Si crees que sabes conducir en rotondas, ¿por qué sigues haciéndolo mal?

 |  @davidvillarreal  | 

El tema de las rotondas, también conocidas técnicamente como glorietas, es realmente polémico. Todo el mundo cree conducir bien en rotondas con varios carriles, pero a la vista está que el tema sigue generando una larga lista de falsos mitos, de creencias erróneas y de malos hábitos que, en última instancia, no es sencillo corregir. Ante lo cual es fácil culpar de todo a la DGT, cerrarte en banda, defender hasta el final tu postura sea correcta o no y, lo que aún es peor, no hacer propósito de enmienda y corregir tu forma de conducir en rotondas.

Y antes de seguir saldré del armario, para dar ejemplo, aceptaré el escarnio público y reconoceré, no sin cierto rubor, que yo no conduzco bien en rotondas.

El conductor del carril interior nunca debe cruzarse por delante de los que circulan por el carril exterior. El carril interior tampoco ha sido concebido para acortar en línea recta para seguir de frente.

Que las rotondas se nos siguen atragantando es tan obvio como echar un vistazo a los comentarios en la infografía de la DGT que divulgamos hace unos días en nuestro canal de Facebook. El tema daba para un acalorado debate, aunque la evidencia de diferentes errores sea bastante obvia. Lo que dice esta infografía, que a fin de cuentas es lo que dice la DGT, va a misa. Cumplir o incumplir estas normas puede marcar la diferencia entre cargar con la culpabilidad de un siniestro o recibir una bonita receta, una multa, de los agentes de la ley.

Se han dado casos, incluso, de controles en el municipio de turno en los que se persigue precisamente el incorrecto uso de los carriles o la ruptura de la prioridad de paso. Conducir mal en una rotonda no solo puede llevarte a situaciones de riesgo, en el peor de los casos accidentes, sino también costarte una multa.

En la infografía superior ya se aprecian claramente dos tipos de malos conductores de rotonda, los que abandonan la salida directamente desde el carril interior para cruzarse delante del conductor que circulaba correctamente por su carril exterior, y los que directamente acortan la rotonda en línea recta para seguir de frente, porque como todo el mundo sabe, nótese la ironía, ahorra movimientos de volante.

Falso mito: No es cierto que solo puedas utilizar el carril exterior, ni tampoco que siempre debas utilizar el carril interior para girar a la izquierda o cambiar de sentido.

Es una lástima que esta infografía, que resulta muy instructiva para comprobar los errores más evidentes, no aporte luz sobre un tema aún más complejo y difícil de comprender, el del uso del carril interior. Seguro que habrás escuchado alguna vez a alguien asegurar que solo se puede utilizar el carril exterior y que cumple con esta regla a rajatabla, como si tras pisar la línea discontinua que separa ambos carriles existiese un abismo por el que pudiera despeñarse. Error.

También habrás escuchado otro mito muy común, el responsable de mi mal hábito conduciendo en rotondas, el de que la norma diría que para seguir recto o girar a la derecha hay que utilizar el carril exterior y que para girar a la izquierda o cambiar de sentido, siempre hay que utilizar el carril interior. Estoy seguro de que hace años a más de uno también os habrán enseñado a conducir así. Este último mito, por cierto, es ley en Portugal, donde circular por el carril exterior para coger otra salida que no sea la primera, o la segunda de la derecha, puede acarrear multa de 300€ (ver comunicado de la DGT).

Pero en España, a diferencia de Portugal, no existe una norma específica sobre el uso de los carriles para ese tipo especial de intersección que es la rotonda. La única norma que prevalece es la de que siempre debemos circular por el carril derecho, salvo que las circunstancias exijan que utilicemos el carril izquierdo, y circular por el carril más cercano a la salida que hemos de tomar. Amén de todas aquellas normas, que no creo que sea necesario recordar, sobre la prioridad de paso y la señalización de las maniobras.

