comscore
CERRAR
MENÚ
Diariomotor
Chevrolet

3 MIN

Chevrolet Malibu 2014: temprano y somero lavado de cara en Estados Unidos

El Chevrolet Malibu se enfrenta a un lavado de cara prematuro, en tanto se producirá mucho antes de lo esperado y cuando apenas han pasado dos años del inicio de su comercialización en Estados Unidos. La primera novedad que salta a la vista la tenemos en su parrilla, que ha crecido considerablemente para conferir mayor personalidad al frontal. Pero los cambios no solo conciernen a lo estético sino también a otros aspectos de su mecánica, su equipamiento o el diseño de su habitáculo, cambios que se estrenarán muy pronto en Estados Unidos y previsiblemente llegarán con cierto retraso a Europa, donde apenas ha pasado un año desde que el Chevrolet Malibu llegase a los concesionarios.

Entre otras mejoras, el Chevrolet Malibu ha perfeccionado su sistema de suspensiones con algunos componentes procedentes del nuevo Chevrolet Impala, la nueva berlina de representación norteamericana que de momento no llegará a Europa. En la dotación se seguridad se estrenará el avisador de ángulo muerto y la aproximación de otros vehículos por nuestra zaga. A bordo también se habría modificado muy ligeramente la fisonomía de la consola central, con una nueva disposición de los botones del equipo multimedia y de navegación, y se habría ganado algo de espacio para las piernas en las plazas traseras (imaginamos que reduciendo el grosor de los respaldos de los asientos delanteros).

15
FOTOS
VER TODASVER TODAS

Los cambios se reducen a equipamiento, detalles de la consola central, mejoras en las prestaciones y la eficiencia de los motores y el detalle estético de su frontal.

En Estados Unidos la gama de motores del Chevrolet Malibu 2014 se compondrá de dos opciones. El primero, un Ecotec 2.5 DOHC de cuatro cilindros e inyección directa que se erige como la opción básica con 196 CV y 253 Nm de par máximo. Gracias a su sistema de parada y arranque automático o a una optimización de las válvulas en admisión para adaptarse a la carga del motor, este bloque es más ahorrador y a la vez potente que el 2.4 previo, que en Europa se comercializa con una potencia de 167 CV.

El motor más potente de la gama seguirá siendo el 2.0 Turbo que alcanza los 259 CV y un par máximo de 400 Nm, un bloque de cuatro cilindros que por su potencia y sobre todo su par, es equiparable o incluso superior a la mayoría de bloques V6 con los que tiene que competir.

Fuente: Chevrolet En Diariomotor: Prueba del Chevrolet Malibu