Ford simplificará su sistema de entretenimiento táctil MyFord Touch con botones a la antigua usanza

 |  @davidvillarreal  | 

¿Adiós a los botones? ¿Bienvenidas las superficies táctiles? Las clásicas botoneras de toda la vida recuperan el protagonismo con el nuevo Ford F-150.

Un buen equipo multimedia y de navegación no tiene por qué ser aquel que cuenta con una enorme pantalla táctil, ni tampoco el más llamativo o espectacular gráficamente. Entender los sistemas de a bordo de un automóvil como el smartphone o el tablet con el que nos entretenemos en casa sería un gran error. Partiendo de esa base podemos ir entendiendo que Ford ya esté pensando en dar marcha atrás, o como mínimo replantear la idea de su última generación de dispositivos de entretenimiento SYNC y MyFord Touch, mucho antes incluso de que estos lleguen a Europa.

Del sistema SYNC que estrenaban los últimos modelos del óvalo azul como el Ford C-MAX, el Ford B-MAX o el renovado Ford Fiesta, se evolucionaba al MyFord Touch + SYNC que estrenará en Europa el nuevo Ford Focus Electric y en el que prácticamente todos los elementos, incluido el equipo multimedia, se manejan desde el menú táctil de su pantalla, así como mediante los tradicionales comandos de voz y los controles en el volante.

Pero Ford ya está pensando dar marcha atrás y regresar a una opción más intuitiva y clásica, un punto intermedio que se aproxime a las clásicas botoneras que vimos en el Ford F-150.

Aunque Ford presume del alto nivel de satisfacción de sus equipos multimedia y el gran interés de los clientes por equiparlos, son conscientes de que será necesario mejorar el acceso intuitivo a los controles y de que la pantalla táctil no puede ser la única interfaz de control.

Con el tiempo se ha demostrado que la interfaz ideal para un equipo de navegación y entretenimiento se compone – como mínimo – de mandos en el volante, comandos por voz y un selector muy accesible e intuitivo para el conductor que permita navegar a través de las diferentes opciones sin desviar la atención de la carretera.

Audi, BMW y Mercedes-Benz apuestan por una interfaz giratoria en la consola central con botones en las esquinas e incluso una superficie táctil que nos permite dibujar con el dedo letras para componer la dirección de nuestro destino en el navegador. Lexus por su parte ya ha estrenado una especie de joystick-ratón bastante cómodo y relativamente preciso. Hoy en día podemos decir, con rotundidad, que estas marcas han logrado desarrollar un equipo realmente efectivo e intuitivo, pero para ello han tenido que pasar muchos años de sistemas que no llegaban a ser todo lo cómodos y sencillos que hubiéramos deseado. El primer MMI de Audi se estrenó hace más de una década.

Ford presume de que a día de hoy el 80% de los coches que venden en Estados Unidos están equipados con tecnologías SYNC y MyFord Touch. Se trata de una media bastante alta y superior a la mayoría de sus rivales. Pero evidentemente aún quedan muchos asuntos por resolver y la referencia en accesibilidad la marcará irónicamente un modelo como el pick-up Ford F-150 que goza de un altísimo nivel de satisfacción entre sus clientes.

Fuente: Ford | The Wall Street Journal
En Tecmovia: Las clásicas botoneras de toda la vida recuperan el protagonismo con el nuevo Ford F-150

Lee a continuación: La revolución del automóvil a través de iOS 7, Google y Car-to-X [La semana en Tecmovia]

Ver todos los comentarios 3
  • Nubaidulina

    Me parece de lo más lógico. Una pantalla táctil es la releche, pero cuando uno va conduciendo no puede apartar la vista de la carretera constantemente para ver qué icono va a pulsar. Las pantallas son muy vistosas, pero creo que son menos útiles en este sentido. Los botones son más intuitivos si se saben colocar bien.

  • AB

    …”y un selector muy accesible e intuitivo para el conductor que permita navegar a través de las diferentes opciones SIN DESVIAR LA ATENCIÓN DE LA CARRETERA”.

    Esa es la cuestión.

    • JDM

      Amigo, es que eso ya no es tan fácil, va a tener que ser intuitivo de cojones, porque sin desviar la atención de la carretera sólo queda usar la voz, y eso, al parecer, es todavía demasiado avanzado