Volkswagen Tiguan Excellence 2.0 TDI 4 Motion, a prueba (II) Dinámica, Botón Off-Road

Como ya os adelantábamos en la primera parte de nuestra prueba del Volkswagen Tiguan, habíamos tenido ocasión de probar un modelo equipado con un motor 2.0 TDI de 170 CV, tracción 4MOTION y acabado Excellence. En definitiva se trata de una versión elegante, cómoda y confortable orientada sobre todo a la carretera, con algunas aptitudes en campo por la ventaja de contar con un sistema de tracción a las cuatro ruedas.

Para hacer más completo el análisis también tuve ocasión de tener una pequeña toma de contacto de un Volkswagen Tiguan modelo Country, una versión diseñada para campo y no sólo por contar con mayores protecciones en bajos y carrocería, sino por su equipamiento, dinámica y un frontal pensado para mejorar el ángulo de ataque.

Pasemos a analizar las capacidades de ambos en todo tipo de terrenos: del asfalto al campo y viceversa.

Volkswagen Tiguan: oferta de motores TSI y TDI entre 110 y 210 CV

Nuestro consejo: El cambio manual es agradable y suave, pero la posibilidad del cambio DSG tan confortable y efectivo siempre es una tentación y una opción muy recomendable.

El nuevo Volkswagen Tiguan está disponible con 7 motorizaciones diferentes, cuatro TSI de entre 122 y 210 CV de potencia y tres TDI de entre 110 y 170 CV. Nuestra elección tal vez no sea la más popular en el mix de ventas del Volkswagen Tiguan, pero sí la más recomendable por su excelente relación entre consumos y prestaciones.

Nuestro Volkswagen Tiguan de pruebas estaba dotado de un motor 2.0 TDI de 170 CV a 4.200 rpm y un par máximo de 350 Nm entre 1.750 y 2.500 rpm. Estaba dotado de tracción a las cuatro ruedas 4MOTION y cambio manual, la única opción de momento para este nivel de potencia, aunque Volkswagen planea también un cambio DSG de 7 velocidades. Un detalle interesante del 4MOTION está en su distribución de par entre ejes, que en condiciones normales tan sólo transmite un 10% al eje trasero. Aunque en caso de ser necesario puede transmitir hasta el 100% del par al eje trasero, gracias a un distribuidor electrónico accionado mediante una bomba eléctrica.

Lo cierto es que este motor empuja enérgicamente desde muy abajo, ya a partir de las 1.750 rpm entrega el par máximo de 350 Nm. Sobre el papel efectúa el 0 a 100 km/h en 8.9 segundos y es capaz de rebasar los 200 km/h de velocidad punta. El cambio manual es agradable y suave, pero la posibilidad de un cambio tan efectivo y cómodo como el DSG siempre es tentadora y desde mi punto de vista recomendable para cualquiera.

El 2.0 TDI de 170 CV es un motor comedido y frugal para su potencia

Nuestro consejo: Mejor relación prestaciones y consumos: 2.0 TDI de 170 CV. Mejor relación economía y consumos: 2.0 TDI BlueMotion de 140 CV

Tal vez 170 CV en un vehículo tan compacto como el Volkswagen Tiguan sean más de los necesarios, a día de hoy y para obtener unos consumos considerablemente más ajustados la opción ideal bajo mi punto de vista sería la de un 2.0 TDI BlueMotion Technology de 140 CV, con 5.3 litros/100 kilómetros. Nuestra unidad de pruebas homologaba 6.0 litros/100 kilómetros, con tracción 4MOTION y cambio manual. Pese a todo los consumos no eran tan altos como cabía esperar, dado su tamaño, peso y el hecho de “cargar” con la transmisión a las cuatro ruedas.

En nuestro recorrido de pruebas de aproximadamente 130 kilómetros, compensados y a una velocidad de 120 km/h obtuvimos un consumo de 6.1 litros/100 kilómetros. Incluso en ocasiones, combinando carretera y ciudad y siendo adrede descuidado con el acelerador, rara vez el contador de consumos medios superó los 7 litros/100 kilómetros.

El terreno ideal del Volkswagen Tiguan es el asfalto, al menos sin equipamiento Country

Su aplomo en carretera es digno de un compacto de calidad, casi de un GTI.

Sin duda alguna el mayor potencial de este Volkswagen Tiguan salió a relucir en carretera, en tramos revirados y en zonas que definitivamente se tercian exigentes para una carrocería de su peso, tamaño y centro de gravedad tan alto. Puede parecer un cliché, pero el aplomo de este Tiguan y lo bien que gestionaban las suspensiones los balanceos propiciaban una conducción más propia de un GTI que de un todocamino. Sinceramente dentro de su segmento es probable que sea la opción que por manejo y aplomo más se parece a un compacto de calidad, véase su hermano pequeño el Golf.

El Tiguan sin equipamiento Country es apto, sin más, para terrenos complicados

Nuestro consejo: La opción del Volkswagen Tiguan Country es la más recomendable y efectiva y segura si lo que quieres es salir a menudo al campo.

En esta prueba el Volkswagen Tiguan se mostró hábil fuera del asfalto, en buena parte gracias al buen funcionamiento de la tracción 4MOTION. Sin embargo nada destacable respecto a casi cualquier otro SUV compacto con tracción a las cuatro ruedas que hayamos probado hasta el momento. Su ángulo de ataque frontal no es muy destacable y las suspensiones aunque bastante cómodas absorbiendo las irregularidades del terreno, tampoco cuentan con suficiente altura para sortear obstáculos importantes.

Pero definitivamente no creo que el cometido de este Tiguan sea el de lidiar a menudo con terrenos complicados, es más, dudo que la mayoría de sus compradores se vaya a enfrentar alguna vez a tales condiciones. Si te comprases unos caros y bonitos zapatos de piel, ¿estarías dispuesto a que se te manchasen de barro? Yo creo que no.

La opción más campera y efectiva fuera de pista es el Tiguan Country

El acabado Country no son unas protecciones de carrocería extra, sin más, sino una carrocería pensada para incursiones en campo y ayudas electrónicas para sacarnos de apuros.

Precisamente una de las opciones más interesantes que encontramos en la gama Volkswagen Tiguan es la versión Country. Los de Wolfsburgo han querido ir un poco más allá respecto a otros fabricantes y no sólo han desarrollado un modelo de estética campestre y reforzado para proteger su carrocería, sino que han adaptado sus defensas, especialmente el frontal, para que el ángulo de ataque pase de los 18º originales hasta 28º. Por otro lado los bajos se han protegido y se ha incorporado un extra bastante interesante, que por suerte tuve ocasión de probar en una pista habilitada para todocaminos con una unidad de Tiguan Country, el botón Off-road.

A falta de reductora, el Tiguan Country dispone del mencionado botón Off-road que al activarlo dosifica el acelerador para propiciar una buena tracción, con la falsa impresión de que el acelerador ha alargado su recorrido. Me resultó un extra bastante útil y recomendable si nos enfrentaremos a pistas deslizantes o nieve, más aún teniendo en cuenta que el botón Off-road también activa un programa de bloqueo de frenos que trata de acortar la distancia de frenado del ABS en zonas de baja adherencia.

En Diariomotor: Con mucho sentido, Volkswagen Tiguan podría recibir una variante coupé y 7 plazas

Lee a continuación: Volkswagen Tiguan Excellence 2.0 TDI 4 Motion, a prueba (I) Diseño, habitáculo y acabados

Solicita tu oferta desde 22.400 €