¿Plátanos como aceite de motor en un Citroën 2CV? No te creerás esta historia

 |  @sergioalvarez88  | 

La historia del automóvil está llena de anécdotas y de curiosidades. Por ejemplo, os contábamos hace un tiempo la historia de un aventurero francés que convirtió su 2CV siniestrado en una improvisada moto, salvando su vida en mitad del desierto. La historia de hoy también tiene como protagonista a un Citroën 2CV. Nos transportamos al lejano año 1959. Jacques Seguela y J.C. Baudot se encontraban cruzando el desierto de Atacama en Chile, cuando su coche se quedó sin aceite. No tenían repuestos. ¿Qué ocurrió?

¿Plátanos como lubricante? A alguien le pareció que era una buena idea…

La pareja de aventureros estaba a cientos de kilómetros de la civilización, y lo peor de todo es que ya habían agotado todo su suministro de aceite. El traicionero firme del desierto – de 3.000 km de distancia punta a punta – les hizo chocar con una roca, que rompió el cárter sin que se dieran cuenta, hasta que era demasiado tarde. El coche se detuvo con un ruido mecánico. La situación era desesperada. De repente, un indio apareció caminando por la carretera. La pareja de aventureros le transmitió por señas su problema.

Ni corto ni perezoso, el indio peló varias de las bananas que cargaba en su bolsa y las introdujo en el cárter del 2CV. La solución parecía estúpida, pero el coche arrancó y pudo recorrer 300 km con sólamente plátanos como lubricación para su motor bóxer de dos cilindros. Según Baudot y Seguela dicen. La historia pertenece a un catálogo publicado en Holanda en 1967 – cuyo título traducido viene a ser algo parecido a “Historias Destacadas del Citroën 2CV” – que recoje hazañas del pequeño utilitario de origen francés.

¿Realidad o mito?

En Diariomotor dudamos de la efectividad de un plátano. Quizá sea simplemente un “troleo” vintage.

Aunque los plátanos pueden ser aceitosos, dudo que la pasta de plátano sirva como lubricante de motor, incluso en una situación desesperada. Si el coche se detuvo por falta de aceite lo más posible es que el motor ya hubiera gripado. Sea como fuere, y a pesar de ser una historia bien documentada, no era la primera vez que se escuchaba, ni siquiera en 1967. La misma historia, con un vehículo militar, ya había sido escuchada en la Segunda Guerra Mundial. La historia corría boca en boca como la pólvora y fue recogida en Popular Mecanics.

Pero realmente hablaba de un mecánico que usaba plátanos para lubricar el diferencial trasero de un camión ligero. Aunque los plátanos puedan tener una textura aceitosa, no sugiero a nadie emplearlos como sustituto del lubricante del motor. Ni siquiera en coches viejos o maquinaria pesada, a no ser que quieras desmontar el mito quedándote sin motor por el camino. Con todo es una historia curiosa, contaba por los propios aventureros franceses, que sí completaron una vuelta al mundo en un 2CV en 1959.

Fuente: Jalopnik
En Diariomotor: Convirtió su Citroën 2CV accidentado en una moto para sobrevivir al implacable Sahara

Lee a continuación: Convirtió su Citroën 2CV accidentado en una moto para sobrevivir al implacable Sahara

  • Rotodos Shur

    Estas historias no se escuchan nunca con mercedes de los que se pasan el dia cruzando el desierto, por que sera que en citroen si?

    • nuevoenesto

      Este 2CV seguro que pasaba por sitios que los Mercedes ni soñaban. Y eso se paga.

  • ARGENTO

    es muy común que los gitanos de mi País , delincuentes y estafadores por naturaleza, estén metidos en el rubro de venta de automotor. Resulta ser que estos sres cuando tienen que vender un vehículo con el diferencial que ya por su desgaste hace mas ruido de lo normal, le colocan cáscaras de plátanos y con eso santo remedio…al ruido . Al cabo de unos kilómetro queda el diferencial desecho

  • nuevoenesto

    Plátanos TOTAL.