Praem construye la café racer definitiva partiendo de una rapidísima BMW S 1000 RR

 |  @sergioalvarez88  | 

Praem es un taller francés de preparaciones café racer, regentado por dos hermanos. Su última creación toma como base de partida la BMW S 1000 RR – una de las superbike más rápidas del momento, además de la moto más potente y prestacional jamás creada por BMW Motorrad. En lugar de partir de las clásicas – y en parte manidas – bóxer de BMW, han querido rendir un homenaje al mundo de la competición de dos ruedas. El resultado de este homenaje en clave años 70 es una espectacular moto deportiva cargada de sabor.

La moto de partida es una superbike BMW S 1000 RR, que ha quedado prácticamente irreconocible.

En primer lugar, Praem se ha deshecho de todo el moderno carenado de las S 1000 RR. Aerodinámico y esculpido en el túnel de viento, pero fuera de lugar en este caso. Acto seguido, ha recubierto su chasis desnudo con un carenado inspirado en las motos de competición que enamoraban a los aficionados en carreras como las 8 Horas de Suzuka. La receta clásica está donde debe: un colín muy corto y una cúpula frontal en la que asoma la óptica original de la S 1000 RR, debidamente protegida con una equis de cinta muy vintage.

La decoración de la moto también está inspirada en el pasado, y no pierde la ocasión para hacer un guiño a los colores clásicos de BMW. El conjunto mecánico de base no ha cambiado: la moto sigue disponiendo de un tetracilíndrico de litro con 200 CV de potencia, pero su tren de rodaje ha sido profundamente modificado. Para empezar, dispone de un nuevo escape y está calzada con llantas Rotobox de fibra de carbono. El brazo trasero también parece construido en fibra de carbono, con el mismo diseño original.

Su peso es posiblemente inferior a los 200 kilos, y su potencia podría rozar los 210 CV. Una auténtica delicia.

El equipo de frenado sigue estando firmado por Brembo, pero ahora dispone de discos carbonocerámicos. Un detalle de calidad inspirado en el mundo de la competición, que además reduce el peso de esta máquina. Con un peso en vacío de 208 kg, la S 1000 RR es de serie una moto muy ligera, pero Praem ha conseguido ir más allá. No han publicado el peso final, pero no me extrañaría que fuese unos 10 o 15 kilos más ligera. En el universo de la moto, un ahorro de peso semejante es un mundo.

No es una moto pensada para el uso en las calles, por lo que no dispone de retrovisores o intermitentes. Es una moto limitada al circuito, y si bien puede englobarse como café racer, el postureo es mínimo. Sólo hablamos de inspiración retro para crear una máquina aún más rápida que la superbike de partida. Así nos gusta.

Fuente: Carscoops
En Diariomotor:

Lee a continuación: ¿420 caballos para el BMW i8? Tras el lavado de cara podría ser casi tan potente como el BMW M4