El glorioso pasado de AMG es un Mercedes 560 SEC de 385 CV, rey absoluto de la Autobahn

 |  @sergioalvarez88  | 

Corría el año 1989, y lo cierto es que la plataforma W126 de Mercedes-Benz se acercaba al fin de su vida comercial. Estrenada ya 10 años antes, dio lugar a varios coches de lujo. Los lujosos coupés con caja W126 tenían en el 560 SEC a su tope de gama. AMG aún no era un preparador propiedad de Mercedes en aquella época, y aunque se especializaba exclusivamente en los vehículos de Stuttgart, no tenía el estatus oficial actual. Es por ello que estos AMG extraoficiales – como este 560 SEC – son tan valiosos hoy en día.

Hasta principios de los años 90 Mercedes no adquirió los derechos y capacidades producidas de AMG.

Aunque son más conocidos sus proyectos sobre los Mercedes con caja W126 – como los famosos Hammer – este 560 SEC 6.0 AMG es posiblemente uno de los más exclusivos jamás producidos en Affalterbach. El motor 5.6 V8 de inyección y culata multiválvulas del 560 SEC recibió una cilindrada de 6 litros, y diversos retoques en admisión, escape y componentes internos. Sus culatas AMG son el mayor cambio sobre el propulsor original, logrando desarrollar un par motor mucho más contundente, a un régimen muy inferior al 5.6 V8.

Este 6.0 V8 desarrollaba 385 CV de potencia, casi 100 CV más sobre la potencia de origen del motor de origen, pero con una entrega de potencia mucho más bestial. Todo un terror de la Autobahn. Por supuesto, el coche no perdió su carácter GT gracias a que retuvo su cambio automático de cinco relaciones, sedoso y suave como él sólo, pero más rápido que en origen. La preparación de AMG no terminaba en el motor, tanto interior como exterior fueron remozados de acuerdo a los excesivos cánones de estilo de la época.

Aunque el motor era “sólo” 86 CV más potente que en el 560 SEC de serie, su entrega de potencia era mucho más radical.

Llantas no muy grandes, de 16 pulgadas, y garganta profunda. Un kit de carrocería muy ochentero que ensanchaba los pasos de rueda de forma considerable. Unos paragolpes que a riesgo de resultar algo horteras hoy en día, conservan toda la autenticidad de la época. Dos colas de escape discretas para un coche que era capaz de superar los 270 km/h sin mayores problemas. En su interior, un volante deportivo con cuatro radios – sin airbag – era uno de los pocos cambios, sin olvidarnos de las alfombrillas o una nueva instrumentación.

El Mercedes 560 SEC 6.0 AMG es hoy un coche muy exclusivo. Se planeó una tirada inicial de 100 unidades, pero se cree que menos de 50 fueron construidas. Esta es la unidad número 28, que fue vendida a un japonés adinerado, que la registró y uso en Japón durante unos 90.000 kilómetros. En un Mercedes de esa época, simplemente acaba de terminar su rodaje, le queda toda una vida por delante. El coche se subasta en Arizona por RM Sotheby’s, y se espera que alcance un precio final de en torno a 200.000 dólares.

Fuente: RM Sotheby’s
En Diariomotor:

Lee a continuación: Del Mediterráneo al Cantábrico: así fueron nuestras dos semanas con un BMW 420d Gran Coupé, foto a foto

  • nuevoenesto

    Me gusta, ha de tragar una locura, pero me encanta.

  • Sergio Padillqa

    Coche muy potente para la época.

  • Manolo

    ¡Qué belleza!

  • X 2.0

    Los w126 están en mi lista de coches favoritos, en concreto este, en su carrocería original, negro ceniza pulido, con sus lavafaros y unas llantas mas modernas y algo de equipamiento electrónico, es mi ideal de Mercedes auténtico, prefiero 1000 veces este, que su homologo actual.

  • ADN

    Precioso, su linea musculosa ha sobrevivido bien al paso del tiempo.

  • Franci_ss

    Los mercedes de esa epoca a dia de hoy siguen siendo preciosos, el w124, este y un sl… madre el sl