificioso pero correcto para el tipo de vehículo del que hablamos.

Como pega he de señalar a la instrumentación. Podéis hacer el ejercicio mental de situaros en el puesto de conducción. Sobre el volante tenemos los primeros indicativos, además de un volante con el centro fijo y multifunción con bastantes botones. A nuestra derecha se sitúa en la consola central únicamente, en cuanto a instrumentación se refiere, la radio. A nuestra izquierda los controles del climatizador y sobre el salpicadero, en una posición central, el panel principal de instrumentos, con velocímetro, cuentarevoluciones, freno de estacionamiento y otros indicativos. No hay una mayor carga de instrumentación sino que su ubicación esta demasiado desperdigada.

En Diariomotor: Citroën C4 Picasso 1.6 HDi 110 Millenium, a prueba (I)

Lee a continuación: Citroën C4 Picasso 1.6 HDi 110 Millenium, a prueba (II)

El Citroën C4 SpaceTourer es un monovolumen mediano con 5 amplias plazas. La versión más larga de 7 plazas se llama Grand C4 SpaceTourer

Ver todos los comentarios 0