Mercedes Clase S Cabrio 2016: las 8 claves del descapotable más lujoso de Mercedes-Benz

 |  @davidvillarreal  | 

El lanzamiento de este nuevo Mercedes Clase S Cabrio 2016 es todo un acontecimiento. Lo es, porque se convertirá en el sexto modelo de una gama Mercedes Clase S más completa que nunca. También porque será la primera vez que Mercedes-Benz ofrezca un descapotable de cuatro plazas y gran lujo desde 1971. De manera que este nuevo Mercedes Clase S Cabrio ya es, por méritos propios, el buque insignia de los descapotables de la marca y uno de los máximos representantes del lujo a cielo abierto del mercado. Se presenta este mes en el Salón de Frankfurt y las reservas se abrirán en diciembre, de manera que las primeras entregas comiencen a realizarse en la primavera de 2016. Pero, ¿qué características definen al nuevo Mercedes Clase S Cabrio?

1. Diseño. Mercedes-Benz ha recurrido a una estética apabullante. Piensa que estamos hablando de un descapotable de 5 metros de longitud, que arrancará en precios, como mínimo, sobre los 180.000€. Mercedes-Benz ha intentado transmitir la elegancia del nuevo Mercedes Clase S Coupé a este Cabrio, cuidando detalles como la inclinación del boladizo trasero. O haciendo que su frontal tenga más carácter que nunca, aunque recurra a los rasgos ya comunes en el resto de una gama con modelos que cada vez guardan mayores parecidos entre sí (algo que durante tanto tiempo hemos criticado a marcas como Audi).

Mercedes-Benz también habría cuidado mucho la línea de cintura, el marco que delimita la frontera entre la carrocería y su techod e lona, con unos cromados específicos.

2. Derroche de potencia. Como no podía ser menos, el Mercedes Clase S Cabrio se presentará con motores muy potentes. El más pequeño, un S 500 Cabrio con motor V8 de 4.663 cm3 y 455 CV de potencia y 700 Nm de par máximo desde 1.800 rpm. Estará asociado a un cambio 9G-TRONIC de 9 velocidades.

También conoceremos a un Mercedes-AMG S 63 4MATIC Cabrio con motor V8 biturbo de 585 CV a 5.500 rpm y 900 Nm entre las 2.250 y las 3.750 rpm. Gozará de tracción a las cuatro ruedas y cambio deportivo para acelerar de 0 a 100 km/h en 3.9 segundos. Cifras muy respetables para un descapotable que supera con creces las dos toneladas.

3. Techo de lona. Como ya os decíamos anteriormente, el Mercedes Clase S Cabrio gozará de un techo de lona. Obviamente contará con un sistema eléctrico de apertura y cierre, que podremos accionar en marcha, a velocidades de hasta 60 km/h y que tardará 20 segundos, aproximadamente, en completar el proceso de apertura o cierre. El techo se ha diseñado con un aislamiento acústico de tres capas para maximizar el confort.

4. AIRCAP. Aunque el diseño del Mercedes Clase S Cabrio ha primado la reducción de turbulencias en el habitáculo, para mejorar el confort viajando a cielo abierto, incluirá un deflector específico (opcional) denominado AIRCAP. Este deflector constará de dos elementos que se desplegarán tras los asientos traseros y en el marco de la luneta delantera para hacer que las turbulencias a bordo sean mínimas y el ruido aerodinámico se atenúe.

5. AIRSCARF. Otra utilidad específica para descapotables, será el sistema AIRSCARF. Se trata de un sistema de calefacción para el cuello de los pasajeros, integrado en el propio asiento. Este sistema está pensado para que el Mercedes Clase S Cabrio pueda disfrutarse descapotado independientemente de la época del año.

6. THERMOTRONIC. Precisamente en esa línea, el Mercedes Clase S Cabrio ha mejorado aún más el sofisticado sistema de climatización del Mercedes Clase S para conseguir que la temperatura siempre sea la idónea, y el climatizador se adapte automáticamente a las condiciones en que circulamos, por ejemplo, techo abierto, o techo cerrado, sin que el conductor tenga que hacer absolutamente nada. Para lograr una climatización óptima, este sistema cuenta con 12 sensores repartidos por el habitáculo, incluidos sensores capaces de adaptar el climatizador a la intensidad con que los rayos de sol nos atacan, y sensores de humedad para evitar que los cristales se empañen.

7. Construcción ligera. Hablar de construcción ligera en un descapotable de dos toneladas puede parecer una broma, pero no lo es. Su pariente más próximo es el Mercedes Clase S Coupé, pero la marca ya nos adelanta que solo comparten alrededor de un 60% de componentes de chasis y carrocería. En el Mercedes Clase S Cabrio se han empleado elementos completamente nuevos, enfocados a mejorar su rigidez estructural sin que suponga un detrimento para el peso. Elementos como una base fabricada completamente en aluminio y otros muchos refuerzos en ese mismo material.

Por ejemplo, el vano del maletero ha sido reforzado con pilares de aluminio y magnesio.

8. Seguridad. Además de todos los sistemas y ayudas a la conducción ya estrenados por el Mercedes Clase S Coupé, el Clase S Cabrio contará con un sistema de columnas antivuelco tras los reposacabezas traseros que se desplegarán en caso de accidente, para generar una célula de seguridad, mediante un sistema pirotécnico. Este sistema no es específico del Clase S Cabrio, y de hecho es habitual en los descapotables, pero será la primera vez que Mercedes-Benz utilice un dispositivo de columnas antivuelco basado en un dispositivo pirotécnico.

Fuente: Mercedes-Benz
En Diariomotor:

Lee a continuación: El nuevo Mercedes Clase S Cabrio, y su abuelo, posan antes de su presentación

  • von Stanberg

    Digno esponente de su Marca y origen.
    Que decir? Simplemente elegante, cualitativo, sublime.
    No solo eso, si no su historia y su evolución. Nadie ni ninguno llega a lo que estos verdaderos monumentos de la técnica, la elegancia y el lujo de los alemanes puede.
    Asimismo, abierto es una delicia estética. Con la capota cerrada…en ese caso me quedo con la coupé.

  • Andres Ariza Arisatti

    auto descapótable de lujo y elegancia, para este humilde servidor, elegante y sutil

  • von Stanberg

    Si que “ha sido el bombazo de la semana” !!!
    Aquí se ve claro que ha dejado mudo a la gran mayoría, especialmente a los “escépticos” de la primacía alemana.
    Primacía que no suena solo en farándulas publicitarias, si no en la pura realidad.