Mitsubishi Space Star, a prueba: un utilitario urbano que entiende las necesidades de sus clientes

La apuesta de Mitsubishi nos ha gustado. Práctico, económico y muy bien equipado para su precio. Rehuye los fuegos de artificio, la personalización, y opta por una estética moderna y agradable, pero a la vez sencilla.
 |  @davidvillarreal  | 

Como lo prometido es deuda, os traemos nuestra análisis a fondo, nuestra prueba del Mitsubishi Space Star. Mitsubishi no podía haber escogido mejor momento para su lanzamiento en Europa, en plena oleada de productos urbanos, de pequeños utilitarios que están llamados a conquistar la ciudad. Y con la cantidad de productos que llegarán en los próximos meses, me pregunto, ¿qué es lo que tiene que ofrecer este producto respecto a su competencia? ¿qué es lo que busca el cliente de un coche urbanita, de lo que venimos conociendo como un segmento A? Imagino que buscará un coche manejable, que sea ágil en la ciudad; que en lo limitado de sus cotas distribuya bien el espacio; que sea cómodo; y que de paso sea económico, bien equipado y ahorrador. Pues ante nosotros un producto que cumple, con creces, con todas estas premisas.

Y, para ser justos, también es cierto que el Mitsubishi Space Star no llega a los concesionarios con ese halo que acompañará a sus rivales, cargados de tecnología y de detalles de personalización – siempre opcionales – pensados para no pasar desapercibido allá por donde vayas. Y una vez más, me vuelvo a preguntar, ¿de verdad el grueso de los clientes de esta categoría busca un coche con adhesivos y varios tonos para la carrocería? ¿no debería primar que sea económico y razonable? Tengamos en cuenta que el segmento A es el favorito de los que están pensando en un segundo o tercer coche en casa.

Y antes de seguir, pensemos que algunos de sus rivales arrancarán en torno a los 9.500€, el precio por el cual tendrás el Mitsubishi Space Star más caro, con descuento de la marca y Plan PIVE, con 80 CV y una dotación de equipamiento muy completa para un coche de estas características. ¿Qué más ofrece el Space Star? ¿Cuáles son sus virtudes y sus defectos?

El nuevo Space Star es moderno y atractivo, pero sobre todo razonable

Rehuye del aspecto de coche barato y apuesta por diseño juvenil y sobriedad sin fuegos de artificio, sin posibilidades de personalización que vayan más allá de los diferentes tonos de carrocería disponibles.

Es cierto que el Mitsubishi Space Star es un coche asequible, primero por pertenecer a un segmento económico y segundo por gozar de un precio muy correcto para su equipamiento, pero en cualquier caso, de puertas para fuera, no tiene imagen de coche, por decirlo de alguna forma, barato. Su aspecto, de hecho, es más bien moderno y jovial, líneas redondeadas, formas proporcionadas y algunos detalles que sinceramente le favorecen, como el emblema de Mitsubishi bajo el capó, o un alerón trasero bien integrado en el portón del maletero. El Space Star ya no es aquel pequeño monovolumen de antaño, sino un utilitario urbano que, como veremos a continuación, también puede rascar algunas ventas a modelos de categorías superiores, a los Corsa, Fiesta, Clio…

Hay un detalle que en vivo y en directo me sorprendió bastante. Cuando ya me había dado por vencido en propugnar que, si bien es cierto, una llanta grande queda bien, siempre hace un flaco favor a la dinámica, el confort y la agilidad de un vehículo. Pero los diseñadores, en general, se han obcecado en concebir automóviles, incluso en los segmentos inferiores, que han sido diseñados con grandes pasos de rueda, para equipar llantas de diámetros que sinceramente me parecen contraproducentes. Y si no los equipas, es cierto que el coche pierde mucho encanto.

En cambio, este Mitsubishi Space Star en su línea Motion equipa una llanta de aleación de 15”, y no hay opción a llantas de mayor diámetro, y sinceramente quedan perfectas en su diseño. A mi juicio es el tamaño perfecto para un coche como este – y he llegado a conducir con llantas de 18” en coches más pequeños – para no lastrar sus prestaciones, ni su maniobrabilidad.

Sencillo, pero también práctico, a bordo del Mitsubishi Space Star

A bordo tampoco hay fuegos de artificios, el Mitsubishi Space Star emplea materiales sencillos, busca la funcionalidad, y los ajustes son correctos, sin más. Esta unidad ya viene equipada con manos libres Bluetooth y climatizador, pero carece de las últimas tecnologías que ya vemos en sus rivales, de equipos de entretenimiento avanzados con pantallas táctiles y navegador. Puede que esta no sea la prioridad de muchos compradores y, en tal caso, no hay problema. Pero sí es una pena que no exista esa opción y la única solución que tengamos sea la de equipar un sistema aftermarket, un navegador accesorio.

