Skoda Octavia, presentación y prueba en Faro: análisis dinamico

 |  @HerraizM  | 

Segunda parte, es el momento de ponernos al volante del nuevo Skoda Octavia con los motores 1.6 TDI de 105 cv y 2.0 TDI de 150 cv

Segunda parte de la presentación del nuevo Skoda Octavia. Tras una primera parte dedicada al análisis de su diseño y de su interior, es el momento de conocer más detalles de la berlina checa. Es el momento de ponernos tras el volante, de conducir esta nueva generación totalmente renovada ¿Qué tal se comporta este nuevo Skoda Octavia?

Como hemos podido ver en la primera parte el Skoda Octavia sigue haciendo gala de ese equilibrio tan característico. Un equilibrio que pasa por líneas sobrias, rectas, con un interior que me dejó una muy buena sensación, tanto que por su ajuste, por su espacio, por los materiales y elementos accesorios me pareció uno de los mejores puntos de esta nueva generación. Ahora es el turno de volver a experimentar ese equilibrio, pero ahora al volante.

8 motores con potencias de entre 85 caballos y 180 caballos

Por el momento la gama de motores queda configurada por 4 alternativas diésel y 4 gasolina, llegarán próximamente la versión RS y una alternativa movida por gas natural

La gama de motores del Skoda Octavia se divide en 4 versiones gasolina y 4 diésel, todas compartiendo sobrealimentación por turbo, inyección directa y un esquema de 4 cilindros. Estando disponibles con cajas de cambio manual, de 5 o 6 velocidades, y con un cambio DSG de doble embrague. Se tratan de los motores gasolina EA211 y los motores diésel EA288 de Volkswagen. En cuanto al eje posterior, que ha servido de bastante polémica en otros modelos del grupo, Golf incluido, el eje trasero de viga de torsión está en los modelos de hasta 140 caballos en gasolina y 150 caballos en diésel, siendo multipunto para los más potentes, futuros modelos con tracción total y la alternativa de gas natural que llegará en un futuro.

En gasolina la gama comienza con un 1.2 TSI de 85 caballos, 160 Nm de par y un consumo de 5.2 l/100 km. También con 1.2 litros, el 1.2 TSI Green Tec, de 105 caballos y con start&Stop y recuperación de energía a la frenada, un par de 175 Nm y un consumo 4.9 l/100 km. Por encima de este el 1.4 TSI Green tec de 140 caballos, con un consumo de 5.3 l/100 km y 250 Nm de par y por último el más potente de la gama hasta el momento, el 1.8 TSI Green tec de 180 caballos, 250 Nm de par y un consumo homologado de 5.7 l/100 km.

En diésel la gama comienza con un 1.6 TDI de 90 caballos, homologando un consumo de 4.1 l/100 km. Por encima el 1.6 TDI Green tec de 105 caballos, Star/stop, 250 Nm de ar y un consumo de 3.8 l/100 km. Por encima la versión más eficiente, el Skoda Octavia GreenLine, con un 1.6 TDI de 110 caballos capaz de homologar 3.4 l/100 km. El bloque diésel más potente llega con un 2.0 TDI Green tec de 150 caballos, 320 Nm de par y un consumo de 4.5 l/100 km.

Skoda Octavia 1.6 TDI Green tec 105 caballos a prueba

El 1.6 TDI de 105 cv homologa un consumo de 3.8 l/100 km, con una velocidad máxima de

Hora de arrancar con la prueba del Octavia, concretamente con una de las variantes llamadas a ser un superventas, el modelo equipado con el bloque de 4 cilindros 1.6 TDI de 105 caballos. Lo hago con las llaves en el bolsillo. Cuenta con el sistema de entrada y arranque sin llave KESSY, otro punto a favor para el equipamiento de este Skoda.

Ajuste eléctrico del asiento, espejos en su sitio, e iniciamos la ruta por el Algarve. Por delante 170 kilómetros. Autovía, carreteras secundarias, alguna pequeña localidad… y con el motor arrancado el primer contacto empieza bien. No hay apenas rumorosidad diésel, ya sabéis a que sonido me refiero, sonido que se muestra distante incluso en aceleraciones fuertes, donde sí, se nota, pero no tanto como en las antiguas mecánicas.

La dirección tiene un tacto ligero, pero se puede adaptar a través del selector de modo de conducción

En marcha ya la primera sensación que me encuentro es un tacto excesivamente asistido. “Pesa” muy poco la dirección, está totalmente enfocada al confort y consigue su objetivo. Es muy cómoda y a pesar de ofrecer muy poca resistencia no transmite una sensación de “estar flotando” demasiado alta. Es blanda sí, pero no mal tarada. Además, esto lo podemos cambiar inmediatamente acudiendo al selector de modo de conducción. Si queremos un poco más de dureza podemos optar por el modo deportivo, pero en circulación normal se agradece este tacto. Es cómodo y totalmente eficaz para el enfoque del Octavia, no veo nada reprochable a su tacto. Como tampoco lo veo al tacto del cambio, manual de 5 velocidades, también igual de cómodo y preciso.

Su motor resuelve con bastante soltura las aceleraciones, sin necesidad de reducir una marcha. Veo bastante conveniente este motor para este modelo, no le encuentro demasiadas limitaciones dinámicas para un uso normal, así que me parece de las alternativas más recomendables. Sube bien de vueltas y el rango de utilización se queda por debajo de las 2.000 rpm, moviéndonos incluso sobre las 1.500 rpm sin quedarnos sin respuesta, con un buen nivel de insonorización aerodinámica y un murmullo bajo del propulsor, que se oye sí, pero no de una manera demasiado acusada y ni mucho menos desagradable.

Las suspensiones muestran un acertado compromiso entre absorción y escaso balanceo.

