Fiat Chrysler busca hackers para prevenir la amenaza que se cierne sobre el coche conectado

 |  @davidvillarreal  | 

En los últimos años ha aparecido un nuevo perfil de profesionales, cada vez más demandado en la industria del automóvil, los hackers. Hace décadas, con la llegada de la informática al ámbito del hogar, los hackers eran tan temidos, como admirados por la cultura popular, sobre todo por el papel que jugaron en el cine o la televisión. Ser hacker solo podía llevarte a dos sitios, a desencadenar una guerra entre dos potencias armamentísticas (mítica War Games), o a ser fichado por la empresa de seguridad de turno, en los años de Panda, Norton, McAfee… ¿Pero qué demonios pinta un hacker trabajando para la industria del automóvil?

Las amenazas que se ciernen sobre los equipos de entretenimiento, cada vez más conectados, aumentan, y con ellas la necesidad de equipos encargados en identificar vulnerabilidades y hallar soluciones.

El desarrollo de la conectividad y el infoentretenimiento nos ha llevado a un punto de no retorno, en el que aislar a nuestros coches de las amenazas exteriores es cada vez más difícil, y como consecuencia de ello, resulta primordial asegurar la resistencia a un ataque externo del coche.

El mejor ejemplo lo tenemos en el caso de los hackers que descubrieron cómo accionar los frenos, el acelerador, o incluso la dirección de un Jeep Cherokee sin necesidad de tener acceso físico al coche, aprovechándose de las vulnerabilidades que encontraron en sus sistemas de conectividad y entretenimiento. Estaréis conmigo en que eso asusta, y mucho.

Al hilo de esta problemática, era razonable que los fabricantes dedicasen un mayor número de recursos en la identificación de vulnerabilidades y en la protección de sus sistemas informáticos. Más allá de la prevención, resulta necesario contar con equipos de trabajo que se encarguen de explotar las vulnerabilidades presentes en un coche, como hicieran los “hackers” Charlie Miller y Chris Valasek con el Cherokee (Automotive News).

Persiguiendo ese objetivo, el Grupo Fiat Chrysler ha lanzado diferentes ofertas de trabajo buscando el perfil propio de un “hacker”, para trabajar en su nuevo equipo de respuesta rápida ante ataques de seguridad informática, el Cybersecurity Incident Response Team (CIRT) establecido en Auburn Hills (Fiat Chrysler Automobiles Group Careers). Hablamos de graduados en diferentes titulaciones relacionadas con la informática, capaces de identificar vulnerabilidades, “agujeros” que permitan el acceso de cualquier atacante, y que sean capaces de resolver problemas tan complejos como estos de manera que no vuelva a repetirse un caso como el del famoso Jeep que fue manipulado por Miller y Valasek.

Todo sea por nuestra seguridad.

En Diariomotor:

Lee a continuación: María Seguí (DGT) denunciada por autorizar a los coches autónomos. Te contamos por qué esta denuncia es ridícula y no va a prosperar