Así se concibe un coche: del boceto al nuevo Nissan Qashqai

 |  @davidvillarreal  | 

Nissan se la jugaba con el nuevo Nissan Qashqai. Más de dos millones de unidades vendidas en todo el mundo, un éxito comercial sin precedentes y la difícil papeleta de un salto generacional que preservase la salud comercial de un modelo que a día de hoy se encontrará con una competencia feroz, que prácticamente nada tendrá que ver con la que se encontró en su nacimiento, hace ahora siete años.

Ya hemos probado el nuevo Nissan Qashqai. Te recomendamos echar un vistazo a nuestro primer contacto con este best-seller.

Aún con un proceso de desarrollo muy complejo para mejorar la calidad apreciada, la dinámica y otras aptitudes del nuevo Nissan Qashqai, es inevitable reconocer que la labor de los diseñadores es con diferencia la más importante para lograr el éxito o el fracaso de un producto, el cliente compra con los ojos. De ahí que el departamento de diseño de Nissan Europa comenzase su trabajo con el nuevo Qashqai unos años antes de su lanzamiento, que se producirá esta misma semana.

Aunque no se presentase como tal, los trazos del nuevo Nissan Qashqai se nos fueron adelantando mediante varios prototipos que también definieron el devenir de otros productos que están de camino, el nuevo X-Trail y la próxima generación del Murano. Prototipos varios como el Hi-Cross Concept (2012) y el Resonance Concept (2013).

Antes incluso de lanzar esos prototipos, se bosquejaron unos bocetos sobre papel y más tarde un lienzo y acuarela.

A veces, comenzando por una propuesta extraordinariamente futurista. Con rasgos que empiezan por algo extraordinariamente agresivo y de proporciones probablemente inviables (cintura muy alta, llantas inmensas, voladizos desproporcionados).

En ocasiones incluso con una concepción muy diferente de la que veremos en la calle, por ejemplo, un SUV de tres puertas.

Hasta que esos trazos se convierten en algo más coherente y próximo al modelo que una marca puede llevar a producción.

Llegado el momento, los diseñadores tienen que mancharse las manos de barro. El clay model de arcilla comienza a tomar forma a tamaño real, con la libertad que da la arcilla para jugar con las formas y la visión realista de un prototipo estático que ya cuenta con algún revestimiento real o incluso los neumáticos y las llantas que más tarde vestirá el modelo definitivo.

Si el fotógrafo sabe jugar con las ópticas, un profano difícilmente diferenciará un prototipo funcional de una escultura de arcilla terminada.

Aunque la parte más llamativa y curiosa del proceso de diseño de un coche sea la del modelo a tamaño real de arcilla, este trabajo sigue conllevando muchas horas detrás de la pantalla de un ordenador, modelando pieza a pieza.

Para culminar el diseño del habitáculo, que es tan importante como el exterior, se suele encomendar la tarea a un equipo de diseño especializado en esta labor, que también preparan diseños y modelos a escala en arcilla del salpicadero y el cuadro de mandos.

Tampoco hay que olvidarse de lo importante que resulta la elección de la paleta de colores.

O los materiales que revestirán los paneles, las inserciones y los tapizados de los asientos.

Y el resultado de todo este trabajo es el siguiente:

Fuente: Nissan
En Diariomotor: Así se diseña un Hyundai. Visita al Centro de Diseño de Namyang

Lee a continuación: Nissan Qashqai 2014: prueba dinámica del 1.2 DIG-T y el 1.5 dCi

    Nissan Qashqai
    Solicita tu oferta desde 18.100 €
    • nombre

      Y mi pregunta es, tan difícil es hacer un producto final más acorde a los bocetos? Me da la sensación que piensan ” uff, nos ha quedado demasiado bonito, vamos a estropearlo un poco”.El boceto interior,minimalista, moderno…precioso, no me digáis que no se podía hacer prácticamente igual,y no uno más del montón, que no destaca en nada ni llame la atención (por mucho que se diga que la calidad de materiales ha aumentado..) Habría tenido el Evoque el éxito que tiene de no haber arriesgado como lo hizo??

      • Pues sí, lo es.
        Más allá de hacer un coche con unas proporciones tan agresivas como los bocetos que aparecen al principio, este también tiene que ser práctico. Hay que pensar en aerodinámica, en espacio a bordo, en tamaños de llanta razonables, en seguridad (atropellos a peatones), en coste de fabricación (pliegues de chapa, áreas de plástico pintado en el color de la carrocería o en negro).
        Al final no es tan sencillo.

        Por ejemplo, con el Juke se arriesgó bastante más y se preservaron muchísimos detalles de un prototipo (el Qazana) que cuando lo vi por primera vez en directo en un Salón de Ginebra me pareció imposible poner en los concesionarios algo parecido. Y ahí está el Juke…

        • nombre

          Me estas dando la razón,entiendo, con el ejemplo del Juke…,de todas formas, mi comentario iba más encaminado al interior
          Cuando vi el concep me ilusione, incluso baraje una posible compra, pero amigo, es que no tiene nada que ver!!!, como dije antes, es uno más del montón.

