CERRAR
MENÚ
DiariomotorLogo Diariomotor
Tecnología

3 MIN

De tu cama al coche: Citroën lleva la viscoelástica a tu asiento

David Clavero | @ClaveroD | 7 Jun 2016
Citroën-lab-asientos-2016-01
Citroën-lab-asientos-2016-01

Las novedades tecnológicas no cesan en Citroën. Si ayer ya os adelantábamos los primeros detalles de la nueva y revolucionaria suspensión de Citroën, hoy os vamos a hablar de otro componente del coche, tanto o más importante que una buena suspensión. El confort de los asientos es un aspecto en que los fabricantes de coches invierten mucho tiempo y dinero, pero, ¿Y si aplicáramos la tecnología viscoelástica que disfrutamos en nuestras camas a los asientos de un automóvil? Citroën lo ha hecho en este Citroën C4 Cactus y parece bastante convincente el resultado.

Estos asientos de Citroën se fabrican con espuma de poliuretano, viscoelástica y espuma texturizada

Resulta bastante curioso pensar en asientos de coches fabricados con la misma tecnología con la que se fabrican los colchones de nuestras camas, pero si lo pensamos por un momento, la idea tiene todo el sentido del mundo teniendo en cuenta la cantidad de hora que pasamos sentados en un coche. Puestos a innovar, por qué no usar lo mejor que se ha inventando hasta la fecha para reducir la fatiga y mejorar el confort de nuestras posaderas.

De este modo, además de las nuevas suspensiones desarrolladas por Citroën, el prototipo CITROËN ADVANCED COMFORT® LAB también incorpora un nuevo diseño de asientos resultado de combinar diferentes compuestos y densidades en las espumas utilizadas. La principal novedad es el uso de viscoelástica, un material bastante común en la actualidad pero que fue desarrollado por la NASA. Gracias al uso de viscoelástica, la presión sobre el cuerpo disminuye, permitiendo que el asiento adquiera una forma acorde a nuestra morfología a través del calor y el peso que ejercemos al sentarnos.

Si lo piensas detenidamente, ¿Cómo es que a nadie se le había ocurrido ya fabricar este tipo de asientos? La respuesta parece estar en los costes...

A simple vista, el asiento no ofrece ningún tipo de cambio evidente, sólo podremos descubrir su composición a través de la aplicación de presión en zonas del mismo. Tal y como ocurre en los colchones viscoelásticos tan de moda, la estructura de este material permite que la aplicación de presión en una zona no afecte a sus zonas más próximas, por lo que la estructura se adapta a todo tipo de pesos y formas siendo necesaria la fabricación de una única pieza. Su deformación es muy progresiva y su durabilidad en el tiempo es bastante alta.

Como ejemplo, sólo comentar que de esta idea saben bastante los moteros, y es que los amantes de las dos ruedas suelen pedir con bastante frecuencia mejoras en sus asientos para incluir gel o viscoelástica, una modificación que consigue hacer más fáciles los viajes del conductor y el todavía más sufrido acompañante.

En Diariomotor:

Vídeo destacado del Citroën C4 Cactus