Dacia Dokker y Dokker Van, presentación y prueba en Viena: volumen de carga al mejor precio

 |  @HerraizM  | 

La gama de Dacia crece. Lo hace gracias al recién presentado Lodgy, pero también, siguiendo por supuesto su línea de practicidad absoluta, gracias al nuevo Dacia Dokker, un vehículo comercial de 5 plazas pensado para el día a día, económico, sencillo, para acompañarte en lo profesional y lo personal. Además, junto al 5 plazas, estrena versión furgoneta con el Dokker Van.

Ambos, tanto al Dokker “normal” como al van, los hemos podido poner a prueba durante dos días, despidiéndonos hace apenas unas horas de ellos, en Viena. Unos 100 kilómetros al volante de estas dos versiones para una primera toma de contacto con su filosofía, con su conducción y la posibilidad de conocer su capacidad de carga y su versatilidad.

La sencillez, un pilar básico en el diseño exterior e interior del Dokker

El Dacia Dokker llega con un diseño sencillo, asociable fácilmente a la firma gracias a los rasgos de su frontal, el apartado más llamativo de su aspecto. La parrilla delantera, su elevado capó, la toma inferior… crean un conjunto visual frontal que dentro de la sencillez esperada en la marca resulta agradable. En su lateral, sin estridencia alguna, nos encontramos con la puerta corredera, a ambos lados (opcionalmente, de serie a un lado) mientras que pasando a su zaga nos encontramos con una doble puerta asimétrica, de nuevo, no desentonando ningún elemento por encima de otro. Respecto a sus dimensiones, cuenta con una longitud de 4.36 metros, una altura de 1.81 metros y un ancho de 1.75 metros.

En su habitáculo la austeridad sigue presente, pero llevada con muy buen porte, con un acabado bicolor que le sienta bastante bien. No hay plásticos blandos, ni en el salpicadero, ni en las puertas… tampoco hay cuero, aquí prima ofrecer un buen producto a un precio lo más contenido posible y por ello, sólo se permiten ciertos alardes a la estética de la mano de el acabado beige o el toque de símil de aluminio en la consola. El acabado que estamos probando es el Lauréate.

Donde no se ha escatimado es en huecos para objetos. Sobre el salpicadero, bajo la consola central, sobre nuestras cabezas en una bandeja superior, encima de la guantera… A este último se le puede poner un “pero” y es que carece de borde que lo contenga minimamente, por lo que según que coloquemos podemos pasarnos el trayecto intentando que no se salga. Pero desde luego, huecos para llevar todos los objetos cotidianos hay, un total de 44 litros para ser más exactos.

La unidad que probamos contaba además dentro de la sencillez, con navegador táctil, donde además se controlan los parámetros de la radio y la música (con entrada USB) con una buena interfaz y una buena respuesta a las pulsaciones. Más abajo, aire acondicionado, al que no le puedo señalar pega alguna en su función y para completar el conjunto, asientos calefactables.

Las plazas traseras cumplen bien para tres adultos, gozando de un buen acceso con la puerta corredera lateral, la más ancha del mercado según Dacia y con un mullido bastante blando, característica extrapolable también a las butacas delanteras que cuentan con ajuste longitudinal y de la inclinación del asiento, no en altura. El volante, se puede regular en altura, pero no en profundidad.

En cuanto a su maletero, sólo podremos reprocharle que el aspecto no sea el más cuidado, pero este matiz deberíamos de haberlo superado nada más entablar el primer contacto con el Dokker. Su principal baza no está en ofrecer un acabado de primera, sino un diseño práctico a muy buen precio. Nos encontramos con una buena altura de carga, con un buen acceso y un suelo plano, además los asientos son reclinables con una disposición de 2/3-1/3. La capacidad de carga del maletero, sin abatir los asientos, es de 800 litros, abatiéndolos, de 3.000 litros

Dos motores gasolina y un diésel: desde 85 hasta 115 caballos

Para su mecánica Dacia ha confiado en tres motorizaciones, dos gasolina y una diésel. En el apartado diésel, el motor que hemos podido probar durante la prueba, el dCi de 90 caballos sobrealimentado con una cilindrada de 1.461 cc common rail y multi inyección, con 4 cilindros y un par máximo de 200 Nm que es entregado a 1.750 rpm. Llega asociado a una transmisión de 5 velocidades manual, al igual que ocurre con los motores gasolina. Este motor registra una velocidad máxima de 162 km/h, con un 0 a 100 km/h en 13.9 segundos y un consumo en ciclo mixto estimado de 4.5 l/100 km, con unas emisiones de CO2 de 118 g/km.

En cuanto a los motores gasolina nos encontramos con el MPI de 85 caballos, de 1.6 litros con inyección multipunto, 4 cilindros y un par de 134 Nm entregado a 2.800 rpm, con el régimen de potencia máxima a 5.000 rpm que regitra una velocidad máxima de 159 km/h, 14.3 segundos en el 0 a 100 km/h y un consumo mixto de 7.5 l/100 km, por encima, más moderno y estrenado por el Mégane 2012, el 1.2 Tce de 115 caballos, con un par de 190 Nm a 2.000 rpm, inyección directa y turbo con una velocidad máxima de 175 km/h y un tiempo de unos 10.4 segundos en el 0 a 100 km/h dejándonos con un consumo mixto de entre 6.1 l/100 km o 6.2 l/100 km (en función de si hablamos de la furgoneta o del Dokker comercial).

