Hyundai i30 CW 1.6 CRDI TECNO S SKY (110CV) a prueba (I): practicidad sin concesiones

 |  @davidgartes  | 

Hyundai es una marca confusa. Hace unos años eran los parias de la tierra, intentando abrirse camino con modelos low-cost en el mercado europeo. Unos pocos años más tarde, tengo las llaves de un Hyundai i30 CW y la primera pregunta que creo que tendré que responder es en qué nivel se encuentran ahora mismo. Hyundai ya no es lo que era, pero ¿qué es Hyundai?

Un familiar amplio y práctico, que pretende resolver las necesidades de transporte familiar con eficacia y eficiencia

El Hyundai i30 CW es un familiar amplio y práctico, que pretende resolver las necesidades de transporte familiar con eficacia y eficiencia. Lo de la eficacia nos ha quedado bastante claro, siendo un coche amplio, confortable y capaz. Lo de la eficiencia, sin embargo, habrá que verlo con más detenimiento puesto que su precio, equipamiento y consumos no acaban de brillar con la luz cegadora que cabría esperar. Empezamos.

Diseño exterior del Hyundai i30 CW

El coche fluye hacia atrás, como sacado de un tubo de pasta de dientes

El Hyundai i30 CW es un coche de líneas muy fluidas. Con una carrocería marcada por curvas que lo recorren de delante a atrás, tiene un aire dinámico agradable aunque no rompedor. Se trata de un coche muy apto para todos los públicos que, lejos de desmarcarse en este aspecto, pretende convencer a la gran mayoría.

Comenzando por el frontal, encontramos un morro bajo, con una cierta concentración de elementos en poco espacio (faros, calandra, antinieblas). Después el coche fluye hacia atrás, como sacado de un tubo de pasta de dientes. La zona más crítica en todo familiar, la trasera, es sencilla y está bien resuelta, aunque la línea ascendente de ventanillas termina con bastante chapa sobre la rueda trasera, que acaba pareciendo algo pequeña tan abajo y tan lejos de la zona acristalada.

La menor altura con respecto a un monovolumen lo hace menos práctico

Lo que sí marca la línea del i30 CW es la practicidad y eso es un punto a favor en un vehículo familiar como este. Las cinco puertas son amplias y cómodas y el acceso es muy bueno para personas y objetos. Esto es crítico en un familiar, puesto que tendrá que admitir de buen grado la “carga y descarga” de sillas, bebés, todo tipo de bolsas y equipamiento infantil. En este sentido, la menor altura con respecto a un monovolumen lo hace menos práctico, sobre todo si hay bebés de por medio a los que colocar atrás, pero dentro del esquema de carrocería familiar creo que puntúa muy alto.

Cuando valoro el apartado estético de un coche siempre me surge la duda acerca del envejecimiento que tendrá, y sucede lo mismo con las calidades. Los coches nuevos suelen tener muy buen aspecto, lo difícil es que lo sigan teniendo 10 años después. En el caso de Hyundai, y por eso saco este tema, la experiencia que tenemos probablemente sea engañosa porque los Hyundai de hace 10 años han envejecido regular (me refiero a la estética) pero han cambiado tanto su forma de hacerlos que no creo que nos sirva de precedente para los modelos actuales. Mi sensación es que ahora mismo pueden estar al nivel de cualquier marca generalista europea.

Diseño interior, acabados y ergonomía

El interior del i30 CW es sencillo, claro, coherente. Es sencillo porque no busca el adorno y sus formas y mandos están marcados por la simplicidad. Es claro porque todos los mandos están agrupados por funciones de tal forma que no hay que buscar nada y todo está donde esperas. Me parece coherente porque se percibe una continuidad con la estética exterior en formas y calidades y el interior “se corresponde” con el resto del coche.

Y llegamos a las calidades… ¿dónde está Hyundai?

Y llegamos a las calidades… ¿dónde está Hyundai? Vamos a pararnos aquí un poquito, porque creo que en este coche tiene especial interés. En resumen, creo que estamos ante un coche de extremos, aunque tal vez no lo parezca a primera vista.

