¿Temor ante los coches autónomos? Así se han producido los 12 accidentes del Google Car

 |  @davidvillarreal  | 

¿Por qué seguimos temiendo la irrupción del coche autónomo? El hecho de ser conductores nos obliga a replantearnos hasta qué punto una máquina puede ser capaz de realizar una tarea a priori complicada como esta, máxime si tenemos en cuenta que un conductor a menudo ha de enfrentarse a situaciones críticas y complejas, en las que el tiempo de reacción es escaso, muchas las alternativas posibles y muy diferentes las consecuencias de tomar una u otra decisión. Para añadir transparencia al asunto, el estado de California emitirá informes de los accidentes sufridos por los coches autónomos que ya han sido autorizados a circular por sus carreteras. Y en esa línea, Google también ha anunciado que emitirá un informe mensual hablándonos del trabajo de sus coches autónomos – el famoso Google Car – y los accidentes que sufran en la carretera. Desde 2009, los Google Car han sufrido 12 accidentes, de los cuales os hablaremos en profundidad a continuación.

En más de 1.600.000 kilómetros en modo autónomo, el Google Car no ha provocado ningún accidente. Todos ellos se debieron al factor humano, la mayoría por alcances fortuitos en semáforos y embotellamientos.

En estos momentos Google cuenta con un total de 32 coches autónomos. 9 de ellos son prototipos, el Google Car con forma de huevo del que ya os hemos hablado en los últimos meses, y únicamente están circulando por pistas cerradas al tráfico. Los 23 restantes son coches autónomos Google Lexus, basados en el Lexus RX450h, y están probándose en carreteras abiertas al tráfico, generalmente en el área de Mountain View, California, en la zona en la que se erige el cuartel general de Google.

Desde que en 2009 comenzasen a trabajar con sus primeros prototipos autónomos, los coches de Google han recorrido más de 1.600.000 kilómetros en modo autónomo, y otros 1.280.000 de kilómetros en modo manual. Cada semana, los coches de Google recorren más de 16.000 kilómetros en modo autónomo por carreteras públicas. Con estos registros parece que el hecho de que hayan sufrido 12 accidentes, y que en ninguno de ellos la tecnología autónoma de Google hubiera causado el choque, es todo un hito. Ahora bien, ¿cómo se han producido estos accidentes?

Historial de accidentes de los coches autónomos de Google: Google Car, Lexus y Prius

1. Mayo de 2010. Un Google Prius autónomo (que circulaba en modo manual) estaba detenido en un semáforo y fue alcanzado por detrás por otro vehículo. No hubo heridos. El Google Prius sufrió algunos desperfectos.
2. Agosto de 2011. Un Google Prius (en modo manual) chocó contra otro vehículo que estaba parado en un embotellamiento. No hubo heridos. El Google Prius sufrió algunos desperfectos.
3. Octubre de 2012. Un Google Prius autónomo (que circulaba en modo autónomo) estaba detenido en un semáforo y fue alcanzado por detrás por otro vehículo. No hubo heridos. El Google Prius sufrió algunos desperfectos.
4. Diciembre de 2012. Un Google Lexus (RX450h) que circulaba en modo autónomo fue alcanzado por detrás en la autopista 101S en Mountain View, en el momento en que el tráfico intentaba evitar a un coche detenido en el arcén, que había sufrido una avería y estaba siendo asistido por un vehículo de los servicios de emergencia. El choque se produjo a menos de 40 km/h. No hubo heridos, pero sí algunos daños para el Lexus.
5. Marzo de 2013. Un Google Lexus, que circulaba a 100 km/h en modo autónomo, fue alcanzado por otro vehículo que invadió su carril. El “conductor” que supervisaba el viaje tomó inmediatamente los mandos del coche. No hubo heridos, pero sí algunos daños para el Lexus.
6. Octubre de 2013. Un Google Lexus que circulaba en modo manual fue alcanzado por detrás en su aproximación a un Stop. No hubo heridos, pero sí algunos daños para el Lexus.
7. Marzo de 2014. Un Google Lexus que circulaba en modo autónomo fue alcanzado por detrás en un embotellamiento. No hubo heridos, pero sí algunos daños para el Lexus.
8. Julio de 2014. Un Google Lexus que circulaba en modo manual estaba detenido para girar en una intersección cuando otro vehículo colisionó con su parachoques trasero. No hubo herido, pero sí algunos daños para el Lexus.
9. Febrero de 2015. Un Google Lexus que circulaba en modo autónomo recibió el choque de otro vehículo que no respetó la prioridad de paso del Lexus en un Stop. Antes de que se produjera el accidente, el coche de Google se habría anticipado a la situación (analizando la velocidad y la trayectoria del otro vehículo) accionando los frenos. En cualquier caso no pudo evitar el choque. En el momento en que el choque era inminente, el “conductor” que supervisaba la prueba tomó los mandos. No hubo heridos, pero sí algunos daños en el Lexus.
10. Abril de 2015. Un Google Lexus en modo autónomo se disponía a reanudar la marcha en un Stop, cuando detectó que se aproximaba otro vehículo, se detuvo para respetar la prioridad de paso, y el coche que circulaba tras él colisionó contra el Lexus. No hubo heridos, pero sí ligeros daños materiales.
11. Abril de 2015. Un Google Lexus en modo autónomo fue alcanzado por detrás en un semáforo. No hubo heridos, pero sí algunos daños materiales (en los sensores traseros).
12. Mayo de 2015. Un Google Lexus que circulaba en modo autónomo y se había detenido en un semáforo en rojo fue alcanzado por detrás por otro vehículo. No hubo heridos, y tan solo leves daños materiales.