Al final os detallaré el equipamiento de Motion respecto al más básico, el Challenge, pero os aseguro que por 900€ no tengo la menor duda de que el Motion merece la pena. Esta línea ya incluye el pomo del cambio y el volante con el aro forrado en piel, en ambos casos muy agradables al tacto. El volante multifunción permite acceder a los controles del equipo de sonido y el manos libres Bluetooth, pero también utilizar un control de crucero que en el acabado Motion es de serie.

Los tapizados de los asientos son de tela, visualmente sencillos, y no son una maravilla en ergonomía, pero sí gozan de un mullido confortable. El puesto de conducción prima una posición con la base alta, lo cual agradecen muchos conductores para controlar la carretera y maniobrar bien, algo que es especialmente sencillo con un coche como este, con un voladizo frontal muy corto. Con 1,69 metros de altura, no tardé en encontrar una buena posición al volante, pero para alturas fuera de los rangos más comunes quizás convenga probar antes los ajustes del conductor. El volante cuenta con ajuste en altura, pero no en profundidad.

Con el nivel de equipamiento Motion hay detalles realmente buenos, como el arranque sin llave, por botón. Un botón que, por cierto, se encuentra a la izquierda, un detalle curioso que, como anécdota, recuerda a la tradición de Porsche. La llave inalámbrica también sirve para la apertura de puertas, por lo que en realidad no es necesario que saquemos esta del bolsillo. Un botón junto al tirador de la puerta nos permite desbloquear el cierre, otro botón nos permite el arranque y la detención del motor y, por último, con el mismo botón junto al tirador de las puertas también podemos bloquear el cierre de puertas. Aún así, en la consola central se ha reservado una ranura para colocar la llave inalámbrica.

Está a un gran nivel en espacio y confort para los pasajeros

Este Space Star no deja de darnos sorpresas, y en la mayoría de los casos gratas sorpresas. Antes de probarlo nos decían que el Mitsubishi Space Star goza con tres plazas traseras reales. Hay que tener en cuenta que en esta categoría es habitual que la banqueta trasera solo cuente con dos plazas. Este coche está homologado para tres pasajeros y, bien es cierto que no va a gozar de una banqueta lo suficientemente ancha como para viajes largos, pero sus tres reposacabezas y una banqueta corrida, completamente lisa, permiten que el pasajero del centro viaje relativamente cómodo y seguro, al menos en trayectos cortos, urbanos. Además, el espacio para las piernas es realmente holgado, no mucho más limitado que el que ofrecen modelos de una categoría superior.

En cuanto al maletero de nuevo nos encontramos con que este es bastante espacioso. No hay dobles fondos practicables, ni una bandeja que nos permita organizar la carga, pero sí un hueco bastante profundo como para alojar bastante carga (hasta un volumen de 235 litros)

Para alcanzar esas cifras de carga, el Mitsubishi Space Star ha tenido que renunciar a rueda de repuesto temporal. Bajo el suelo del maletero se encuentra un kit de reparación de pinchazos.

La banqueta posterior cuenta con respaldos abatibles en dos piezas (60:40). El sistema para abatir los asientos también es sumamente sencillo, basta tirar de un cordel en el interior del maletero y los respaldos ceden.

Challenge y Motion: la gama Mitsubishi Space Star

Por 900€ más, tienes un Mitsubishi Space Star con una dotación de equipamiento muy completa, y detalles que siempre gustan, como las llantas de aleación de 15” y el acceso y arranque inalámbrico, sin llave.

Como ya os decía anteriormente, el Mitsubishi Space Star está disponible en dos gamas. La más básica es el 100 MPI Challenge, por 8.600€ (incluyendo PIVE y descuento de la marca), con 71 CV de potencia y una dotación de serie que incluye aire acondicionado, control de tracción y estabilidad, airbags delanteros, laterales y de cortina, elevalunas eléctricos delanteros, cierre centralizado con mando a distancia, equipo de sonido con toma auxiliar y puerto USB, retrovisores exteriores eléctricos y un pequeño spoiler trasero.

Pero, sinceramente, estoy convencido de que merece la pena invertir 900€ más y optar por el 120 MPI Motion, el que probamos nosotros. Cuenta con un motor de 80 CV y de serie ya incluye climatizador automático, acceso y arranque sin llave, volante de cuero multifunción (para manipular el equipo de sonido, el control de velocidad y el manos libres Bluetooth, sensores de lluvia y faros, elevalunas eléctricos en las cuatro puertas, llantas de aleación de 15”, retrovisores eléctricos con intermitentes integrados, faros antiniebla con función de luz diurna y cristales traseros oscurecidos.

Aguardad a la próxima entrega de esta prueba, en la que os hablaremos de dinámica, motores y consumos. Os aseguro que, una vez más, este Mitsubishi Space Star sorprende.

En Diariomotor: Mitsubishi Space Star: nueva fórmula urbana y económica

Lee a continuación: Mitsubishi Space Star: nueva fórmula urbana y económica