Al volante del Dacia Dokker y Dokker Van

Es el momento de ponernos al volante, primero de una unidad normal para más adelante probar la versión Van, en ambos casos con el motor diésel de 90 caballos. Acomodamos el asiento, los retrovisores (regulables electrónicamente) y arrancamos. Teniendo en cuenta su cometido y su filosofía la llegada al habitáculo de ruido desde el motor la podíamos calificar como media. La posición de conducción, midiendo 1.80 metros, se me antoja como algo baja respecto al volante-morro, pero la palanca del cambio queda a una buena altura y el mullido del asiento es cómodo.

El tacto de la dirección busca la comodidad frente a la información de la carretera, mientras que las suspensiones ofrecen un tarado blando pero con cierto rebote al pasar por badenes o obstáculos, un suelo adoquinado se siente en el interior, pero no de una forma exagerada y no muestra un excesivo balanceo en curva. El tren trasero es heredado del Renault Kangoo.

Llaneamos a 100 km/h, y unas 2.000 rpm,por las autovías austriacas tras haber dejado atrás algún que otro entretenido tramo de curvas. Hora de ver su consumo tras el recorrido de unos 150 kilómetros entre mi compañero y yo, el ordenador de abordo nos avisa, después de un recorrido mixto con autovía y tramos de curvas, que nuestro consumo medio es de 5.3 l/100 km, pero la distancia y el tiempo al volante tampoco es excesivo como para sacar una conclusión de cómo sería en la práctica real.

Tras esta versión, al día siguiente, hemos podido probar la versión van, que además de mostrarnos un acabado interior más básico y un aspecto exterior acorde a su condición, nos muestra un espacio de carga listo para la batalla diaria, contando además con la posibilidad de quitar el asiento del copiloto y dejarnos, además de con un espacio extra de carga, con la ventaja de poder cargar con objetos largos.

Dacia nos muestra en directo una extensa variedad de adaptaciones: como vehículo para personas con movilidad reducida, con el espacio de carga refrigerado y con el espacio de carga diferenciado del habitáculo por tres tipos de “barreras”: una maciza, con ventana, una de malla y una tubular. Dinámicamente, ninguna diferencia respecto a la versión destinada a 5 pasajeros. S volumen de carga queda definido por un espacio de 3.300 litros y una carga con una longitud de 1.9 metros que en el caso de retirar el asiento (sistema Dacia Easy Seat) aumenta hasta los 3 metro de largo, pudiendo albergar en su interior cargas de hasta 750 kg.

En el apartado de seguridad el Dokker cuenta con un sistema de ABS con repartidor electrónico de frenado y sistema de asistencia al frenado de emergencia, disponiendo en opción del ESP. En seguridad pasica, cuenta con una arquitectura reforzada en acero, airbag del conductor y del pasajero y laterales. En las plazas traseras hay 3 anclajes isofix y para los peatones se ha diseño el capó y las aletas buscando reducir los daños en caso de impacto.

Llegará a España a comienzos de 2013, en Francia tendrá un precio de partida de unos 8.000 – 9.000 euros

Desde 2004 Dacia ha registrado un volumen de ventas en ascenso constante que han llegado a multiplicar por 15 los resultados que la marca obtenía en 2004. Desde este año, la firma ha sacado al mercado un total de 9 modelos. El Dokker podríamos resumirlo como comprar volumen y las “funciones esenciales” como lo denominan desde Dacia, a bajo coste, “una compra inteligente” citando de nuevo a la marca.

Durante la rueda de prensa no se nos mencionan previsiones de mercado, “no es la política de la marca” pero si nos apuntan que se comercializará en unos 30 países, comenzando por Francia y Marruecos, y que en Europa, la vida comercial del Dokker se iniciará en septiembre. Testado recorriendo 1.9 millones de kilómetros, con un ciclo de apertura y cierre de puertas laterales de 100.000 veces, Dacia ofrece una garantía de 3 años o 100.000 kilómetros.

El Dokker, al igual que el Lodgy, se producirá en la planta de Tanger, en Marruecos, que cuenta actualmente con una capacidad de producción de 170.000 vehículos al año, llegando en un futuro hasta los 400.000.

En España lo tendremos a comienzos de 2013 y por el momento no hay precios para nuestro país. Para Francia el Dokker tendrá un precio de partida de entre 8.000 y 9.000 euros, mientras que el Van, partirá de los 7.900 euros. Su llegada supone el fin de la comercialización del Dacia Logan Van.

Es el momento de despedirnos del Dokker con la sensación de haberme encontrado durante estos dos días con un producto honesto. El Dokker es lo que dice ser. Económico, sencillo, austero y con mucho espacio de carga. Sí, no hay materiales de primera calidad en su habitáculo, tampoco un diseño que haga girar las cabezas de los transeúntes o la última tecnología en forma de sistema híbrido o con wifi en su habitáculo, pero… ¿alguien lo esperaba por menos de 10.000 euros?

En Diariomotor: Dacia Lodgy, prueba en Marrakech. Siete plazas por 11.600 euros| Dacia Dokker, un Lodgy comercial para carga y pasajeros

  • BrunoD4

    La Kangoo low-cost, igual, me gusta mucho, de lo mejorcito de dacia.

  • convidado

    ¿viene con el cd de los locomia de regalo?