Kia coquetea con la idea instalar un turbo eléctrico en sus mecánicas

 |  @ClaveroD  | 

Kia ha descubierto en Ginebra la que será una de sus cartas para seguir creciendo en Europa a medio plazo. La firma coreana ha puesto manos a la obra su centro de investigación en Europa para poner sobre la mesa un nuevo esquema semihíbrido que habla de diseño modular para adaptarse a motores diésel y gasolina y de un nuevo turbocompresor eléctrico que conseguiría reducir los consumos en un 15%.

En plena expansión de los sistemas microhíbridos, sistemas Start/Stop, Kia va un paso más allá y decide implementar un sismtea semihíbrido basado en una instalación trabajando a 48 Voltios para limitar las pérdidas y aumentar la potencia final disponible. Con este sistema, electrificar mayor número de componentes es viable, motivo por el que se decide apostar por el turbocompresor eléctrico con todos los beneficios que ello implica.

Turbos eléctricos: el gran salto en rendimiento y eficiencia

Hablamos de un “turbo” siempre disponible, sin importar carga del motor o revoluciones

Para responder rápido a cuáles son las ventajas de un turbocompresor eléctrico, resumiré todas ellas en sólo una: independencia total del funcionamiento del propulsor. Traduciéndose esto en la posibilidad de adaptar las condiciones de sobrealimentación a cualquier régimen y estado de carga del propulsor, buscando siempre mantener óptimos valores de sobrepresión en los cilindros sin tener por ello que depender de los gases de escape.

Aquí sí que podríamos decir adiós de una vez por todas a los defectos del lag. Un adiós que evitaría tener que recurrir a complejos diseños como las geometrías variables, el Twin-Scroll o el uso de múltiples turbocompresores en serie, paralelo o cascada.

Hablamos de el turbocompresor perfecto si nos ceñimos a lo que a parámetros de funcionamiento se refiere. Además, la eliminación de la turbina movida por los gases de escape consigue eliminar los problemas por temperatura, lubricación y posicionamiento del sistema. Los nuevos turbocompresores eléctricos podrán ubicarse allí donde exista un hueco, consiguiendo los primeros prototipos no necesitar del uso de intercoolers adicionales dada la menor transmisión de calor que se produciría en estos nuevos turbos.

El verdadero problema del automóvil actual es tener que seguir trabajando con instalaciones a 12 voltios

Así y todo, el turbocompresor eléctrico no es un todo-ventajas, pues hasta la fecha sigue destapándose como un sistema de alto consumo eléctrico donde un motor eléctrico debe alcanzar hasta 200.000 revoluciones por minuto sin problemas de fricción o temperatura sobre el eje de la turbina que realiza la sobrealimentación. Parece sencillo, pero no lo es.

La apuesta de Kia por las baterías Lead-Carbon, una tecnología que mejora el rendimiento y capacidad de las baterías de plomo-ácido de toda la vida, y el uso de un motor/generador haciendo las veces de alternador sobredimensionado son las claves para que el turbocompresor eléctrico sea viable prometiendo un a reducción del consumo del 15% con un aumento del rendimiento del 20%.

Fuente: Kia
En Diariomotor: ¿Por qué los nuevos motores de la Fórmula 1 serán tan impresionantes?
En Tecmovia: El turbocompresor eléctrico ya está listo para pasar a producción en masa

Lee a continuación: Kia Optima Hybrid 2014: regresará actualizado a finales de año

  • Alberto Piqueras Ramos

    Aparentemente la maravilla la varias veces comentada estaría por hacerse realidad, por lo cual es muy importante conocer en que modelo y cuando aparecería en producción.

    Saludos.

  • tan-tan

    entonces, un gt4 stinger turbo sin lag, con sonido atmosferico(no tiene la turbina de escape) y mejor consumo……, si lo logran.. uff jaja, se ganaran mas que el respeto de todos

  • NEMO

    Me pregunto si un turbo eléctrico tiene su ventaja en la eliminación del ‘lag’… pero a cambio sigue necesitando un generador actuando como alternador (de mayores dimensiones)… Lo que ello conlleva de peso (fuente de alimentación y consumo de energía de ésta), dependiendo para ello de unas nuevas baterías de mayor eficiencia y demás… ¿Vale la pena para prescindir de un ‘intercooler’? ¿No es mejor seguir desarrollando (optimizando) directamente el uso de compresores?

    Saludos

    • Rest

      Hola, Nemo; razón no te falta.

      El verdadero inconveniente que expones crees que podría solventarse creando una sola pieza que actúe como turbo eléctrico y que en sí misma sea un alternador condensador acumulador transformador? Algo así como por ejemplo el sist. de de frenada regenerativa de Mazda, que no requiere de un motor ni baterías solidarios al esquema, pero en este caso que te presento, en vez de vincular la energía al climatizador o al equipo de sonido, fuese para turbar constantemente al motor de manera inteligente y sin excluir una posible demanda del uso que quiera optar el conductor en determinadas ocasiones.

      • NEMO

        Pues, no estaría nada mal.

        Pero, en realidad; me refiero a que, si el motivo para la utilización del turbo eléctrico es prescindir del lag. Quizá antes de depender de baterías auxiliares, alternadores (motores) mayores y demás, sería bastante más sencillo (quizá también eficiente), montar un compresor. A partir de éste, tecnológicamente tan solo dependiente de un intercooler, mejorar (optimizar) temperaturas de funcionamiento e ir investigando en nuevos materiales.

        ¿Quizá un compresor más un sistema de inyección de agua? Sistemas ya conocidos desde la Segunda Guerra Mundial, de baja dependencia tecnológica y que mejoran las prestaciones y el consumo.

        Te dejo un ejemplo: gmr-uk.co.uk

        Saludos

        • Rest

          Efectivamente, ya contando como resolución que el turbo eléctrico aplacaría totalmente ese lag como lastre para coronarse como un turbo ideal sin necesidad de incorporar algunos intercoolers adicionales para calmar calores, la problemática reside en el uso de baterías para tal fin, lo que a mi juicio, el sistema que imagino, sería menos complejo, más compacto, ahorraría costes producido en masa, haría un coche menos pesado, más ahorrador y su sostenibilidad con el medio ambiente sería más saludable de principio a fin.

          Un saludo.