El dilema Crossover: ¿La mejora en tracción está en la electrónica o en el neumático?

 |  @ClaveroD  | 

Inundados por el concepto de vehículo polivalente, cada vez resulta más difícil diferenciar hasta dónde un vehículo es apto o no apto para abandonar el asfalto. La evolución natural del mercado, y no tan natural gracias al marketing, está imponiendo el carácter SUV y las habilidades crossover en la práctica totalidad de los segmentos tradicionales pero, dónde reside esa verdadera capacidad que consigue que familiares, monovolúmenes y utilitarios afronten terrenos hasta ahora impensables.

Presentación tras presentación y prueba tras prueba me voy dando cuenta de que en el mercado se juega la baza de todocamino a poco que exista una mínima mejora en tracción. Un poco de aditamentos estéticos por aquí y una suspensión sobreelevada como floritura y voilá, el terreno abrupto parece convertirse en asfalto. Más tarde, y ya al volante, uno descubre que una electrónica muy trabajada y un equipo de neumáticos a la altura son los verdaderos responsables de tener relativo éxito fuera de asfalto pero, ¿Qué elemento es el que marca la diferencia?

No nos engañemos, la estética off-road vende, y mucho

Firmas como Nissan son una muestra evidente de que la estética SUV consigue una posición de liderazgo aplastante en el mercado.

Obviamente, en este dilema dejo fuera a cualquier vehículo que se enorgullezca de instalar un sistema de tracción total, permanente o no. Eso sí, por muy avanzado que sea el sistema de tracción, sin el correcto calzado los resultados serán tan pobres cómo afrontar una prueba de aquaplaning con gomas completamente lisas. Guste o no, la única ley válida nos obliga a admitir que toda la potencia, agarre y control de nuestro vehículo es comunicada al asfalto a través de los neumáticos.

Las firmas especialistas en el sector auxiliar como Bosch, Continental, DENSO, etc. están apostando por la oferta de nuevas posibilidades a través de la tecnología de frenado y, más importante todavía, a través de los sensores dedicados que incluyen ABS y ESP. El control final sobre la rueda que ejerce el sistema de frenos parece una herramienta muy a tener en cuenta, y por ello, el ESP goza ahora de funciones avanzadas: autoblocante electrónico, control de transmisión de par, variación del ángulo de guiñada, control vectorial, mantenimiento de temperatura de servicio, eliminación de humedad…

¿Importa más el neumático o la electrónica?

¡Ojo!, tampoco conviene pasar por alto que ese extra de capacidad y estética tiene un precio, ¿O nadie ha mirado el precio de unas gomas M+S?

¿Y todo esto cómo se hace? gestión independiente del frenado de cada rueda en tiempo real. Llegada la hora de afrontar un terreno deslizante o poco uniforme como barro, arena o gravilla, la electrónica pone a disposición del conductor diferentes programas que simulan, y repito de nuevo “simulan”, acciones comunes a los sistemas de tracción avanzados como gobierno de diferenciales, autoblocantes y limitadores de deslizamiento. Las acciones son sencillas, frenar en mayor o menor grado la rueda lanzada para conseguir un agarre óptimo.

Negar la mejora en seguridad de la mano de la electrónica en los sistemas de frenado es absurdo. Convertir sus bondades en el súmmum de las capacidades fuera de asfalto también. Seamos justos, las posibilidades avanzadas de la electrónica son defendidas gracias a una reconocida mejora con mínima o nula inversión en mejoras del sistema de tracción. Además, teniendo en cuenta el factor peso y precio que defienden los B-SUV y C-SUV, la electrónica es una herramienta inigualable para vender todocaminos sea cual sea su segmento de partida.

Un equipo de neumáticos a la altura y una buena gestión electrónica no son sinónimos de aptitudes off-road

El dilema de la electrónica finalmente es más fácil de resolver de lo que parece, y éste se da cuando toda última tecnología es realmente inútil si el neumático encargado de gestionar el agarre o el deslizamiento no es el adecuado. La mejor electrónica con un mal neumático dará como resultado una deficiente capacidad de tracción en cualquier terreno, por contra, un neumático de tipo mixto o específico acompañado de una gestión convencional conseguirá resultados mucho más satisfactorios. De este modo, el neumático es el que consigue marcar la diferencia por muy avanzado que sea el equipo de tracción y el componente tecnológico, y el resultado final será más favorable al éxito del neumático cuanto mayor sea la complejidad del terreno.

