Mercedes S 500 4MATIC Coupé ¿deportivo o limusina para dos?

El Mercedes Clase S Coupé es un 4 plazas de 5 m de largo cuyo precio es comparable al de una pequeña vivienda, representando el máximo lujo y tecnología de la marca, aunque falto de una clara misión que cumplir sobre el asfalto.
 |  @davidgartes  | 

Hay coches que impresionarían a cualquiera, y este es uno de ellos. Hemos tenido ocasión de conducir el nuevo Mercedes Clase S Coupé, en su versión S 500 con tracción integral 4MATIC y motorización “básica” de 455 CV, suficientes para catapultarlo de 0 a 100 km/h en 4,6 segundos. Después de sentarnos al volante de este juguete de 150.000 € sin extras, sólo podemos llegar a la conclusión de que sus prestaciones son casi lo de menos. Veamos por qué.

Hay coches que impresionarían a cualquiera. Este es uno de ellos.

Ha sido una toma de contacto realmente breve, pero muy intensa. La idea era conocer las novedades de Mercedes en una sola jornada así que lo mejor era centrarse en lo principal, que en 2014 era el Clase S Coupé. Y además era el plato fuerte de la jornada.

Mercedes Clase S Coupé: diseño exterior e interior

La estética del Clase S Coupé es francamente impresionante

La estética del Clase S Coupé es francamente impresionante, hasta el punto que las fotos no le hacen justicia. El coche en general goza de unas líneas contundentes, con un frontal altamente agresivo que va seguido de un perfil estilizado y una trasera suave y aerodinámica. Llama la atención.

Luce uno de los interiores más cuidados y mejor terminados del mundo

Interiormente, comparte salpicadero con el Clase S, que equivale a decir que luce uno de los interiores más cuidados y mejor terminados del mundo. Está presidido por dos enormes pantallas horizontales, la primera de las cuales, tras el volante, remplaza al tradicional cuadro de mandos y lo dibuja digitalmente. La otra gran pantalla, esta vez central, es la que permite la interacción con los innumerables controles del coche.

Nada más abrir la puerta, nos encontramos con un interior de materiales nobles, en el que se mezcla una presencia tecnológica evidente con un cierto aire clásico. La combinación es elegante y todos los elementos guardan una estrecha coherencia, aunque a priori parezca difícil encajar tanta pantalla digital en un coche orientado a un público de corte más bien clásico.

Yo diría que Mercedes ha logrado una combinación excelente y de gran coherencia interior y exterior

Tal vez ese público objetivo ya no sea tan clásico, pero yo diría que Mercedes ha logrado una combinación excelente y de gran coherencia interior y exterior.

Llama la atención la calidad de ensamblaje de todos los componentes y el tacto de los mandos. Todo gira y se acciona con sonidos ahogados y movimientos amortiguados, mientras el asiento me envuelve como un guante, regulándose en infinitas posiciones con suaves movimientos motorizados.

El acceso a las plazas traseras no resulta nada glamuroso, sino más bien lo contrario

Es difícil ponerle un pero a este interior, salvo el hecho de que la palanca de cambio (automático) integrada como un satélite más es la misma que encontraremos en toda la gama Mercedes, quedando tal vez algo pobre en semejante máquina.

Un elemento clave en un Coupé de lujo es la distinción entre biplaza, 2+2 y 4 plazas reales.

En este caso, en una carrocería que supera los 5 metros de largo, podemos calificarlo claramente como 4 plazas reales. Dicho esto, las plazas traseras son más bien justas de altura, gozan de limitada visibilidad, cuentan con un espacio para las piernas no superior al de un Clase A y, tal vez lo peor de todo, el acceso no resulta nada glamuroso, sino más bien todo lo contrario.

La mayor parte del tiempo se moverán en solitario o en pareja con 5 metros de coche alrededor, ¿por qué no?

El asiento delantero se desplaza hacia delante eléctricamente para dar paso a las plazas traseras, a través de una enorme puerta, pero al final resulta inevitable el clásico ejercicio de contorsionismo para entrar y salir. Tal vez sea esa la principal contradicción de este coche: si quieres 4 plazas un CLS es muy superior en accesibilidad y si quieres 2 plazas resulta difícil justificar semejante longitud total.

Supongo que los criterios prácticos no gobiernan este tipo de decisiones, y sus propietarios simplemente se lo comprarán porque es un coche tremendamente atractivo en el que, circunstancialmente, podrán viajar hasta 4 personas en condiciones muy razonables. La mayor parte del tiempo se moverán en solitario o en pareja con 5 metros de coche alrededor, ¿por qué no?

