Porsche Panamera Diesel Challenge, en busca de la máxima eficiencia en el Circuito del Jarama

Poder hacer consumos de 7,6 litros/100 km en una carrera de regularidad en el Circuito del Jarama dice mucho del Porsche Panamera Diésel. Grande, pesado, potente y, encima... eficiente.
Pepe Giménez  |  @pgimenezvilchez  | 

Hasta la aparición del 918 Spyder, el Panamera Diésel era el Porsche con menor consumo jamás fabricado, con una media de sólo 6,5 l/100 km

El pasado martes acudimos a un desafío muy especial: la final de la Panamera Diésel Challenge, un evento de eficiencia entre clientes de la marca Porsche que comenzó el pasado mes de septiembre y, tras las distintas rondas clasificatorias en carretera abierta, llegaba a su última parada, la final, en el trazado madrileño del Jarama. Al grupo de seis clientes finalistas, nos unimos una apasionada cuadrilla periodista, en equipos de 3 y 4 personas.

¿En qué consistía el desafío? El reto era sencillo: tras dos sesiones de “entrenamiento”, había que dar 20 vueltas al circuito y marcar el menor consumo posible. Cada 0.1 l/100 km, que nos desviásemos del equipo “más ahorrador” penalizaríamos un segundo… Obviamente, la jornada no consistía en dar vueltas al Jarama a 40 km/h para consumir lo menos posible, debíamos elegir un tiempo de vuelta, comprendido entre 2:50 y 3:10 min.

El Panamera Diésel es el más ahorrador entre la competencia de berlinas-deportivas

Lo más importante, sin embargo, era este último aspecto: la regularidad por vuelta. De lo contrario, cada segundo que nos adelantásemos o atrasásemos de nuestro tiempo elegido, penalizaría con 10 segundos… ¡eureka! Si estas variables, de por sí, resultan engorrosas, había que añadir una tercera premisa: debíamos cambiar tres veces de conductor en el “pit lane”.

Como comprenderéis, el tiempo seguía corriendo en los cambios de conductor, por lo que se perdían unos valiosos 45 segundos que, posteriormente, debíamos recuperar en pista para “clavar” el tiempo por vuelta que hubiésemos elegido… y era inevitable estropear entonces la media de consumo.

Como el nombre del campeonato bien indica, el vehículo que nos traíamos entre manos era el Porsche Panamera Diesel, la super-berlina deportiva de Porsche, con cinco puertas y cuatro plazas, que monta un motor turbodiésel 3.0 V6. Con semejante tamaño, sus casi dos toneladas de peso y sus 250 CV de potencia, es el Porsche con menor consumo jamás fabricado, con una media de sólo 6,5 l/100 km. ¿Seríamos capaz de batirlo? Iba a ser complicado…

Un servidor formaba equipo con Sara Soria (Mascoche.net), Javier Moltó (Km77) y Diego Zotes (Autocity). Durante las primeras vueltas al trazado madrileño había que ver cuánto tardábamos por vuelta haciendo una conducción eficiente, cuánto consumíamos y debíamos medir referencias de tiempo en puntos concretos del circuito… viendo las penalizaciones, era más importante ser regular en el tiempo por vuelta que ser eficiente.

Javier Molto, Sara Soria, Diego Zotes y Pepe GiménezDe izq a dcha: Javier Moltó, Diego Zotes, Sara Soria y Pepe Giménez

Una vez terminada la sesión de entrenamientos debíamos elegir un tiempo por vuelta. En nuestro caso, fue de 3:05 min. Todos coincidimos que, al perder mucho tiempo en el cambio de conductor, merecía la pena elegir un tiempo más holgado de forma que, cuando hubiese que recuperarlo, tuviésemos más margen. Eso implicaba no tener que ir tan rápido y consumir menos. De hecho, durante el 95% del circuito, el motor giraba en apenas 1.800 ó 2.000 rpm en séptima u octava marcha, y ni siquiera superábamos los 110 km/h en la recta principal.

Debemos aprovechar las inercias y evitar frenar o, al menos, frenar lo mínimo porque luego hay que recuperar la velocidad perdida acelerando y aumentando el consumo.

Nuestra estrategia consistió en ir más suaves en la primera mitad del circuito, evitando penalizar en consumo lo menos posible en las primeras curvas de LeMans y en la rampa Pegaso para, desde Ascari en adelante aprovechar los descensos para poder ir más rápido. Cronómetro en mano debíamos pasar por meta cada 3:05 min, algo que no siempre fue posible por errores en nuestra medición… ¡dichoso iPhone!

Con el sistema de climatización apagado, en la final conseguimos marcar un consumo de 8.8 litros/100 km, algo que, aun siendo elevado nos sirvió, gracias a la regularidad, para clasificarnos en tercera posición entre el grupo de la prensa y séptimos en la general (a mitad de tabla). Contrastando estrategias, hubo equipos que decidieron seguir el polo opuesto: ir más rápido en las subidas hasta Ascari y, de ahí en adelante, acelerar lo menos posible… algo que les sirvió para mejorar nuestros registros de consumo.

Los clientes del Centro Porsche Marbella fueron los auténticos reyes del hypermiling… Lo verdaderamente increíble fue comprobar cómo hubo varios equipos que marcaron un consumo de sólo 7.6 litros/100 km algo que, a priori, parece impensable en el circuito del Jarama y que ni nosotros mismos nos explicamos.

Es cierto que tuvimos que sacrificar el consumo en pro de la regularidad, por una mala gestión del tiempo y un error en el cambio de conductores… pero no hay duda que el Panamera Diésel, en contra de lo que pueda parecer, es eficiente y, prueba de ello, son los consumos de 6,6 l/100 km que consiguió marcar mi compañero Sergio Álvarez en la prueba del Porsche Panamera Diésel.

En Diariomotor: Porsche Panamera | Prueba del Porsche Panamera Diésel

Lee a continuación: Porsche Panamera Platinum Edition: nuevos detalles metalizados y equipamiento extra desde 91.927 euros

El Porsche Panamera es uno de los pesos pesados del mercado, tanto en sentido figurado como en sentido literal. Hablamos de un deportivo de 2 toneladas y 5 metros de longitud capaz de ofrecer unas prestaciones fulminantes y un comportamiento intachable. Eso sí, si lo comparamos con un Porsche 911, ese toque mágico tan especial y esa agilidad casi única del icónico tracción trasera se pierden un poco por el camino.

Ver todos los comentarios 0

El Porsche Panamera es uno de los pesos pesados del mercado, tanto en sentido figurado como en sentido literal. Hablamos de un deportivo de 2 toneladas y 5 metros de longitud capaz de ofrecer unas prestaciones fulminantes y un comportamiento intachable. Eso sí, si lo comparamos con un Porsche 911, ese toque mágico tan especial y esa agilidad casi única del icónico tracción trasera se pierden un poco por el camino.