El Nürburgring no perdona, y le da igual que conduzcas un inmaculado Nissan Skyline GT-R R34

Sergio Álvarez  |  @sergioalvarez88  | 

El Nürburgring Nordschleife es el escenario de cientos de accidentes al año, muchos de los cuales se cobran la vida de coches de alto valor, tanto histórico como económico. Es un circuito antiguo, sin apenas escapatorias, y que se debe respetar en todo momento. Si le has perdido el miedo al Infierno Verde, vas a tener problemas tarde o temprano. No perdona, y le da igual que conduzcas un precioso Nissan Skyline GT-R R34. Será una víctima más para sus barreras metálicas si no le tienes el debido respeto.

Los Nissan Skyline GT-R R34 sólo se vendieron entre los años 1998 y 2002, marcando el fin de los RB26DETT en coches de producción.

¿Cómo ha ocurrido este accidente? Todo parece indicar que el conductor del Skyline abrió gas antes de tiempo, posiblemente subestimando la potencia del coche y el estado imperfecto del firme. O quizá había aceite en la pista. A pesar de ser un coche de tracción total permanente, su ATESSA E-TS Pro no es tan rápido como los sistemas de tracción total de hoy en día. Es decir, que tarda más tiempo en transferir potencia al eje que está perdiendo agarre, y su reparto por defecto favorece siempre al eje trasero.

Si la potencia de su motor RB26DETT ha sido modificada - algo muy habitual en los Skyline GT-R, fácilmente potenciables - es más que posible que tengamos un fuerte susto. Tampoco parece recomendable desconectar las ayudas electrónicas en el Nordschleife. El resultado es un choque tonto, pero fuerte, que ha dejado a este Skyline inmóvil y más que magullado. Es doloroso ver un coche así estrellado, pero al menos los daños parecen reparables y no deberían haber afectado en demasía a su chasis.

En Diariomotor:

Lee a continuación: Aquellos fantásticos deportivos japoneses de los años 90, cuarta parte

Ver todos los comentarios 12