Mercedes Clase S Coupé: sensaciones y comportamiento

La sucesión de sensaciones se acelera incluso antes de poner el coche en movimiento

Llega el momento de presionar el botón de encendido, y la sucesión de sensaciones se acelera incluso antes de poner el coche en movimiento. El sonido del motor es grave y profundo en el momento de despertar. Este V8 biturbo suena a bestia bien encerrada, amortiguado y casi imperceptible al ralentí, pero más intrusivo a medida que pisamos el acelerador.

Este V8 biturbo suena a bestia bien encerrada, amortiguado y casi imperceptible al ralentí, pero más intrusivo a medida que pisamos el acelerador

El arranque es suave, de limusina, incluso en el modo Sport el cambio nos tratará con mimo a pesar de todo el potencial encerrado en esos 455 CV transmitidos al asfalto mediante la tracción integral 4MATIC. Resulta gracioso pensar que este es el modelo básico de la gama…

Pero los coches son dinámicos, no estáticos, así que vamos a darle un buen pisotón al pedal derecho y comprobemos de una vez por todas de lo que es capaz este juguete.

La sensación global se resume muy bien en una palabra: “poder”

La aceleración pura es bestial. Sus datos son elocuentes, pero lo que más impresiona no es tanto la prestación pura, sino la forma de poner toda esa potencia sobre el asfalto. La banda sonora es una delicia que nunca llega a molestar, y la sensación global se resume muy bien en una palabra: “poder”.

La palabra “poder” se traduce al inglés igual que la palabra “potencia”. En este coche ambos conceptos se dan la mano de tal manera que podemos entender perfectamente que un angloparlante no conozca diferencia alguna entre ellos.

Lo hace con una autoridad que nos hace sentir totalmente seguros de lo que estamos haciendo

Un ejemplo, para ponernos en situación: una incorporación desde parado a una carretera nacional con mucho tráfico por la que se circula a 100 km/h es un juego de niños. Buscamos un mínimo hueco, pisamos a fondo y en el tiempo que tarda el conductor que nos sigue en calibrar si la maniobra ha sido arriesgada, ya circulamos más rápido que él.

Sucede lo mismo en los adelantamientos. La aceleración entre 100 km/h y, digamos, 200 km/h es tan contundente que podemos sobrepasar 4 o 5 coches en el tiempo y la distancia en la que un coche normal haría un adelantamiento único. Sobre todo, lo hace con una autoridad que nos hace sentir totalmente seguros de lo que estamos haciendo.

Los problemas aparecen cuando el nivel de exigencia se sale de sus capacidades

La capacidad rutera del Clase S Copué es su principal virtud. Por carreteras de buen firme y curvas amplias, parece difícil imaginar un coche en el que podamos viajar más a gusto. Es sobresaliente por su silencio y confort de marcha y contundente ante las solicitudes del acelerador.

Los problemas aparecen cuando el nivel de exigencia se sale de sus capacidades. En asfalto irregular, la suspensión es demasiado firme incluso en su configuración más confortable, transmitiendo de forma excesiva, en mi opinión, las rugosidades a sus ocupantes.

No veo la necesidad de que el modo más cómodo resulte incómodo

No filtra tan bien como me esperaba y parece querer ser un deportivo más radical, como alejándose del Clase S que realmente es. Con una suspensión neumática configurable en modos “Comfort” y “Sport”, no veo la necesidad de que el modo más cómodo resulte incómodo, ni me parece coherente con el espíritu del coche.

El otro problema, mucho más importante, es la inercia. Este juguete de prestaciones deportivas no deja de ser un gran barco que supera las 2 toneladas en vacío y se va a más de 2.200 kg con conductor a bordo y los depósitos llenos.

Acelerando en línea recta la potencia y la capacidad de tracción hacen un eficaz trabajo para catapultarnos hacia delante, pero en curvas ratoneras, glorietas muy cerradas y frenadas extremas, el peso se nota.

No podemos decir que su comportamiento sea torpe, eso sería injusto, pero resulta mucho menos deportivo en determinadas circunstancias que un coche con la mitad de potencia y la mitad de masa. No es ágil, porque es demasiado grande y pesado para serlo. Sencillamente, juega en otra liga.

Conclusiones

El Mercedes Clase S Coupé me ha impresionado por su estética interior y exterior. Espacioso, silencioso, con carácter cuando se le busca y tan fácil de conducir como un utilitario automático, este coche representa un escaparate tecnológico de la marca, incorporando lo último en tecnología al servicio de la seguridad y las prestaciones.

Su tracción integral y su excelente cambio automático harán las delicias de quien quiera exprimirlo en momentos puntuales y disfrutarlo tranquilamente el resto del tiempo. Es un rutero sobresaliente que nunca nos cansaríamos de conducir.

