Prototipo clásico: Probe 16, el deportivo de La Naranja Mecánica

 |  @davidvillarreal  | 

Un deportivo de cine. En 1969 nacía de la mano de los hermanos Adams, dos antiguos diseñadores de Marcos que pretendían explorar la idea del diseño extremo que lucirían los deportivos del futuro con la obsesión de lograr una aerodinámica apabullante gracias entre otras cosas a la reducción de la altura. Tan impresionante resultaría en aquella época, que el propio Stanley Kubrick decidió que fuera este el automóvil utilizado por Alex y sus drugos en la archiconocida película La Naranja Mecánica, el famoso Durango 95 compañero de fechorías de esta banda de psicópatas e inadaptados.

Lo más llamativo del Probe 16 era sin duda su carrocería estirada, extraordinariamente larga y baja, y el aún más impresionante sistema de acceso al habitáculo facilitado por una trampilla de apertura deslizante en la parte superior de una cabina completamente acristalada cual avión de combate. Su altura total era de apenas 86 centímetros y sus pasos de rueda diseñados a la medida de las ruedas de 10” delante y 13” detrás.

Lo más extraordinario del Probe 16 era su escasa altura (apenas 86 centímetros), no es de extrañar que en la película de Kubrick lograse pasar por debajo del remolque de un trailer.

El Probe 16 contaba con un chasis de madera y una carrocería de fibra de vidrio. En posición central se dispuso de un motor Austin de 1.798 cm3 con cuatro cilindros en línea. Además del Probe 16 los hermanos Adams construyeron otros prototipos a lo largo de los años 60 y 70, como su predecesor el Probe 15 que aún era más bajo y extremo con apenas 67 centímetros de altura y posteriormente el Probe 2001.

Se cree que tan sólo se construyeron tres unidades del Probe 16. La primera de ellas está bastante dañada y pendiente de su reconstrucción. Según se comenta su propietario la consiguió tras encontrarse con un anuncio que rezaba “se vende deportivo con aspecto de Ferrari que apareció en la película La Naranja Mecánica”. Al comprador apenas le costó 20 dólares y pagar las multas que tenía pendientes después de que la grúa se lo encontrase mal aparcado en Los Ángeles. La segunda se conserva en buen estado y restaurada en una colección privada en Canadá.

La unidad concreta que apareció en la famosa película de Kubrick de 1971, la tercera, se presentó incluso en un capítulo de Top Gear como el candidato a una restauración del programa de televisión que nunca llegó. No obstante más tarde sería restaurado y se presentaría con una impoluta carrocería anaranjada en Goodwood en 2011.

El Durango 95 en La Naranja Mecánica:

Fuente: Adamsprobe.com | Imps4ever | IMCDB | Wikipedia
Fotografías: The Daily Telegraph vía Forgotten Fiberglass
En Diariomotor: Marcos Mantis XP, el Sport Prototipo más peculiar y acristalado

Lee a continuación: Prototipo Clásico: Bentley Hunaudières (1999), el otro “Veyron”

  • Rest

    El coche encaja a la perfección con la miscelánea paranoide d esta peli d culto, q por cierto, m sorprendió sobremanera la primera vez q la vi.