Lo primero que llama la atención el sonido de las puertas: de lo mejor del mercado

Lo primero que llama la atención el sonido de las puertas: de lo mejor del mercado. Concretamente, el cierre del portón es, para mi gusto, perfecto, porque la amortiguación lo deja caer en el momento justo, cierra solo con la fuerza justa, y sobre todo emite un sonido ahogado que es música para los oídos (los obsesos de la acústica lo entenderán). Baste decir que al dejar el Hyundai recogí un Lexus y en lo tocante a sonidos de puertas no soy capaz de decir quien está por encima. Suenan bien, bien.

En el interior, el tacto de los botones, tanto en la consola central como en el volante también está bastante logrado, incluso la rueda del climatizador, y transmite una sensación muy positiva del coche y de su durabilidad (que más tarde se confirmará o no con el paso del tiempo). Hasta aquí la sensación es que lo esencial en calidades está muy bien.

El uso que han hecho de plásticos duros y blandos en el salpicadero también se ha quedado algo justo

Llegamos a los mandos de las ventanillas, situados en las puertas, y empezamos a bajar un poco el listón. El uso que han hecho de plásticos duros y blandos en el salpicadero también se ha quedado algo justo, pues solamente la parte superior es mullida y lo que queda más a mano, que viene siendo la franja central, es totalmente rígida. Comenzamos a perder puntos.

Con su cla-cla-cla al arrancar y un ronroneo tractoril que se convierte en quejido

El volante es de un cuero muy agradable y su diámetro y grosor están justo en la medida estándar para todos los públicos. Tal vez algo resbaladizo de tan pulido que está, pero es suave como el culito de un bebé. Los asientos son cómodos y bastante envolventes, aunque carecen de suficiente apoyo lumbar para mi gusto (y carecen también de regulación para poner remedio al problema). De nuevo cal y arena.

Aún existen otros pequeños detalles que nos dejan un poco con la duda de la “redondez” del producto, y que son también detalles de calidad. El sonido del motor, por ejemplo. Es feo, claramente diésel, con su cla-cla-cla al arrancar y un ronroneo tractoril que se convierte en quejido a medida que estiramos las vueltas. Está bastante bien aislado y llega atenuado a regímenes medios, pero el sonido que emite en frío al ralentí, o después a partir de 3.000 vueltas es de todo menos bonito.

Es curioso que la tapa del hueco portaobjetos en la consola central es muy gruesa, pero en su interior no se puede guardar nada como es habitual en otros modelos. El espacio perdido en un familiar debería ser uno de los 7 pecados capitales. El equipo de sonido es de un nivel justito, en la línea del segmento. Los satélites que hay detrás del volante, de un plástico duro y liso, parecen anclados en los años noventa, incluso por su tacto y simbología.

El resultado es una cierta falta de frescura en el diseño

El estilo interior nos recuerda a Ford por su forma y distribución, en especial la consola central y las salidas de ventilación. Esto plantea dos problemas: el primero es que no mejora al original y el segundo es que el estilo interior de Ford ya está bastante visto sin necesidad de que nadie se parezca a él. El resultado es una cierta falta de frescura en el diseño.

Otro detalle que no acaba de estar a la altura del resto del producto es el envejecimiento prematuro de los plásticos de los cuatro reposabrazos, que han generado pequeñas burbujas en apenas 12.000 km de utilización (hay alguna foto de esto para los curiosos). Es un pequeño detalle, tal vez insignificante, pero cuando es tu coche es de esas cosas que no sientan bien.

Ergonomía y practicidad para toda la familia

En lo referente a ergonomía, destacan dos cosas: la gran amplitud interior, especialmente en las plazas traseras y maletero, y la orientación práctica de todo el coche.

Destacan dos cosas: la gran amplitud interior, especialmente en las plazas traseras y maletero, y la orientación práctica de todo el coche

Al plegar el asiento trasero, con el viejo truco de levantar la banqueta primero para que el respaldo baje más, nos encontramos con que no hay que preocuparse de los cinturones, que permanecen en su lugar original sin obligarnos a enganchar o apartar nada. La bandeja trasera, retráctil, funciona de forma simple y eficaz y el travesaño que la sostiene es ligero y fácil de quitar en un momento. Practicidad y simplicidad igual a buen diseño. Me gusta.

En puertas y consola central existen huecos portaobjetos donde dejar el móvil, las llaves o lo que llevemos en los bolsillos. En este sentido el coche se deja querer, y además el espacio que hay abajo en la consola central es una pequeña bandeja dividida en dos partes en las que cabrían sendos móviles de cualquier tamaño y algo más. Sencillo, barato y muy práctico.