El tarado de las suspensiones me transmite una sensación pareja a la de la dirección. Es una suspensión enfocada totalmente al confort. Absorbe perfectamente las irregularidades del suelo, las absorbe realmente bien, pero luego entre curvas, forzando, no aparece un balanceo, ni lateral ni cabeceo, notable, es más, diría que bastante inferior al que podríamos esperar a tenor de cómo absorbe badenes y baches.

El confort y el bajo régimen en el que se puede mover el Octavia con este bloque se antojan como las principales bazas dinámicas. El consumo en una toma de contacto de este tipo no sería demasiado fiable, recordemos que el homologado es de 3.8 l/100 km. De lo que me ha dejado muy buenas sensaciones es del confort por tacto de dirección y por aislamiento.

Skoda Octavia 2.0 TDI Green tec 150 caballos a prueba

Con el bloque de 150 cv la entrega sigue estando presente desde abajo, pero bastante más enérgica

Tras la primera aproximación al Skoda Octavia con el bloque 1.6 TDI de 105 caballos se pone a nuestra disposición la posibilidad de elegir una motorización más para un nuevo desplazamiento, este algo más breve. Tras probar la alternativa que se me antojaba como más popular, era el turno de elegir la versión diésel más potente, el 2.0 TDI de 150 caballos equipado con cambio manual, en esta ocasión de 6 velocidades.

Con un par de 320 Nm se nota que esta alternativa cuenta con un régimen de potencia más lleno, más vivo. Sube más rápido, también se mueve en una franja superior de revoluciones respecto al 1.6 TDI, sobre las 1.750 rpm, pero aún así, su rumorosidad mecánica sigue siendo bastante apacible, sin duda está bien aislado este Skoda, muy bien sobre todo si hablamos de ruidos aerodinámicos.

El Skoda Octavia ofrece un aislamiento realmente bueno, unido al tacto cómodo de las suspensiones.

El consumo homologado en esta variante es de 4.5 l/100 km. No había ocasión de profundizar en consumos, pero si el precio de acceso no es un problema, bien merece ese 0.7 l/100 km de consumo extra respecto al 1.6 TDI (falta por analizar bien las cifras reales de consumo en un uso normal), la ganancia en agilidad del motor es notable, contando con que ya el 1.6 en bajas se desenvuelve bastante bien y es bien válido para la mayor parte del público, siendo incluso la opción más recomendable.

Tacto igual de cómodo en dirección, conjunto de pedales, cambio y suspensiones, haciendo gala de que el uso de un eje trasero de viga de torsión en las versiones menos potentes no supondrá pega alguna para el común de los mortales en condiciones normales y las exigencias habituales del día a día.

Sin duda con el 150 caballos, a pesar de que el recorrido es menor y por un terreno más tranquilo que por el que hemos circulado con el 105 caballos, me reitero en la sensación de que las suspensiones ofrecen un buen compromiso entre absorción y tacto cómodo y balanceo en curva. Con el modo Sport, la dirección se ajusta bastante bien a un enfoque más deportivo, manteniéndose directa.

Seguridad: más asistentes, mejor rigidez y hasta 9 airbags

La nueva generación del Skoda Octavia, además del nuevo diseño, del nuevo interior y de las nuevas dimensiones, ofrece un buen nivel de asistentes a la conducción

La incorporación de asistentes a la conducción es una de las nuevas grandes abzas del Skoda Octavia. Además de un nuevo diseño, de unas nuevas dimensiones y de un interior realmente bien acabado y ajustado, la berlina checa hace buena gala de una importante presencia de elementos de seguridad.

Cuenta con freno multicolisión, buscando evitar los accidentes múltiples tras un impacto. Es decir, tenemos un choque y fruto de este choque el coche puede desplazarse. Este sistema, además de activar las luces de emergencia frena progresivamente para evitar un segundo impacto. No falta tampoco el asistente frontal, que en función de la distancia con el objeto que tenemos ante nosotros activará una mayor o menor energía de frenado, contando en última instancia con función de frenado de emergencia en ciudad, donde entre los 5 y los 30 km/h el Skoda Octavia puede frenar por completo para evitar un impacto.

Cuenta también con detector de fatiga y asistente de protección de ocupantes, otro de los elementos heredados directamente del nuevo Volkswagen Golf, que en caso de detectar un posible impacto se tensan los cinturones y se cierran las ventanillas (dejando un pequeño espacio) y el techo solar. También está presente un asistente de carril, sistema que a través de una cámara y a velocidades superiores a los 65 km/h, presenta una indicación visual en el panel de instrumentos ante una salida del carril involuntaria, acompañándola además de una leve corrección automática.

En última instancia no faltan los anclajes isofix, y una dotación de hasta 9 airbags, con airbag de rodilla para el conductor, y airbags laterales traseros, además de los más habituales.

Es el momento de aparcar el nuevo Skoda Octavia. Pero no termina aquí nuestro affaire con Skoda. No os perdáis próximas partes.

En Diariomotor: Skoda Octavia, presentación y prueba en Faro: análisis del diseño y habitáculo| Nuevo Skoda Octavia: la berlina checa se renueva

Lee a continuación: Skoda Octavia, presentación y prueba en Faro: análisis del diseño y habitáculo

    Skoda Octavia
    • Rafel_de_Lluny

      Parrilla y logo Seat con unos faros traseros también Seat y hubiéramos tenido un Toledo esquisito.

    • En la parte de la presentacion de los motores indicas que el 2.0 TDI 150cv dispone de 320 Nm de par, y luego en la parte de prueba de esa version indicas en negrita 350 Nm. Puedes aclarar que cifra es la correcta.

      • Mario Herraiz

        Son 320 Nm, gracias por avisar Jaime, se me coló el 5.