Mercedes Clase B Electric Drive a prueba: tan interesante como caro

 |  @ClaveroD  | 

Mercedes decide meterse de lleno en el mundo de los eléctricos a baterías, y para ello nada mejor que recurrir a Tesla Motors para el diseño de su sistema de propulsión. El Mercedes Clase B Electric Drive es un eléctrico muy interesante por haberse diseñado como una variante más dentro de la oferta de un modelo convencional. Frente al resto de posibilidades disponible en el nuevo Mercedes Clase B 2015, diferenciar esta variante eléctrica requerirá de agudeza visual, ya que su nuevo sistema de propulsión no ha afectado al espacio disponible o al diseño.

Un eléctrico muy interesante pero demasiado caro

El Mercedes Clase B Electric Drive contó con Tesla Motors como socio colaborador para el desarrollo de su plante de propulsión. Esta opción eléctrica de la gama podemos catalogarla como la variante más deportiva por reacciones y cualidades de su propulsor eléctrico de 180 CV y 340 Nm. Con semejantes cifras, es fácil adivinar que la aceleración y capacidad de recuperación de este eléctrico lo convierten en la mejor opción para realizar adelantamientos sin complejos.

Por el precio adecuado, el Mercedes Clase B Electric Drive sería uno de los eléctricos de referencia

La autonomía máxima disponible por recarga es de 200 Km según ciclo de homologación NEDC y haciendo uso de la especificación opcional “Range Plus”. Esta opción de 892,5 € en Alemania, permite forzar los límites de carga y descarga del pack de baterías para poder hacer uso de 30 kilómetros de autonomía adicionales. En condiciones normales, los 22 kWh de batería permiten recorrer hasta 170 kilómetros con un consumo medio de 16,6 kWh.

El Mercedes Clase B Electric Drive es un eléctrico que convence a poco que te pongas a sus mandos. La idea de contar con la simplicidad y fuerza que ofrece un propulsor eléctrico son argumentos suficientes para no echar de menos un motor diésel o gasolina por muy buenos que sean. Sin embargo, esta variante eléctrica posee dos grandes hándicaps, por un lado nos encontramos con un peso elevado que influye de forma notable sobre la autonomía y con un precio de venta excesivamente alto (43.000 € antes de ayudas) ahora que cada vez son más los fabricantes que deciden apostar por la electromovilidad.

Dicho esto, las ventas del Mercedes Clase B ELectric Drive se antojan anecdóticas en el mercado español, y siempre en régimen de leasing o con empresas o flotas como clientes. La estrategia de Mercedes podría cambiar con el tiempo, ofreciendo descuentos de cierta relevancia con el paso de los años y siguiendo de este modo al resto de fabricantes que apostaron por un alto precio en el debut de sus primeros modelos eléctricos.

A los mandos del Mercedes Clase B Electric Drive

Cuando decimos que estamos ante un eléctrico muy interesante nos referimos a sus cualidades dinámicas. Este primer eléctrico de Mercedes, con el permiso del Mecedes SLS Electric Drive, supone la irrupción de Mercedes en este mercado alternativo. Contar con Tesla Motors desarrollo a priori parece que ofrece buenos argumentos, y la realidad es que la especificaciones de su planta eléctrica son muy elevadas.

Pero el Mercedes Clase B Electric Drive destaca más por otras cualidades. El primer aspecto a descatar es la integración de un sistema de frenada regenerativa inteligente que se apoya en la información generada por el radar de proximidad frontal y un sensor de inclinación de la carrocería. Gracias a este sistema (Modo D-Auto) el Mercedes Clase B Electric Drive modifica por sí solo la retención del propulsor para encontrar el programa adecuado a cada situación. Con esto se consigue que el vehículo aproveche la conducción a vela o la regeneración en sus diferentes grados sin penalizar el avance. Existen cuatro modos gestionados desde levas en el volante para adecuar el funcionamiento del sistema: D- (máxima retención), D (retención media), D+ (nada de retención) y D Auto (el sistema determina que grado de retención es el adecuado.

Comparado con el Mercedes Clase B, ya sea diésel o gasolina, la principal virtud de la variante eléctrica está en su confort y silencio, aunque su mejor argumento no es otro que la alta disponibilidad de par desde parado. Al mismo tiempo, el grado de asistencia para este modelo me resultó mucho más correcto encontrando mayor peso. Por contra, el tarado de suspensiones pecó de defecto de filtro para limitar las oscilaciones de la carrocería y para no transmitir al habitáculo las irregularidades del firme.

En Diariomotor: Mercedes Clase B Electric Drive a prueba: tan interesante y como caro | Así conseguí que mi Mercedes Clase B no chocase contigo [Vídeo] | Mercedes Clase B 2015: somera actualización en cinco aspectos fundamentales

En Tecmovia: Probamos la regeneración de frenada inteligente del Mercedes Clase B Electric Drive

Lee a continuación: Mercedes Clase B 2015 Electric Drive: la nueva apuesta eléctrica de Mercedes

  • small-axe

    No me parece excesivamente caro… unos 3000 euros mas caro que la version basica del 17u cv diesel……y eso que este elctrico viene sin descuento…..
    creo que es una alternativa muy realista para alguein que quiera un vehiculo asi.. los ampera y co cuestan lo mismo… y sinceramente prefiero llevar el merche que no un opel o chevrolet……

    El volvo v60 plug in… es menos electrico y costaba mas de 60000… cuando su hologo diesel no superaba los 40000