La toma USB es una forma barata y resolutiva de llevar toda nuestra música, punto para el Hyundai, si bien es cierto que está totalmente a la vista y no parece buena idea dejar algo caro conectado ahí. Está pensado para un pen-drive, pero yo no dejaría un iPod conectado en el coche aparcado en la calle. Siempre creo que estos conectores están mejor en una guantera, por esa razón y por estética.

El ralentí está empezando a dejarse de oír masivamente y ya extraña un coche que no lo elimine en los semáforos

En cuanto a equipamiento, se echan en falta detalles bastante básicos hoy en día como el sensor de lluvia y luces, los faros de xenón o, por encima de todo ello, un sistema start-stop que el coche pide a gritos (por consumo en ciudad, por su enfoque económico y por confort acústico). El ralentí está empezando a dejarse de oír masivamente y ya extraña un coche que no lo elimine en los semáforos. Si hablamos de un turbodiésel con elevadas aspiraciones de ahorro, parece una ausencia grave.

Y hasta aquí llegamos con el coche parado, en el próximo episodio le damos una vuelta y os contamos cómo va en movimiento.

En Diariomotor: Nuevo SEAT León ST: las claves del familiar compacto | Honda Civic Tourer 2014, así es el compacto familiar de Honda y su maletero de 624 litros de capacidad

Lee a continuación: Hyundai i30: toma de contacto con el compacto razonable

Solicita tu oferta desde 13.990 €
  • Pingback: Bitacoras.com()

  • Pingback: dofollow wiki backlinks seo()

  • Gerardd

    Llevar un motor diesel en frio a 3000 o mas rpm….
    Yo, personalmente, no ahaha

    • David_G_Artes

      Hola Gerardd,

      Me temo que la frase no se entiende bien… “el sonido que emite en frío al ralentí, o después a partir de 3.000 vueltas…” lo que quiero decir es que en frío al ralentí hace un ruido feo y también hace un ruido feo a partir de 3.000 vueltas (en caliente, claro).

      He de reconocer que tal como está escrito se presta a la confusión, pero yo tampoco recomiendaría llevar un diésel a semejante régimen hasta que haya alcanzado la temperatura de funcionamiento.
      Gracias por tu aportación y recibe un cordial saludo.

      • Gerardd

        Entiendo entiendo, me habia quedado sorprendido, mas cuando teneis articulos como el de cuidar un motor turbo, donde, bueno sea turbo o no, en frio nunca pisarle.
        Volviendo al tema, grupo hyundai ha mejorado mucho, en cuanto estetica, calidad y equipamiento pero…. lo que no veo tan evolucionado son sus motores.
        No es que sean malos, pero sus… prestaciones, por lo que declaran a igualdad con sus competidores, se quedan atras. Espero que pongan impetu en este punto, para tener un producto de 10.

  • Santo83

    Me gustaría saber al menos consumos y medias yo tengo un i30 compacto y esta de consumo medio en 5lreales no de ordenador.
    Y algunos depósitos de 4,6.
    De echo existe por ahí un análisis y el i40 tiene un gran consumo. Parece que no das datos para decir si es real tu afirmación.
    Los acabados., a mi me han cambiado el volante y el pomo de cambio y ya con los mismos km están perfectos.

    No se si es que no te gusta el coche, pero seguro que si fuera un Golf estaría en otro universo de calidades percibidas. Que es lo único que dices opiniones y no datos.

    Y sino busca por ahí cuando entro el ceo de volkswagen y el ajuste de volante no sonaba.

  • j.manuel

    Plasticos rigidos, sonido a tractor al ralenti….tu no te has montado en un altea no?eso si que tenia plasticos duros y de mala calidad, incluso rebabas tenia el mio en la parte inferior del salpicadero que incluso cortaban, botones de los elvalunas a los que les desaparecia la pintura a los 3 años, paños de puerta en los cual el tapizado se despegaba, equipamiento pobre no, lo siguiente(si querias algo mas pasa por caja y por mucha pasta) y luego eso si que sonaba a tractor y gastaba mas. Ahora tengo el i30 igualito al de la prueba y estoy encantado, comodo y al lado del altea muy muy silencioso, ahh y sin grillos, que el altea los tenia a miles, y con un consumo. En viaje barcelona-jerez de 5l a los 100. En mi opinion este coche le pasa la mano en calidad de materiales a muchas marcas.