En Diariomotor: Tendencias de diseño: la estética SUV y sus daños colaterales | 4 razones por las cuales un SUV merece la pena hasta el último euro invertido | 5 razones por las cuales no deberías comprarte un SUV

Lee a continuación: Michelin pone en marcha la campaña de revisión de neumáticos 2013

  • Suvhater

    Siento estar horrorizado. Pero si tuviera que hacer esas cosas de la foto, compraría un auténtico 4×4, sea toyota o land rover o el que sea. Los suv no sirven para campear y sus propietarios los conducen el 99% de las ocasiones por caminos estables.

    • X 2.0

      Este o alguna máquina japonesa:

  • Patek

    Es indudable que una pickup de propulsión trasera y neumáticos TT, por poner un ejemplo, llegará más lejos por caminos difíciles que la misma pickup en versión 4×4 y neumáticos de carretera.

  • Rest

    Neumáticos. Con cadenas o similar, sin tracción total, puedes circular por nieve, sin ellas no.

  • xingular

    La electrónica mejora y ayuda. Sin un neumático específico no haces nada.

  • AB

    Evidentemente la diferencia la marcan los neumáticos, pero para meterse por sitios como el de la primera foto mejor tener tracción a las cuatro ruedas.

  • nombre

    la electrónica facilita el trabajo a quien no tenga un conocimiento decente de offroad.
    pero sin electrónica casi o sin casi, buena tracción total de verdad,buenos neumáticos y un conductor que sepa lo que hace se llega a donde sea.

    lo que no tiene sentido es un suv con neumáticos y llantas deportivos, lo suv si son de verdad tienen el sentido de ser útiles fuera del asfalto si tener que llegar a ser un tt puro, tb si cuestan menos que un tt puro.

    pero si te vienen con ruedas de m3, quedará muy chulo y fardón pero fuera del la carretera es inutil y para eso es mejor cualquier turismo.

  • X 2.0

    Coincido plenamente con Suvhater. Nada como un buen Toyota Land Cruiser, un Defender, o un Lada Niva, o algún Mitshubishi Montero jeje

    • Rest

      Y el Patrol, qué?

      • X 2.0

        También también jeje, ojo, muy bueno, aqui en Cantabria hay muchos jeje, interesante aquel que rezaba en el lateral “5 cilindros´´ :). Muy buena máquina, y en el ejercito de tierra y Guardia Civil hicieron bien en apostar por el, ya que los Anibal de Santana dieron muchos problemas a los soldados, hasta el punto de que los llamaron “canibal´´ XD

  • Pingback: El dilema Crossover: ¿La mejora en tracción está en la electrónica o en el neumático? « Cars and Trucks()

  • Pedrusky

    Me informan que el de la primera foto todavía esta allí intentando salir jejeje

    • David Clavero Domínguez

      Podéis creerme o no, pero la foto principal al final conduce a éxito, soy el autor de la imagen. Ese Peugeot 2008 consiguió pasar un nada fácil circuito de barro, aunque eso sí, además del sistema Grip Control instalaba gomas M+S…

  • outwotsl

    la electronica no me gusta, y en ese aspecto demuestra su inutilidad, y además, siempre sera mejor y mas divertido y comunicativo un sistema mecanico, no estoy negando la evolución, no soy retrógrado, solo digo que los fabricantes se estan obsesionando con la electronica, y en vender “lavadoras con ruedas”, y tienes razón, un sistema convencional siempre sera mejor, y también con neumaticos adequados, solo hace falta ver las inexistentes aptitudes off road de por ejemplo el BMW X6, que en top gear no era capaz de subir una cuesta arriba con hierba como asfalto. Esto es ridiculo, deben de cambiar el rumbo.