¿Es buena idea aprender a conducir desde niños? Land Rover cree que sí

 |  @davidgartes  | 

Cuando aprendemos a conducir ya han pasado nuestros mejores años de capacidad de aprendizaje, la niñez

Land Rover organiza un curso de conducción para chavales entre 11 y 17 años. Es una pena que se organice exclusivamente en Reino Unido, pero su nombre es “Start Off-Road” y su planteamiento básico es enseñar a menores de edad las técnicas básicas de conducción dentro y fuera del asfalto. Los coches serán Range Rover Evoque, para más señas.

Entiendo que se trata de una maniobra de marketing, pero no deja de plantearnos la interesante cuestión de que, cuando aprendemos a conducir (una tarea compleja y peligrosa) ya han pasado nuestros mejores años de capacidad de aprendizaje, la niñez. Un menor no debería asumir la responsabilidad de llevar un coche pero, ¿tiene sentido que no pueda prepararse para llevarlo?

Una vez escuché que, para sacar el carné de conducir, el número medio de prácticas necesario es aproximadamente igual a la edad del alumno. Una persona de 20 años necesita unas 20 prácticas para enfrentarse con éxito al examen, mientras que una persona de 40 años necesita aproximadamente el doble, por término medio y suponiendo que el primer día no tengan ni idea.

Un niño de 10 años (suficientemente alto) podría sacar el carné tras unas 10 prácticas, simplemente por su capacidad de aprendizaje

Como en todo, habrá gente más torpe y gente más hábil en esta disciplina pero mi tesis es que, siguiendo este mismo razonamiento, un niño de 10 años (suficientemente alto) podría sacar el carné tras unas 10 prácticas, simplemente por su capacidad de aprendizaje.

Y no me preguntéis por qué, pero tengo la absoluta certeza de que una persona que ha conducido antes de tener la edad legal para hacerlo, tiene un tiempo de aprendizaje muy inferior y una total naturalidad una vez que se enfrenta al reto de forma oficial, suponiendo que le hayan enseñado bien, claro. De ahí a las autoescuelas para niños no hay más que un paso.

Según argumenta Land Rover, es positivo que los niños se familiaricen con el puesto de conducción porque les ayuda a tener unos fundamentos sólidos para el momento en que saquen el carné. Para ello, han montado un circuito en el que (lejos de la carretera abierta) aprenderán a subir y descender pendientes, sortear obstáculos y badenes e incluso vadear ríos, todo ello a bordo de un Range Rover Evoque.

Para mí habría sido el mejor regalo imaginable.

Fuente: Land Rover
En Diariomotor: Nuevo examen de conducir: a partir de hoy sacarse el carné será más complicado pero también aprenderemos más

Lee a continuación: Proyecto Evoque_e: Land Rover en busca de la electrificación, total o parcial

Solicita tu oferta desde 31.390 €
  • Rafastur

    Por experiencia propia me parece interesante el plantearse enseñar a conducir a esas edades. Yo comencé con 8 años en pistas cerradas con un seat 127 y con 12 años en trayectos cortos en carretera, por suerte para mi vivo en un pueblo pequeño y la policía municipal de aquellos tiempos (años 80) aun sabiendo que no tenia la edad no me paraban. Con 15 acompañado de adultos ya hice algún viaje interprovincial subiendo el puerto de Pajares aquí en Asturias. Toda esta experiencia acumulada me sirvió para en cuanto cumplí la edad reglamentaria sacarme el carnet en 3 semanas con dos practicas para acostumbrarme al coche de la autoescuela . He aprendido a conducir en nieve , barro, hielo siendo menor de edad y toda esa experiencia me ha servido para que 22 años después el único accidente en el que me vi envuelto sea un choque por alcance en una autopista , me dieron por detrás en una frenada por un accidente anterior. Hoy en día mi caso seria casi imposible de repetir pero un aprendizaje en pistas o circuitos cerrados a partir de los 11/12 años a la larga creo que haría nuestras carreteras mas seguras porque los nuevos carnets serian de personas que saben conducir y no las que aprueban un examen y aprenden a conducir después.

  • Suvhater

    No desde niño; desde los 13 que ya está uno crecidito y llega a los pedales del viejo coche del abuelo. Pero es una pijada hacerlo con un 4×4. Es muy posh y estropeas el paisaje.

  • alexyn

    Es una buena idea, ya en las escuelas debían (no sé si se hace) impartir normas de educación vial desde pequeñitos para irse familiarizando con el entorno urbano. Lo de clases de condicir, desde que se tiene una estatura próxima a la de un adulto lo veo bien.

  • Peter

    En los Estados Unidos se puede conducir en qualquier calle a los 15.5 años.