Evidentemente, aquel que se haya abonado al carril exterior gozará de esa supuesta autoridad que le otorga tener la prioridad siempre, una vez ya haya entrado en la rotonda, e independientemente de las vueltas que quiera dar. Lo cual es cierto. Un conductor que circule por el carril interior, no podrá – cumpliendo la ley – interponerse en su camino, puesto que para coger el carril exterior y salir de la rotonda tendrá que efectuar el cambio con espacio y seguridad. Ahí es precisamente donde surge otra falsa creencia, la de que el carril exterior solo se puede utilizar para adelantar, en ocasiones difundida por fuentes oficiales, como bien se puede apreciar en el vídeo superior.

Es el problema de no tener una normativa precisa y concreta en este sentido. Primero, que surjan diferentes interpretaciones sobre el comportamiento de un conductor en una situación tan peliaguda como el paso por una rotonda. Segundo, que se asuman como normas algunos criterios de conducción que sí es cierto que cumplen con el reglamento de circulación, pero que no aparecen como normas en ningún sitio. Y tercero, que en la elección del criterio para tomar un carril u otro no prime, por el punto anterior, la elección del criterio que – cumpliendo con el reglamento – entrañe menos riesgos para los conductores.

En ocasiones, esos mensajes que se difunden desde fuentes oficiales, también son contradictorios. En el número de la revista de la DGT que se presentaba la infografía que hemos publicado más arriba, también se apunta a otras razones de peso para utilizar el carril interior de la rotonda (ver infografía más abajo, punto 6, página 30, de la revista interactiva de la DGT).

El carril interior puede y debe utilizarse para adecuarse a la circulación, por ejemplo para evitar un atasco que se haya producido en el carril exterior por la congestión de la primera salida, si esta no fuera la nuestra, o para facilitar la incorporación a la glorieta de vehículos que estén esperando también en ese lado derecho. Por supuesto, respetando la prioridad de los conductores del carril al que nos vayamos a incorporar y señalizando convenientemente la maniobra. Considerando que tienes que adecuarte a la circulación y que prevalece el hecho de que debas circular por la derecha, el tráfico presente en la rotonda también puede ser razón suficiente para escoger el carril interior si vamos a tomar la última salida.

Otra razón de peso para utilizar el carril interior es anticiparse a una de las situaciones más peligrosas en una rotonda, que se nos cruce un coche bruscamente para salir de la rotonda. Para la cual no tendré ningún problema, aunque sea de nuestra competencia, en mencionar la guía de mi colega Josep Camós, que de seguridad vial sabe un rato. A esta situación Josep la denominaba el hachazo.

En una rotonda con tráfico fluido y coches incorporándose continuamente para efectuar diferentes giros, si queremos hacer un cambio de sentido o girar a la izquierda y nos hemos abonado al carril derecho, es fácil que en algún momento nuestra trayectoria se cruce con la de otro coche y que ese conductor no sepa, o no quiera saber, que ni tiene prioridad para realizar ese cambio de carril, ni debe hacerlo si no es en condiciones de seguridad. En la primera infografía de la DGT, estos conductores serían los representados por el coche naranja, los rojos, y el rosa, que a su vez se cruzan en la trayectoria de los coches azules y verde.

Quizás esa fuera la razón por la cual a muchos nos enseñaron, prácticamente como un dogma de fe, que para girar hacia la izquierda o seguir recto, siempre debíamos incorporarnos por la izquierda al carril interior.

Si la circunstancias no lo exigen, nunca te cambiarías al carril izquierdo de una autovía para tomar la siguiente salida. Entonces, ¿por qué lo haces en una rotonda?