Dicho esto, sus 5 metros de longitud y más de 2 toneladas de masa desplazada nos impiden calificarlo como un deportivo puro, cosa que no pretende ser en ningún momento (salvo por sus firmes suspensiones) y encaja más bien como una limusina para dos acomodados pasajeros, a los que mimará, protegerá y deleitará en todo momento.

La fórmula de limusina deportiva me ha encantado como experiencia, pero no me ha convencido como producto.

Como ya he comentado, el modelo básico aquí probado supera los 150.000 € como precio de salida. Como escaparate tecnológico resulta difícil de batir y como medio de transporte para impresionar a propios y extraños resulta incuestionable.

Finalmente, puesto en la perspectiva del mercado y de su precio, si sus medidas y masa le impiden ser un auténtico deportivo, pero no terminan de dotarlo de 4 plazas de cómodo acceso, se me ocurren mejores maneras de invertir esa suma sobre 4 ruedas, empezando por un Clase S si queremos confort y amplitud reales, o un Mercedes-AMG GT si queremos un deportivo de altos vuelos.

El Clase S Coupé se queda en tierra de nadie

Aunque impresionado por sus cualidades, creo que el Clase S Coupé se queda en tierra de nadie al querer fusionar lo mejor de dos mundos.

La fórmula de limusina deportiva me ha encantado como experiencia, pero no me ha convencido como producto.

Lee a continuación: Mercedes Clase S coupé 2014, nueva galería de imágenes

  • ADN

    Pues lujoso es, opulento también, deportivo….ahí no sabría decirlo hasta manejarlo. Pero con 2200 kg la masa es mas cercana a la de un SUV que a la de un coche verdaderamente deportivo, aun siendo un GT.

    • Rubén

      Centro de gravedad bajo. Lo dejo ahí germinando.

      • ADN

        Altura superior a 1.40m, muy alto para ser coupé, aun así 2200kg sigue siendo demasiada masa como para mover ágilmente, tenga o no centro de gravedad bajo.

        Aun así me parece interesante, hoy día los coupé de mas de 5 metros ya casi desaparecen, y este tiene por mucho el diseño mas modernista (opinión particular).

  • Alejandro

    Buenas fotos, sí señor.

    • David_G_Artes

      Gracias :)

  • Alberto Piqueras Ramos

    Estimado David:

    Estupenda composición y redacción, lo cual no es poca cosa para aquellos que nos gusta leer, independientemente del tema en que se esté escribiendo.
    En este Mercedes Cupé S 500 4Matic entendiendo que es demasiado grande y pesado, lo cual no deja de llamar la atención, sobre todo en materia de peso en orden de marcha, como bien lo explicas. El tamaño desentona con lo que normalmente se desea de un coche con deseos deportivos y tu comentario en la parte de conducción en zonas con curvas cerradas y estrechas, lo hace poco conveniente para ese tipo de carreteras. Se destacará mejor en buenas autopistas o autovías, pero en lo trabado no será fácil de llevar en conducción alegre.
    No es de mi gusto el tamaño, aún sabiendo que es muy subjetivo al gusto de cada uno, por lo cual habrá gente que le encantará y lo disfrutará desde otro ángulo, que no es el que deseo.
    En definitiva tanta potencia y par de motor, se ven ensombrecida por el peso descomunal del vehículo, lo cual es una lástima, pues se podría haber implementado otros materiales y hacerlo reducir mucho peso.

    Saludos.

  • humberto

    Espectacular. Me he quedado con la boca abierta. Al ver las fotos de su interior he pensado: “Nunca me bajaría de él, tiene que ser súper cómodo”.

    El rey de su categoría, sin rivales que le estorben ni roben ventas, acaparará la atención de los más ricos. 150.000€ la versión básica no es moco de pavo.

  • Marcos

    Habeis cambiado el formato de página y ahora me salen frases en blanco que no sé porque no se ven y escrito a parchetones.
    No sé si será fallo del móvil o del formato, pero la mitad de las frases están cortadas :(

    • ADN

      Prueba actualizando o cambiando el navegador, en mi caso tanto el móvil como la tablet cargan la página a la perfección.

    • David_G_Artes

      Sí, prueba a refrescar un par de veces para limpiar el caché del navegador, ahora las imágenes son mucho más grandes.
      Gracias por el comentario y disculpa las molestias.

