Toma de contacto: Nissan Qashqai DIG-T 163CV

 |  @davidgartes  | 

El Nissan Qashqai amplía su gama de motores, y lo hace con el gasolina más potente. Se trata del motor DIG-T de 163 CV, que hemos tenido ocasión de probar en una breve toma de contacto. Este nuevo motor se sitúa en lo alto de la gama por potencia pero por debajo del dCi de 130 CV en precio, postulándose como una alternativa razonable para quienes no hagan demasiados kilómetros y busquen una respuesta suave y progresiva sin los inconvenientes del diésel.

Características del motor DIG-T 163 CV

Alcanza una potencia máxima de 163 CV y un par máximo de 240 Nm entre 2.000 y 4.000 rpm

El nuevo motor que se incorpora a la gama es el bloque de gasolina de 1,6 litros de cilindrada, con inyección directa y turboalimentado, que alcanza una potencia máxima de 163 CV y un par máximo de 240 Nm entre 2.000 y 4.000 rpm. Sobre el papel, pinta bien.

Sus referencias prestacionales son una velocidad máxima de 200 km/h y una aceleración de 0-100 km/h en 9,1 segundos, una cifra muy respetable para un coche con este formato.

Su consumo medio oficial se sitúa entre los 5,8 y los 6,0 l/100km

Su consumo medio oficial se sitúa entre los 5,8 y los 6,0 l/100km (dependiendo de los neumáticos) que suben hasta 7,6 en ciudad y bajan hasta los 5,0 en carretera. Estas cifras oficiales se verán holgadamente superadas en la vida real, como en casi cualquier otro coche, pero en este caso el consumo se verá muy influido por las ganas que tengamos de exprimirlo a fondo: un turbo de gasolina, si le aprietas, traga, digan lo que digan los laboratorios de homologación y sus pruebas a bajo régimen.

El nivel de emisiones (entre 134 y 138 g/km según la medida de neumáticos) nos obliga a pagar impuesto de matriculación, lo que penaliza el precio frente a las versiones diésel de la gama. Cumple la normativa Euro-6 de emisiones.

Respuesta motriz y comportamiento del Qashqai DIG-T 163 CV

Llegamos al mundo real y es hora de probar en carretera lo que nos cuentan las cifras.

Comenzando por el tacto general del coche, antes de entrar a valorar el motor en sí, nos encontramos con un habitáculo bien concebido, estéticamente agradable y con un nivel de equipamiento y seguridad de primer orden. Llama la atención la ya conocida cámara de visión 360, con la que podremos aparcar a vista de pájaro atendiendo a la pantalla central, además de su amplia colección de sistemas de seguridad y asistentes de conducción y aparcamiento.

Dicho esto, si profundizamos un poco más observaremos unas calidades justas, unos plásticos llevados al límite entre una apariencia correcta y el mínimo coste y un tacto de botones y mandos que, sin desmerecer en al coche, entrarían justos en la media del segmento.

El sonido de las puertas es bastante pobre en el Qashqai

El sonido de las puertas (que obsesiona a otras marcas) es bastante pobre en el Qashqai, especialmente las traseras. En terreno bacheado, las piezas que componen la bandeja del fondo del maletero vibran levemente, mientras un pequeño ruido aerodinámico acompaña a la ventanilla del conductor a partir de unos 100 km/h. Son mínimos problemas con los que podremos convivir, pero que demuestran que Nissan apura al máximo los costes.

Aprueba en calidad percibida a primera vista, pero se enfrentaría muy justo un examen estricto de materiales y acabados.

Una vez en marcha, el motor es silencioso, agradable y progresivo. Su sonido es prácticamente nulo al ralentí y apenas sube decibelios una vez en movimiento, lo que constituye su mejor baza frente al diésel. Su par a muy bajo régimen es modesto, y es el turbo quien tendrá que intervenir en todo momento para mover el coche con soltura, a partir de unas 2.000 rpm.

El tacto del cambio es el anticlímax de los cambios manuales

A pesar de contar con un potencia aparentemente elevada, el Qashqai de DIG-T de 163 CV está lejos de tener un comportamiento remotamente deportivo. Es un familiar con el que podremos adelantar con solvencia bajando un par de marchas y estirando el régimen, y un rodador silencioso en autopista, pero no se percibe como un coche realmente rápido.

La caja de cambios, manual, está gobernada por una palanca de recorridos largos, tacto impreciso y con pequeñas holguras en posición de punto muerto: es el anticlímax de los cambios manuales y no invita a cambiar de marcha sino más bien a mantenerla inmóvil.

El cambio automático X-Tronic no está disponible por el momento con este motor, y tampoco es posible equiparlo con tracción 4×4, que queda reservada para el dCi más potente.

Los desarrollos son muy largos, apostándolo todo por la carta del consumo

Los desarrollos son muy largos, apostándolo todo por la carta del consumo, por lo que será habitual rodar en tercera o cuarta en carretera si queremos sacar todo el partido al motor. En sexta, 2.500 rpm equivalen a 120 km/h lo que, teniendo en cuenta la masa y la superficie frontal del coche, deja al motor con muy poca capacidad de recuperación. Es un régimen prácticamente de diésel en un coche con turbo, pero de gasolina.

En mi modesta opinión, esos desarrollos tan largos son acertados porque cuando vamos rodando a velocidad constante lo más importante es el consumo y la sonoridad, pero ganar velocidad en autopista en sexta es una tarea que requiere bastante paciencia.