Y es aquí donde entramos en otro error bastante frecuente y el más habitual en el que escribe estas líneas. Que en un momento dado podamos utilizar el carril interior para adecuarnos a las condiciones del tráfico, no quiere decir que siempre debamos y podamos hacerlo así. De hecho, volvemos a recordar que dentro y fuera de las rotondas, también prevalece la norma de que siempre debemos circular por el carril derecho, salvo que las circunstancias exijan que utilicemos el carril izquierdo. Por lo tanto, tomar el carril izquierdo para girar a la izquierda o salir de una rotonda por la última salida, ni tiene sentido, ni cumple con la ley. Y yo prometo aplicarme el cuento en este sentido…

Y es que, por mucho que te cueste entenderlo así, esa fuente, o esa escultura rodeada de coches no es una intersección al uso, es una intersección con carácter especial. Y la mejor forma de entender el comportamiento que debemos tener en una rotonda con varios carriles, es tener una imagen mental de ella como una autovía de dos carriles diseñada en forma de circunferencia, en la que cada una de las salidas e incorporaciones de la derecha son similares a las que nos encontraríamos en una carretera normal y corriente.

Por lo tanto, si nunca utilizarías el carril izquierdo para tomar la siguiente salida a la derecha, ¿por qué lo haces en una rotonda?

Conclusiones

  • No es cierto que tengas que utilizar el carril interior para girar a la izquierda o tomar la última salida. Salvo que sea necesario para adecuarte al tráfico, tu carril siempre tendrá que ser el exterior.
  • No es cierto que siempre tengas que utilizar el carril exterior. El interior puede y debe utilizarse para adecuarse a las condiciones del tráfico.
  • Nunca debes tomar una salida directamente desde el carril interior. Antes de tomar una salida de la rotonda debes incorporarte al carril exterior, respetando la prioridad de los vehículos que circulen por ese carril.
  • Nunca jamás debes cruzar carriles y acortar la trayectoria para seguir recto en una rotonda.

Fuente: DGT
En Diariomotor: Tabla de sanciones por exceso de velocidad

Lee a continuación: La prueba del alce, ¿por qué damos tanta importancia a sus resultados?

  • Rubenji

    Qué bien y que elegantes las instrucciones. La duda me viene en rotondas faraónicas en las que tienen cuatro carriles de entrada y cuatro de salida. Si los cuatro coches que entran se tienen que poner en el carril exterior, si quiesieran salir por la misma salida, como acceden y salen de la rotonda? En serio. Que alguien me explique como aplico la teoría a esta rotonda https://www.google.es/maps/search/sanchinarro/@40.4884191,-3.6565732,423m/data=!3m1!1e3

  • paco

    Vale y si estamos en una carretera con tres carriles y entramos en una rotonda de dos, cómo lo hacemos?

    • humberto

      Entran los de la derecha y los del centro primero. El de la izquierda tiene que esperar a que no haya vehículos en el carril central (explicación de la policía local de mi ciudad).

      En cuanto a la conducción por las glorietas, siempre circulo por la derecha, a no ser que lleve mucha prisa. En ese caso, reconozco que salgo por la izquierda o el carril central con precaución, y si no puedo salir, doy la vuelta a la rotonda colocándome en el carril derecho (que es lo correcto).

      Lo peor de todo esto, es que muchos conductores se cruzan delante tuya cerrándote en seco,y muchos te increpan porque piensan que tú lo haces mal. Luego están esos otros conductores que frenan en la rotonda para salir, obstaculizando todo el carril. Yo hace tiempo que perdíla fe con las glorietas en este país. Cada uno va a lo suyo.

  • victor

    Todo Dios al carril de la derecha. Si hay dos pues al de la derecha, si hay tres al de la derecha también. No es tan complicado.

  • JotaE

    Yo estudio en Badajoz y hay una rotonda en la que cuando paso siempre pretendo quedarme y salir por la ultima salida, pues bien, si al quedarme no indico con el intermitente izquierdo, los coches que se pretenden incorporar me darían un golpe de seguro, ya lo tengo comprobado. Ademas de que tengo que girar mas para quedarme en la rotonda que ellos para incorporarse ya que les cae casi recta.

    • Qbert

      quien se inventaría lo del intermitente a la izquierda para señalar que que sigo en la rotonda y no tomo esa salida. En el pueblo donde vivo la mayoría que marca intermitente lo hace mal. Solo hay que marcar intermitente hacia la derecha para señalar la salida que tomaras. Si no marco intermitente, sigo en la rotonda. ¿Tan difícil es?.

