Mercedes SL 2016: estas son las 7 claves de su paso por el cirujano plástico

 |  @sergioalvarez88  | 

El Mercedes SL es el descapotable favorito de Los Angeles, ciudad donde ha sido presentada su nueva generación. Al igual que muchos de sus adinerados habitantes, ha pasado por el cirujano plástico y se ha hecho un pequeño lifting, por dentro y por fuera. Además, tiene novedades importantes a nivel de mecánica. Lo que no ha perdido es esa opulencia y ese toque kitsch que siempre le ha caracterizado. Acompáñanos, te vamos a contar las 7 claves de mejora de este renovado Mercedes SL de techo duro retráctil.

1) Una nueva mirada con faros LED de serie

Es un lavado de cara ligero, y a un profano le costará distinguir los dos modelos de la generación R231.

Cambia el frontal del Mercedes SL, principalmente. Es la mayor novedad de este lavado de cara. El SL parece haber heredado la calandra del Mercedes-AMG GT, ovalada y ancha, con el punto de atención centrado en la centro de la estrella, que ocupa la posición central en la misma. Hay nuevos diseños de llantas, nuevos colores y un paragolpes trasero muy ligeramente remozado. Otra novedad a destacar es que los faros LED Intelligent Light System son de serie en la gama SL, desde la versión SL 400 de acceso.

2) Un interior más tecnológico

Es posible abrir el maletero sin manos, simplemente pasando un pie por debajo del paragolpes trasero.

El interior del Mercedes SL se ha rediseñado, de nuevo de forma muy ligera. Los cambios más apreciables se centran en un nuevo volante y una nueva instrumentación, más clara. La elección de materiales no parece cambiar, como tampoco cambia la disposición de la consola central, más allá de una palanca de cambios cuyo diseño es diferente. Mercedes habla en la nota de prensa de sus posibilidades de personalización, confirmando que los cambios que el interior del Mercedes SL ha sufrido son realmente mínimos.

3) Quitando el techo hasta a 40 km/h

El Mercedes SL es un descapotable de techo duro retráctil, que funciona prácticamente como un coupé con el techo en posición. El techo ahora puede desplegarse – o replegarse – a velocidades de hasta 40 km/h. Es útil sin por ejemplo el coche estaba parado en un semáforo y ya había empezado la maniobra de descapotado. El extra MAGIC SKY CONTROL hace el cristal del techo transparente u opaco a la simple pulsación de un botón. El mecanismo del techo sigue siendo electrohidráulico, y está construido en aluminio para ser lo más ligero posible.

4) Más potencia para los SL 400 y SL 500

Los SL AMG siguen derrochando potencia y par: el SL 65 AMG mantiene sus 630 CV y 1.000 Nm de par motor.

Los motores de acceso de la gama SL crecen en potencia, par y prestaciones. El motor de acceso sigue siendo un 3.0 V6 Biturbo, montado en el SL 400. Ahora es capaz de desarrollar 367 CV y 500 Nm de par motor, un incremento de 33 CV y 25 Nm con respecto a la versión saliente. El SL 500 es un 4.7 V8 Biturbo, capaz de generar ahora 455 CV de potencia (20 CV adicionales) y 700 Nm de par máximo. La gama se completa con los SL 63 AMG y SL 65 AMG, cuyos motores 5.5 V8 Biturbo y 6.0 V12 Biturbo siguen desarrollando 585 CV y 630 CV.

5) Nueva caja de cambios 9G-TRONIC de 9 relaciones

Los AMG no varían sus cajas de cambio, AMG SPEEDSHIFT MCT (SL 63) y AMG SPEEDSHIFT PLUS 7G-TRONIC (SL 65).

La mayor novedad mecánica de la gama es una nueva caja de cambios 9G-TRONIC de nueve relaciones. Es una caja de nuevo desarrollo, con convertidor de par. Esta caja de cambios es de serie – y la única disponible de hecho – en los SL 400 y SL 500. Con ella, el SL 400 acelera en 4,9 segundos hasta los 100 km/h, homologando una media de consumo NEDC de 7,7 l/100 km. Si estamos hablando del potente SL 500, hace el 0 a 100 km/h en sólo 4,3 segundos, con una media de consumo sobre el papel de 9,0 l/100 km.

6) Active Body Control: este SL se inclina en las curvas

Como propina a las mejoras de chasis y suspensión, los SL 63 AMG y SL 65 AMG tienen ahora autoblocante de serie.

Uno de los extras que pueden equipar los Mercedes SL es una nueva suspensión llamada Active Body Control (ABC). Esta suspensión es neumática, y su control está ligado al Dynamic Select, un selector de modos de conducción. Además de una dureza regulable, la suspensión puede inclinarse hasta 2,56 grados en el sentido de la curva. Realmente el coche se inclina hacia el interior de la curva, como si de una moto se tratara. Además de mejorar el paso por curva reduce la incomodidad en curva de los pasajeros del coche.

7) Más conectado, más seguro

Como no podía ser de otra manera, el Mercedes SL 2016 hace gala de los últimos avances en conectividad. Su sistema de infoentretenimiento es compatible con Apple Car Play – no con Android Auto, sorprendentemente – y la función remota hace uso de la SIM integrada en el coche para los servicios me connect . Es posible, por ejemplo, enviar al coche información como el destino para el navegador. También es posible hacer streaming con Spotify o controlar por voz el infotaiment del coche con Siri, desde el iPhone.

Fuente: Mercedes
En Diariomotor:

Lee a continuación: ¡Filtrado! El nuevo Mercedes SL 2016, con todo lujo de detalles, en 32 imágenes

Solicita tu oferta desde 118.625 €
  • Mute13

    Faltó mencionar que tras su paso por el cirujano plástico le ha salido bigote.

    • ale

      jajaja yo pensaba exactamente lo mismo, no le favorece el color blanco con esos aditamentos negros sobre las tomas laterales..

  • X 2.0

    Pues como algunos conocidos de la tele y el cine, su paso por el cirujano plástico ha sido para peor. Está claro que no tardarían en cargárselo, ya solo queda el SLK y habrán destrozado el catálogo al completo.