El comportamiento en curva es el clásico Qashqai: poca inclinación, buen control de las masas y sensación de seguridad, pero cero diversión o dinamismo por culpa de una dirección más pensada para aparcar que para divertirnos al volante. El familiar tranquilo sigue ahí.

Posicionamiento en la gama y conclusiones

El Nissan Qashqai DIG-T de 163 CV se sitúa en lo más alto de la gama Qashqai, siendo con mucho la versión más potente, mientras que su precio se queda 1.500 € por debajo del dCi de 130 CV según la información facilitada por la marca (aunque el configurador de su web habla de sólo 600 € de distancia y habría que ver los detalles de equipamiento).

El dCi 130 CV es el verdadero tope de gama, adaptándose mejor a este formato de coche

Probados ambos motores, tengo la sensación de que el dCi 130 CV es el verdadero tope de gama, no sólo por precio sino porque ese motor se adapta mejor a un coche con este formato, responde mejor a medio régimen y recorta el consumo medio oficial en 1,5 l/100km que parecen bastante realistas.

Según la marca, el DIG-T de 163 CV aspira a alcanzar un 5% de las ventas del Qashqai. Parece verosímil, y podrían ser incluso algunas más si en nuestro país la predilección por el diésel no fuese aún tan fuerte, ya que pulveriza al dCi de 110 CV en prestaciones por un plus de precio bastante razonable.

Lee a continuación: SWAY: porque hay vida más allá del Nissan Juke y el Nissan Qashqai

    Nissan Qashqai
    Solicita tu oferta desde 18.100 €
    • Oliver

      Sorprendido me he quedado al leer lo de las (infra) calidades del Qashqai. Y es que yo juraría haber leído lo contrario. Así que he tirado de hemeroteca y me encuentro con que hace unos meses publicábais estas líneas en Diariomotor (copio y pego):

      “cuando te subes en esta nueva generación de Qashqai, el cambio aún es mayor. A simple vista, el diseño es relativamente sobrio, pero agradable, la calidad apreciada también es bastante buena y cuando empiezas a fijarte en los detalles y a toquetear las superficies ligeramente acolchadas del salpicadero, los detalles en Piano Black y los paneles de las puertas, te das cuenta de que en ese aspecto probablemente este Qashqai esté un peldaño por encima de la mayoría de sus rivales.

      No diremos que Nissan ha evolucionado hacia el premium, pero sí que al menos este Qashqai tiene la calidad que esperaríamos en un buen compacto y que ahora, más que nunca, te hace pensar que tus euros han sido bien invertidos, sin que ningún detalle concreto llegue a decepcionarte. Digamos que, en general, rezuma una filosofía muy Volkswagen Golf en ese sentido.”

      Como podéis suponer, así no hay quien se aclare, uno de los dos davides faltáis a la verdad.

      • David_G_Artes

        Hola Oliver,
        Los diferentes redactores de Diariomotor probamos muchos coches a lo largo del año y cada uno de nosotros tiene su propio criterio a la hora de valorar el interior de un coche. No hay verdades ni mentiras, hay diferentes percepciones de un mismo coche.
        El interior del Qashqai ha ganado mucho con respecto a su predecesor y la primera impresión es muy buena. En la primera generación los plásticos rígidos campaban a sus anchas y ahora existen superficies mullidas que suponen una clara mejoría y, en ese sentido, el coche se ha acercado más a un “Golf”.
        A partir de aquí, cuando empiezas a tocar los botones y mandos y aún más la palanca de cambios, yo percibo unos ajustes que se quedan algo por debajo de mis expectativas y de mis referencias en el mercado. El sonido de las puertas confirma, en mi opinión, esa sensación de calidad justa y no sobresaliente.
        Como ves, en Diariomotor no nos ponemos de acuerdo en lo que hay que opinar sobre un coche, sino que cada editor mantiene su propio criterio. Comprendo que como lector puede resultar confuso, pero al fin y al cabo son matices de apreciación.
        Un saludo y gracias por el comentario.

        • Oliver

          Hola, David, gracias por tu respuesta. Aprecio vuestro trabajo y entiendo que siendo un medio gratuito, nada os puedo exigir; poder acceder a esta información sin pagar un euro es un puntazo.
          Si me he animado a escribiros es porque en la redacción de ambos artículos yo he percibido una gran dispersión de opinión respecto a la misma cosa. En asuntos como “dureza de suspensiones”, puedo asumir que cada persona tenga opiniones muy diversas, pero me ha sorprendido que en algo bastante objetivo uno le de un notable al coche y otro un suficiente.
          En todo caso, gracias y un saludo.

    • Marta Ojeda Blazquez

      ¿ que le falta “garra ” y potencia a este coche? No estoy d acuerdo y tengo uno, y vengo de un BMW 6 cilindros. le sobra potencia y fuerza, de hecho hay que tener cuidado porque te pones a 160 en un momento y de velocidad máxima en autobanh lo han puesto a 215

      las calidades SON BUENAS, se encuentra uno agusto dentro y es muy mmuy comfortable, es un coche muy silencioso y muy seguro.
      NO es premiun pero SE LE PARECE MUCHO. Probé el tucson y el Sportage y no le llegan al Qashqai en sensaciones ( hablo del 163 cv) ni en calidad