      • Mike Vinokurov

        Vamos a ver, Qbert. El obligatorio es el de la derecha, pero por desgracia parece que en este país su uso es más decorativo que otra cosa. Si utilizas el intermitente a la izquierda es para hacer ver que vas a seguir por la rotonda (aunque no sea necesario), evitando así un posible accidente. Es lo mismo que cuando llevas las luces un día nublado: es para que te vean…

        • F(Clemente)1

          Yo eso del intermitente izquierdo también lo hago por miedo a que me den un golpe. Cuando veo a alguien en el interior de la rotonda y no voy a salir por la primera salida, le marco y así se dan cuentan.
          Pero está mal, porque poniendo el intermitente izquierdo no indicas que vas a seguir en la rotonda, indicas que vas a pasar al carril izquierdo de la rotonda. Es como dice Qbert, si no pones intermitente, sigues dentro. Pero bueno, como la gente parece que le cobren por poner intermitente, pues no sabes donde van la mayoría de las veces.

  • El rafita

    Eso de ir siempre por la derecha… será fuera de casco urbano.

  • xupa xups

    Desgraciadamente este blog no lo leen los torpes e inútiles que circulan por nuestras rotondas. Simplemente hay que sobrevivir en las glorietas porque hay mucha gente que entra sin mirar aunque tu estés a 10 metros de ellos. Hay que dar una nueva vuelta completa a la rotonda para tomar tu destino sin aspavientos ni nervios. Porque la policía local está vigilando la velocidad, están obsesionados con la velocidad.. Y las rotondas faraónicas son una delicia, cuando no hay coches, algunas admiten 90 km/h, un pasote, tio.. ..jejej

  • Sergio Rincón

    Por ser de fuera de España muchas explicaciones me vienen de perlas, aunque en la primera pasada no lo hubiera entendido, pues todo el asunto parece venir bastante traído de los cabellos y tiene tantos retorcijones y detalles que haría falta bastante tiempo para aprenderlo bien, aunque como ya dije, con los lineamientos del artículo me doy por iluminado ya que en mi país se conduce ‘sin dios ni ley’.

  • anonimono

    Rotonda sin fuente toda de frente

  • Ginkler

    David, te has dejado la norma no escrita según la cual está terminantemente prohibido dar la vuelta a la rotonda si no puedes salir en tu salida o la obligatoriedad de parar totalmente en las rotondas si estás perdido y tienes que leer los carteles de cada salida.

  • miguel 2013

    el problema reside en que ahí rotondas, glorietas y plazas y cada una se coge diferente y tiene prioridad diferente, porno decir que siempre yo he opinado que a todos los onductores nos deberían mandar a casa un nuevo libro o en su defecto las nuevas normativas cada año, igual que se ponen con las multas, no puede una persona que ha sacado el carnet hace 10 años estar igual de informados que los noveles…ese es el gran problema, si hasta los taxistas conducen mal, se pasan en el coche sentados esperando mas tiempo que conduciendo….

  • VVG92

    Me parece un tema muy interesante y muy bien explicado, pero aun así hay rotondas en las que casi hace falta ser ingeniero para saber por qué carril has de entrar para no entorpecer la circulación, en este ejemplo lo de ir por el carril de la derecha sólo sería posible para salir por la primera o la segunda salida, mientras que el central y el izquierdo para cambios de sentido, seguir recto o salir por la tercera salida, por lo que siempre hay casos excepcionales en los que la “regla general” es muy difícil de aplicar.