Conclusiones. Ya hemos visto que en la mayoría de los casos los coches de Google sufrieron accidentes por alcance en detenciones, semáforos o Stop. En ningún caso el culpable del accidente fue el coche de Google. Lo que nos lleva a pensar que quizás el punto en el que Google y otros fabricantes ha de trabajar más, es en el de la acción preventiva para evitar que un error de otro conductor acabe en accidente. ¿No crees?

Fuente: Google
En Diariomotor: ¿Qué se esconde tras los 11 accidentes del coche autónomo de Google?

Lee a continuación: Tu ciudad no necesita a 9 de cada 10 coches, pero tendrás que sustituir el tuyo por un TaxiBot

  • Oliver

    Curioso tanto golpe por alcance. Para las leyes, estos accidentes son culpa del coche que golpea. Pero aquellos que llevamos años conduciendo sabemos que muchas veces hemos estado cerca de colisionar con el coche que llevamos delante (y legalmente sería culpa nuestra) porque ese coche ha hecho alguna maniobra extraña o reducido su velocidad de forma injustificada, es decir, que el coche al que seguimos frena “porque sí”

    • rauccete

      Es que únicamente respeta las leyes, cosa que no hacemos los conductores manuales…. Frena cuando un semáforo está en ámbar (que no acelerar), para ellos en los STOP uno para (no se hace como un ceda) y así se puede seguir horas y horas…. Y que conste, no tengo temor a los coches autónomos, sencillamente me da asco que una actividad como es el conducir que me produce tanta satisfacción y placer se vaya a reducir a que te lleven de A a B.

    • Frenando “porque si”

      Sorprendente que con todos los años que llevas conduciendo desconozcas el concepto de distancia de seguridad con el vehículo que te precede.
      Si cualquier maniobra del que va delante te sorprende y no te da tiempo a frenar… es que vas demasiado cerca y a demasiada velocidad.
      Ni maniobra extraña ni gaitas.
      Demasiados listillos que se creen muy buenos conductores es lo que hay en las carreteras.
      Si el de delante frena ya sea “porque si” o porque se le cruza una monja, está en su pleno derecho y tu, que se supone que deberías tener dos dedos de frente, deberías tener espacio y tiempo para frenar, pero claro, eso de dejar distancia de seguridad es de pringaos ¿verdad?.
      Cuando tengas accidentes por alcance le dices a las autoridades o al juez que no hay derecho, que el de delante ha frenado “porque si” porque es un mal conductor.

      • Smerg

        Tienes toda la razón, y a mí también me molesta mucho la gente que no guarda no digo ya la distancia teórica de seguridad, pero sí al menos algo razonable.
        Ahora bien, también hay otra cuestión muy importante: una cosa son las normas y otra la conducción real. Y al igual que existen radares en las autopistas porque aunque teóricamente no se puede pasar de 120 mucha gente lo hace, hay que tener en cuenta que mucha gente no respeta la distancia de seguridad a la hora de preparar estos coches autónomos para el mundo real. No hay otro remedio si queremos compatibilizar la circulación de unos y otros.

  • Radical

    Esto es el futuro inmediato, señores, no hay más. Y qué queréis que diga, a mí no me disgusta. Sé que el placer de conducir es algo que no se debe perder pero bueno, siempre estará el circuito donde uno sí puede tomar el volante y encima, ir rápido. Si lo piensas, en realidad, no hay que tirarse tanto de los pelos. Conducir en realidad es ir del punto A al punto B y ya está, donde uno disfruta de verdad es en un circuito de carreras, no circulando. Eso sí, tienen los gobiernos de todo el mundo pensar en qué van a hacer con todo el paro que esto va a provocar. La RBU (renta básica universal), tiene que ser considerada seriamente, no hay trabajo para todos por mucho que nos empeñemos.