          • alexyn

            Pues viendo el boceto del interior y el resultado final, me parece que han sido muy fieles a la hora de conservar dicho boceto. Si hasta el volante es prácticamente igual. Otra cosa son las salidas de aire, pero eso es por practicidad.

    • xingular

      ¿El nuevo Qasquai, que es bastante distinto en cuanto concepto al anterior, acaba de ponerse a la venta y ya es un “best-seller”?

      • Qashqai no como segunda generación, sino como modelo en sí mismo, es un best-seller. Hasta este año ha seguido como uno de los modelos más vendidos en Europa y especialmente en mercados como el español, algo que llama la atención si tenemos en cuenta que estaba a punto de recibir un sustituto.

        No podemos vaticinar lo que va a suceder con esta segunda generación, pero indudablemente las ventas no van a caer y de hecho deberían repuntar – al menos este año – por el efecto novedad y el esfuerzo publicitario que hará Nissan.

    • gonzalo

      Sigo pensando que los “concept” o los bocetos más allá de ilusionarnos con lo que vendrá suponen en la mayoría de los casos el origen del desencanto que producen los modelos de producción . . . . . Es que en este ejemplo (Qasquai) la diferencia entre los bocetos y el modelo de producción es insultante, parecen coches distintos ! ! ! !

      • Alejandro

        Es una simple fuente de inspiración. Como si el diseñador desahogase sus ideas por ahí.

        • Pienso que en el fondo los diseñadores dicen con el prototipo: “esto es lo que quiero hacer” y después en el modelo final la marca dice: “esto es lo que puedes hacer”.

          De hecho, he tenido ocasión de hablar con diseñadores que han trabajado en proyectos de coches que se parecían mucho al prototipo del que partía el modelo y me reconocían con cierta sorpresa e ilusión que al ver el coche rodando por la calle se asemejase tanto con los prototipos que concibieron años atrás.

    • xupxup

      Cuando salen a producción esos kaskai con enormes llantas de 20 pulgadas, los papases y mamases se tiran de los pelos con la factura de las ruedas. 4 juegos de gomas 235/55×20″ a 260 euros oferta, hacen un total de 1040 euros. Ya no tienen para el chope de los niños.

    • Advan

      El proceso de diseño empieza siempre con las ideas reflejadas en el papel. Es más fácil desde el principio crear unos volúmenes que emocionen, con unas proporciones que se sabe desde un principio que no llegaran a proporción pero acercan a lo que se quiere conseguir. Luego todo eso se depura para hacerlo producible (hay unos costes y unas limitaciones, ya sean legales, mecánicas, etc) es donde intervienen más lo ingenieros que los diseñadores (aunque en algunas marcas, especialmente las francesas los diseñadores tienen bastante peso). Son los ingenieros los que te dan el package que tiene que tener el vehículo, los “hardpoints” que no puedes tocar, y es entonces donde se produce el enfrentamiento entre lo que puede ser “bonito” “llamativo” “artístico” y lo realmente viable.

      Los concepts sirven para adelantarse y sacar de ellos lenguajes, lineas o detalles que se aplicaran en los modelos de producción dento del margen de lo viable. El coche de producción no es solo carrocería en el interior se comparten elementos con otros modelos, tiene que pasar pruebas de resistencia de materiales, homolagaciones, etc… Se producen muchos cambios. Por otro lado hay marcas que hacen concepts que mas que adelantar al modelo de producción son ya el propio modelo de producción, esto lo estamos viendo con Land Rover-Jaguar, que desde que naciera el Evoque como concept, tal fue su acogida que dedicieron arriesgar y sacarlo tal cual a producción. En mi opinión son apuestas seguras, ya que el toque conceptual lo pueden dar detalles tecnológicos, pero si el trabajo de la carrocería ya es de por sí producible te aseguras que si al público gusta, tendrá luego su repercusión en el modelo que vas a vender.

      Hablando del Qashqai, se ve aun cierta herencia del lenguaje del Qazana, pero ya se está adoptando el nuevo lenguaje que vimos en el Resonance, el Friend-Me y ahora en el Sport Sedán presentado en Detroit. Creo que están incluyendo poco a poco ese nuevo lenguaje, con la nueva parrilla, las ópticas y ciertas aristas, dejándo al Qashqai como paso intermedio. Seguramente el nuevo GT-R (como buque insignia y halo de la marca) si que luzca un lenguaje más cercano a la nueva imágen de Nissan, líneas más tensas, pero buscando dinamismo en las aristas, posibles techos “flotantes”, las ópticas boomerang, los nervios del capó que desembocan en la gran parrilla con la V cromada… El Sport Sedán es prueba de ello y por ahí andarán los tiros.

    • Paco Tce

      Es verdad que del concept a los modelos de producción va un mundo, pero si nos fijamos bien no es un mundo tan grande como parece, ya lo dije con el Subaru, hay que fijarse en los pequeños detalles para ver los parecidos entre unos y otros, las formas, los nervios, etc. a parte de esto también tenemos que ver la “imagen de marca”, ya que tiene que compartir parte de diseño con el resto de la gama para que los potenciales compradores puedan identificarlo rápidamente.