  • Chuck Statham

    No estoy para nada de acuerdo con absolutamente nada de lo aquí expuesto. Las rotondas, de toda la vida, por mucho que se empeñe la DGT, las autoescuelas o las aseguradoras, se concibieron con la premisa de ser como un cruce de los de antes, convertido en un cruce con una isleta en todo el medio. Me explico: si vas a girar a la derecha o vas a tirar de frente, por el de fuera (entrando a la rotonda por el carril derecho y evidentemente señalizando todos los movimientos con el olvidado y desconocido intermitente), y si vas a seguir de frente, girar a la izquierda, o hacer un cambio de sentido, por el de dentro (accediendo a la rotonda por el carril izquierdo y, de nuevo, señalizando). Punto y final. Si todo el mundo lo hace así, insisto, TODO EL MUNDO, y ningún listo se te mete en la rotonda al carril de fuera cuando vas por el interior (a fin de cuentas, el de dentro de la rotonda tiene prioridad sobre los que acceden), no existe riesgo ninguno de accidente, ni colisión, y así es como debería ser y nadie en este puñetero país se entera. Y todo el mundo igual. Y se hace apología de un mal uso de las rotondas hasta en blogs distinguidos como éste. BASTA YA, POR FAVOR. Desde aquí, me despido y aprovecho para mandar un saludo a todas aquellas personas que luchan contra los síndromes de “Me hago toda la rotonda por fuera pitando a los que lo hacen bien”, “Las aseguradoras me amparan”, “La rotonda es como una vía normal y corriente pero circular e infinita”, “Me meto en la rotonda por el carril de fuera porque está libre, aunque alguien vaya por el de dentro”, etc. Freidme a negativos, si quieréis, pero la realidad me da la razón.

    • Bl@nquito

      Siento ser grosero, pero no tienes ni p**a idea.
      No puedes saltarte el carril exterior porque yo lo valgo y si hay alguien ocupándolo, tendrás que ponerte detrás suyo o dar toda la vuelta.
      Para algo una rotonda es una vía giratoria de circulación infinita.

      • Chuck Statham

        Bueno, pues efectivamente, eres un maleducado, un grosero y, si me lo permites, un ignorante. No me das ningún argumento de peso y encima faltas al respeto haciendo juicios de valor.

        Las rotondas no funcionan como se nos ha hecho creer en este país. No son una vía giratoria de circulación infinita, ¿dónde has leído tú eso? ¿De dónde te lo sacas, aparte de artículos de opinión? ¡La DGT nunca se ha pronunciado al respecto! Según el Código de Circulación, las glorietas (o rotondas, aunque no son estrictamente la misma cosa), son un tipo especial de INTERSECCIÓN. No dice por ningún lado que sea una vía circular infinita con salidas a su derecha. Eso es un error de concepto que se ha venido explicando por activa y por pasiva en los diferentes organismos competentes: Guardia Civil, Tráfico, en las propias autoescuelas, en un momento de escasa lucidez y gran pereza.

        Las glorietas, si te has fijado convenientemente, vienen a sustituir un punto del tráfico donde antes existía un cruce de caminos (lo que viene siendo una INTERSECCIÓN), y su funcionamiento es similar a éste, además de que es lo más lógico. Si llegas a una glorieta y quieres girar a la derecha o seguir de frente, te pones en el carril derecho y haces la rotonda por el carril derecho. Si llegas a la rotonda y quieres hacer un cambio de sentido o girar a la izquierda o seguir de frente, te pones en el carril izquierdo y usas el carril interior para salir al carril izquierdo de la vía que buscas. Si el funcionamiento fuera ése, precisamente, y todo el mundo respetara las señales R-1 (Ceda el Paso) como se deben respetar en una glorieta, no habría cortes de trayectoria (los llamados “hachazos”).

        El caso que tú indicas, en el que hay alguien ocupando el carril exterior y tú cruzas su trayectoria es IMPOSIBLE según la dinámica original de las rotondas (y que en este santo país nos hemos saltado a la torera). “¿Por qué?”, te estarás preguntando. Muy sencillo. Si yo entro en una rotonda por el carril de la izquierda, puedo hacer tres cosas: seguir de frente por el carril de la izquierda, girar a la izquierda por el carril de la izquierda y dar la vuelta completa y salir al carril de la izquierda. En lo que yo circulo por el carril interior, NADIE, repito, NADIE, puede acceder a la rotonda, ni siquiera al carril exterior, porque está faltando a mi preferencia sobre los que acceden, por el simple hecho estar dentro de la intersección (dentro de la glorieta), y tampoco puedo llevar a nadie a la derecha en caso de querer salir, porque si ese conductor entró conmigo en la rotonda (única opción), al ir por el carril exterior ha tenido que tomar su primera salida (la cual yo no puedo tomar por ir por el carril interior) o seguir de frente por su carril. Así que, como puedes comprobar, no hay cortes de trayectoria.