    • Patek

      Suele ser 16 en la mayoría de estados. Incluso alguno a los 14 pero acompañado y sólo de día.

  • Patek

    Yo también comencé a los 8 años, con un Mini por una urbanización de noche y sin permiso de mis padres. Es indudable que cuanto antes, mejor. A partir de la educación primaria, se entiende.

    • Rest

      Una cosa es saber darte un par de pirulos por un lugar en concreto y otra muy diferente es saber conducir; el meter marchas y mover un volante, no es una tarea complicada en sí misma. Conducir con ciertas garantías lo concede la práctica, el día a día, ser consciente qué estás manejando, adquirir la picardía necesaria para no pecar de torpe o no convertirte en un cafre, todo eso contando si muestras interés por el placer de conducir y empatizas e interactúas con la máquina adecuadamente. Hay tiempo para todo en esta vida y cada cosa tiene su momento; no quiero imaginarme carreteras con niños flipaos después de una larga tarde jugando con la consola a juegos de coches, aunque alguno de ellos me dé mil vueltas en algún sentido, no lo dudo. Finalizo diciendo que en la Discoteca en la cual parábamos el grupo de amiguetes a los 18 años, a parte de pasarlo dabuti – qué tiempos, jeje – teníamos las clásicas peleíllas propias de la edad; al dueño le dio por dejar pasar a niñatos cortando el suministro de alcohol, con lo que dejamos de parar allí. Al poco tiempo, las clásicas peleíllas se convirtieron en chungas movidas y palizas encarnizadas entre esas juventudes, se daban de lo lindo todos los findes. El dueño dio cerrojazo una vez que, tras una de esas batallitas, desencadenó en la muerte por un golpetazo de un chaval a otro como ajuste pendiente, independientemente que no transcurrieran los hechos en esa Disco. Está claro que bastantes adultos son mucho peores que esos niñatos por diversas causas en las que no entraré para no hacer de esto una tesis psicosociocultural, pero la madurez del individuo es algo que no se debe pasar por alto. Lo que no pretendo decir que un chavalín con 11 años no pueda tener una experiencia conduciendo un coche como detalle excepcional si le hace feliz; de ahí, iniciarse tempranamente para “saber o aprender a conducir” cuando no se tiene ni pelos en los/el *****, hay dos mundos, el tiempo y la experiencia son las bases que se encargarán de unir a ambos. Todo llega y todo pasa.

      • Patek

        Hombre, se sobreentiende que no por la vía pública. Es como las motos. Yo empecé con una Honda CR80 cuando apenas sabía multiplicar, y como yo otros muchos. Quieras que no te genera una habilidad añadida al talento innato que puedas tener y siempre va a repercutir en la vida adulta, sin preconizar que un mocoso de 7 años vaya pilotando motos por la Castellana.

        • Rest

          Hablando de motos, e hilvanando el trasfondo de la cuestión, me daré por contento, enfocado el punto de vista de mi opinión. A la edad de 13/14 años me dejaban los amigos mayores su Vespino, bien, manejarla la manejaba puesto que no tenía mucho misterio, pero de las 10 veces que la cogí, 20 me piñé, considerándome a mi mismo como un verdadero inútil negado para las dos ruedas con un motor. El caso, que de forma contraria a otras disciplinas como el skate u otros deportes en los que sí parecía encontrar el éxito, me hizo pensar decididamente que las motos no era lo mío y pasé de volver a sentarme en una después que un verano, de copiloto, nos pegásemos la del siglo bajo la cruel mirada de un sol que se partía el pecho en un pueblecito costero mediterráneo. La vida me obligó a tenerme que sacar el carné de moto con veintitantos para poder optar a mi actual profesión. Estoy realmente jodido – me decía antes de asentar por primera vez el culo en una Yamaha Special en la primera clase práctica- pero nada más lejos de la realidad!!; como si despertase un don de no sé dónde, ni por qué y pa’ qué, logré hacerme con las riendas increíblemente rápido dando el pego como si tuviera ya pericia de antes con solo un par de clases. El notas de la Autoescuela, sabiendo mi historia, alucinaba conmigo. Me propuso que me presentara con diez clases y aprobé a la primera. Colorín, colorado…
          Moraleja: Zona muy buena de Madrid, y para el caso,” las facultades que no tenía por zagal me las concedió la madurez ” por lo que unas de mis metas a medio plazo es autoregalarme una Yamaha V-Max de la primera generación como bonificación a mi esfuerzo de superación, empezando con mucho respeto y sosiego poco a poco conseguiré hacerme con sus riendas como con aquella Special. Hasta otra, Titán!