Según Mercedes-Benz, el coche del futuro crecerá (en marcha) 39 cm para mejorar su aerodinámica

 |  @davidvillarreal  | 

Sin lugar a dudas, uno de los prototipos que más nos llamó la atención en el Salón de Frankfurt fue el Mercedes Concept IAA. Mercedes-Benz es pasión por la ingeniería, tecnología y, si observamos su trayectoria, una marca visionaria en lo que a aerodinámica se refiere. Piensa en las flechas de plata, en sus creaciones más aerodinámicas para batir récords, o en la saga de los Mercedes C111. El Concept IAA es el prototipo al que miraremos dentro de años, tal vez décadas, haciendo balance de las soluciones, algunas de las cuales llegarán a la calle, que se aplicaron en su diseño. Pero la más que nos ha sorprendido, con diferencia, ha sido la de extender su carrocería para mejorar aerodinámicamente.

¿Por qué esta idea? Alargar la carrocería de un inmenso sedán como este, y hacer que la caída del techo se suavice y se aproxime al suelo progresivamente, conlleva una mejora aerodinámica. Pero también estaréis conmigo en que un sedán tiene que atenerse a ciertos límites en sus cotas. El perfeccionamiento de la aerodinámica se está llevando a cabo de la mano de elementos dinámicos, los más populares los alerones. Alerones que suben y bajan (prácticamente un must-have de cualquier deportivo moderno), pero también aletines que se abren y cierran (hasta la nueva generación de Renault Mégane los incluye), o incluso suspensiones que se elevan y descienden para cortar con más efectividad el viento, entre otras utilidades.

El diseño imposible del Concept IAA hace que a partir de 80 km/h se active un modo de funcionamiento aerodinámico. Modo en el cual se extienden ocho segmentos en la trasera que hacen que su carrocería crezca 39 centímetros. En el parachoques delantero, también se extienden unos centímetros unos aletines, así como sus llantas se cierran para evitar turbulencias aerodinámicas.

El del Concept IAA es, como decíamos, un diseño imposible. Los retos técnicos que implica una solución tan avanzada como esta son demasiado importantes como para justificar el beneficio obtenido. Es muy difícil que veamos en el mercado, en muchos años, coches que extiendan su carrocería de esta forma. Y aún así, la aerodinámica activa jugará un papel cada vez más importante en la industria del automóvil, ya no solo en deportivos y superdeportivos, sino también en turismos. Y es que ese perfeccionamiento aerodinámico, que en deportivos puede mejorar sus prestaciones (mejorar el paso por curva, aumentar la velocidad punta y la estabilidad en alta velocidad), puede ayudarnos a mejorar, décima a décima, litro a litro, nuestros consumos.

Y para muestra, un vistazo al prototipo Renault Eolab que probamos el año pasado, y al número de soluciones aerodinámicas activas que empleaba (y que Renault prometió lanzar de aquí a los próximos 7 años).

Fuente: Mercedes-Benz
En Diariomotor:

Lee a continuación: ¿Qué pretende Elon Musk con su plan de poner 4.000 satélites en órbita?