        En fin, disculpas por el tocho, pero es que estoy ya un poco cansado de gente como tú, no te lo tomes a mal, pero creo que hay muchas formas de decir las cosas. Por último, te aconsejo que, si sabes inglés más o menos (tampoco hace mucha falta porque es muy gráfico), te veas este vídeo en el que se explica con claridad cómo funcionan realmente las rotondas utilizando el sistema para el que fueron creadas. https://www.youtube.com/watch?v=8wIoR7fpPJM

        • Bl@nquito

          En ese vídeo he visto varios casos que se habrían evitado con la prioridad del exterior, como debe ser.
          Entiendo que si vas a salir más allá de los 180º vayas por dentro para luego salir, pero basta que en el sentido contrario se incorpore alguien para que te toque dar toda la vuelta.
          Lo siento pero el concepto estaría bien si no fuese por su nula aplicación al mundo real.
          Yo seguiré yendo por fuera para salirme en 180º y 270 o 360 por dentro (saliendo al exterior a partir de 180) para facilitar la circulación en la medida de lo posible

          • Chuck Statham

            Ese vídeo es la idea original con la cual se concibieron las rotondas. Cualquier otro modo de funcionamiento es incorrecto (como sucede en España). Si puedes indicarme dónde has visto lo que dices, te lo explicaré amablemente sin decirte que no tienes ni pajolera idea.
            Nadie se puede incorporar en el sentido contrario, porque tú estás dentro de la rotonda y tienes preferencia sobre ese alguien, es decir, es IMPOSIBLE que pueda acceder a la misma. El concepto en el mundo real es un problema de este país, en cualquier otro lugar del planeta, las rotondas vienen señalizadas con claridad a la llegada a las mismas indicando en qué carril has de colocarte para tomar la rotonda (sólo hay una forma de tomarla, todo el mundo sabe a dónde van todos los coches que en ella se encuentran, porque se siguen unas normas establecidas, no como aquí, que no las hay).
            No obstante, te diré que salvo lo de pasarte al de fuera (es una tontería, porque no deberías incordiar a nadie, pues nadie debería entrar en la rotonda cuando estás dentro), no haces mal las rotondas. Eso sí, si para hacerte toda la rotonda vas siempre por fuera, las aseguradoras (por desgracia) te ampararán. Ello no quita que sea completamente lógico e irracional, pues es como llegar a un cruce de dos vías y girar a la izquierda poniéndote en el carril de la derecha. Un absoluto sin sentido, y donde no mejoras la circulación en absoluto (más bien al contrario, por dejar sin utilizar un carril perfectamente utilizable).
            Ante todo, que quede claro que una glorieta no es una vía infinita (no lo dice en ningún sitio), sino un tipo de INTERSECCIÓN (tal y como recoge el Código).

  • F(Clemente)1

    Reconozco que muchas veces las hago mal y de vez en cuando bien. Soy consciente de que acortar por el interior está mal, pero es que hay tramos en los que te encuentras 35 rotondas cada 200 metros con salidas a caminos de 2 casas y poco más (por lo menos por donde vivo), aunque eso no quite de hacerlas bien. Lo han dicho por un comentario, el caso es sobrevivir dentro de la rotonda y evitar algún golpe… e intentar hacerla la mejor posible

  • Chusso

    Ni con peras y manzanas lo entienden los españolitos. Mucho más fácil, como me lo enseñaron en la autoescuela:
    Una glorieta es una recta uniendo los extremos. Punto pelota.
    ¿Alguien se pone en el carril izquierdo de una calzada para girar a la derecha? ¿Por qué entonces el 99,99% de la gente lo hace en las rotontas?