Mcity: una ciudad ficticia conquistada por coches que circulan sin conductor

 |  @davidvillarreal  | 

El Show de Truman, Abre los ojos, una falsa ciudad a tu disposición puede no ser una utopía, a veces la realidad supera a la ficción. Realidades como las de las famosas ciudades “fantasma” chinas (ver Forbes), o los monumentos a la burbuja inmobiliaria española que, como Seseña, se erigen a solo unos kilómetros de la capital. Pero Mcity es mucho más que todo eso. Mcity es un gran decorado de 13 hectáreas con sus calles, su señalización, sus edificios de cartón piedra, y coches que pululan aquí y allá sin necesidad de conductor. En Mcity no vivirá nadie, pero esta ciudad tendrá la responsabilidad de liderar buena parte de las tecnologías que transformarán por completo las ciudades del futuro.

En Michigan se erige una ciudad en miniatura – o un gran decorado, según se mire – compuesto por calles y señalización real, edificios de cartón piedra y coches que se mueven sin necesidad de conductor.

Mcity nace de la mano de la Universidad de Michigan y el Departamento de Transporte de Michigan. Su construcción comenzó el año pasado y a día de hoy ya se encuentra completamente lista para que empiecen a llevarse a cabo los trabajos para los que fue creada.

La pregunta del millón es la siguiente. Si Mcity no tiene viviendas, solo decorados de cartón piedra, y en ella no vive nadie, ¿para qué ha sido creada esta ciudad ficticia?

Mcity es una ciudad ficticia en la que se están desarrollando tecnologías que revolucionarán la vida en las ciudades del futuro.

Mcity se concibió como el escenario perfecto para desarrollar tecnologías de conducción autónoma y semi-autónoma, también soluciones de coche conectado, en un entorno completamente seguro que reflejase con veracidad la realidad de las urbes a las que algún día llegará esta tecnología. Es por eso que el proyecto también ha sido avalado y financiado por fabricantes líderes en el sector, como Ford, General Motors, Honda, Nissan, Toyota, Delphi, Denso, Navistar, Qualcomm y un largo etcétera.

Es cierto que los coches autónomos ya han comenzado a rodar por carreteras públicas, con autorizaciones como las expedidas por el estado de California. Pero los límites que aún siguen encontrando los desarrolladores en sus pruebas en entornos abiertos siguen siendo muchos. Hay aspectos que en ocasiones no son tan sencillos de predecir, como una señalización errática, marcas viales confusas, o incluso señales que han sido decoradas con graffities o atacadas por el vandalismo. Llevar al límite a estas tecnologías, por otro lado, puede entrañar un peligro para otros conductores. Aunque por lo visto con el análisis de los accidentes de los coches autónomos de Google, parece que el ser humano es a su vez el mejor enemigo del ser humano, y no la tecnología que aún genera tantas dudas y desconcierto.

La Universidad y el Departamento de Transporte de Michigan han previsto un plan aún más ambicioso, el de que en unos años circulen miles de coches autónomos por sus calles y sus carreteras, en una prueba piloto a escala real.

Pero el proyecto de la Universidad de Michigan, en contribución con fabricantes de áreas muy diversas (generalmente industria del automóvil, comunicaciones y tecnológicas) es aún más ambicioso. El siguiente paso – en un plazo de tres años – será crear una inmensa flota de coches autónomos de 3.000 vehículos, que con el tiempo crecerá hasta los 9.000, que comenzarán a rodar entre el tráfico rodado en la ciudad de Ann Arbor. Si el proyecto no se detiene, esa flota de autónomos podría aumentarse incluso hasta los 20.000 vehículos autónomos en todo Michigan. De manera que, para entonces, Michigan habría previsto que ciudades como Ann Arbor pudieran contar incluso con una flota de 2.000 “taxis” completamente autónomos prestando servicio a sus ciudadanos.

Vía: Gizmodo
En Diariomotor: El coche autónomo y 8 cosas que quizás no habías pensado poder hacer en un coche sin conductor

Coche autónomo

Lee a continuación: La utopía de la movilidad inteligente… ¿será una distopía social?