El coche más caro del mundo está valorado en 260 millones de euros y ni siquiera puede usarse. Foto 1 de 1.