  • Miguel2013

    Buenas noches, pues yo sinceramente para alguien que tiene dinero y que quiere confort y que si le pisas responde y esta soltero o divorciado me parece perfecto, le sobrarían como siempre he dicho este segmento las plazas traseras…
    Siempre he dicho, que las plazas traseras para un coche asi sobran, un biplaza con gran maletero para las maletas y punto, una buena compañía y listo, lo mejor de la tecnología y el confort, noooooo no quiero ir a circuitos a quemar rueda, para eso se lo dejo a los GT-R, yo soy de coger y viajar disfrutando…..con todos esos adelantos y comodidades, le quitas las plazas traseras, le pones en medio una nevera bien chula y lo demás maletero….que pesa 2.200 kg no problema para lo que lo quiero…para quemar ruedas un AMG-GT pero para lo demás este seria perfecto…
    que pena no tener dinero….y eso que es el S500 si ponemos el S65AMG Coupe que????………

  • BIRLOT

    Precioso el muchacho, me encanta esta obra de arte que ha hecho Mercedes.
    Definitivamente seria un auto que me lo compraría sin pensármelo dos veces.

    Ahora, respecto a la deportividad, pues el que probaron fue un S500, a lo mejor si hubieran probado el S63 AMG hubiera cambiado la cosa, ¿o es la misma?

    • Francisco Lugo

      eso mismo me pregunto si es una variante del s63 amg?

  • Inferno

    Creo que es tal y como tiene que ser para el cliente que está dispuesto a soltar una cifra de 6 dígitos, el mejor en su categoría sin llegar a los extremos de ostentación de Bentley o Rolls (aunque a nivel tecnológico y de avances veo al MB por delante) aquí no importa lo que opine un aficionado al drifting, un trabajador medio como yo o la vecina del quinto.
    Lo curioso es que ni Audi ni BMW (si no es con otras marcas de cada grupo) tienen algo comparable. Aquí es donde se demuestra que MB aún tiene un alcance superior en el sector del lujo.

  • Ale

    Probablemente me acribillen por esto que voy a decir, pero a pesar de que no dudo de lo que dicen respecto de la calidad superlativa del interior, creo que podrían haber hecho algo más en diseño para integrar mejor esas pantallas, a lo que me refiero es que, en un interior con tantas curvas, un espacio tan grande de forma plana, “simplona”, no se, no me termina de convencer, en ese sentido veo mejor integrada la pantalla del tablero de los nuevos audi, lamborghini Huracan, etc (me refiero a cómo esta integrada en el diseño no a los materiales, vuelvo a repetir). En fin, es netamente una opinión personal.

    • JL194

      Completamente de acuerdo. Lo de las pantallas es un tema que se le está atragantando a Mercedes. Realmente no se hasta qué punto alguien, por mucho dinero que tenga, necesita tener tanta pantalla para la cantidad de información que puede haber. ¿Para regular la temperatura del aire y ver las ondas que dibuja el aire? ¿Y luego pones el GPS en la superficie equivalente a un smartphone? No me convence nada. En la otra pantalla tenemos que, entre velocímetro y tacómetro hay (a ojo) 10 cm de distancia para saber cuántos km llevas ¿No habría sido más lógico reducir las esferas e integrar ahí todo lo relativo a radio, sonido, el dichoso aire, gps, etc.? Y, para zanjar lo de las pantallas, no me parece de recibo que los marcos tenga ese acabado tan glossy tipo carcasa de Samsung Galaxy. No se si se me ha entendido esto último, pero creo que un acabado mate habría quedado mejor. O no tan mal.

  • Juli

    El tema de la suspensión demasiado dura aun en el modo Comfort, ¿no tendrá que ver con que el coche en cuestión lleva el paquete AMG?

  • Miguel J A-e

    Simple curiosidad: Es eso Cantabria?

    • David_G_Artes

      Es Lalín, en el centro geográfico de Galicia.
      Saludos.

  • Jorge

    Hay una cosa que se me hace extraña en las fotos del interior, y me gustaría que nos aclarárais. Parece, en la puerta del conductor, que haya cuatro botones de elevalunas, en un coche de dos puertas.

    • manolo

      las ventanillas traseras seguramente se bajen tambien, como es habitual en algunos modelos de este rango

  • FITI

    Sin lugar a dudas un coche excelente.
    Sobre el diseño, pues, como siempre, sobre gustos colores. ¿Qué es bonito? Si, pero de original nada.
    ¿Qué es un cochazo? sin lugar a dudas.
    Lo que me hace gracia, es que el minimalismo que se le critica a otras marcas, cuando lo copian las demás, es una virtud.
    Evidentemente, cada uno tiene su opinión, y es tan respetable como la que más, pero lo que es verdad, que cuando las revistas, y programas especializados analizan la deportividad a igualdad de modelo, sobre todo los AMG, RS de Audi, y BMW M, casi siempre dan como ganador a la misma marca.
    Para mí, este coche, en cuanto a diseño exterior, su inspiración está en el serie 6 de BMW, guarda pero que muchas similitudes en cuanto al patrón de diseño.
    Será un éxito de ventas, en su segmento.