Vídeo: así es como un Nissan Skyline GT-R del año 1971 debería pilotarse

 |  @sergioalvarez88  | 

El Nissan Skyline GT-R no nació a finales de los años 80, ni mucho menos. Aunque las generaciones R32, R33 y R34 hayan sido las más famosas, lo cierto es que el nacimiento del Nissan Skyline GT-R data de finales de los años 60. Nació como no podía ser de otra manera, para homologar un Skyline de competición en campeonatos de turismos japoneses. Conocido internamente como PGC10, fue lanzado en 1969, y era una exclusiva de los concesionarios Nissan Prince Store de Japón, de posicionamiento más premium.

Aligerado, calzado con neumáticos deportivos y un equipo de frenado AP Racing. Este GT-R es un verdadero misil analógico.

Su motor era una verdadera joya, comparable al fantástico seis cilindros del Toyota 2000GT. Aunque carecían de todo lazo en común, eran dos propulsores similares. Compartía su arquitectura de seis cilindros en línea y aspiración atmosférica, también con una cilindrada de dos litros y de nuevo, con una potencia máxima de 160 CV a 7.000 rpm. Este motor de culata multiválvulas pasaba toda su potencia al tren trasero a través de una caja manual de cinco relaciones. En 1971, se lanzó su versión coupé de dos puertas.

En este vídeo de Best Motoring, el rey del drift – Keiichi Tsuchiya – se dedica a probar en el circuito de Tsukuba un Skyline GT-R del año 1971, con una considerable preparación mecánica. Me pierdo con el japonés, pero el coche sí dispone de una jaula antivuelco, un interior completamente aligerado y diversas mejoras en neumáticos, suspensiones y otros elementos del tren de rodaje. Posiblemente el motor haya sido también retocado. Pero su agudo sonido sigue siendo tan auténtico como lo era en los sesenta, capaz de ponernos los pelos de punta.

Pocos se atreverían a conducir una joya así como lo hace Tsuchiya. Sólo 1.945 unidades de Skyline GT-R de primera generación fueron producidas entre 1969 y 1972, y todas tienen hoy un valor astronómico.

En Diariomotor:

Lee a continuación: Súbete al asiento del conductor de un Nissan Skyline GT-R R33 para dar una vuelta rápida en Nürburgring

  • X 2.0

    Keichii es un fenómeno en el pilotaje, he visto muchos videos de él. Por ahí hizo un homenaje a la serie Initial D haciendo drift con un AE86 y la mano atada con cinta americana al volante.

  • Leonmafioso

    Parece mentira que esos motores japoneses se les pueda exprimir tanto rendimiento. El R34 para mi es uno de los mejores vehículos, es una pena que no lo hayan sacado en más paises y que haya sido exclusivo de los nipones.