Cerrar CERRAR
x

2 MIN

Contempla cómo la pick-up que desayunaba Ferrari y merendaba Lamborghini recupera su esplendor

Existe una clara posibilidad de que jamás hayas escuchado hablar de la pick-up GMC Syclone. La Syclone es la hermana melliza del todocamino GMC Typhoon. Ambos coches fueron desarrollados a la vez por la división de vehículos comerciales de General Motors a principios de los años noventa. Lo que hacía especiales a estos dos monstruos de alto rendimiento era que ese alto rendimiento se lograba sin necesidad de recurrir a motores de ocho cilindros. Y claro, al hecho de que eran más rápidos en aceleración que muchos superdeportivos de altos vuelos.

El motor de la GMC Syclone era un V6 de 4,3 litros sobrealimentado por turbocompresor – con inyección multipunto e intercooler – hasta los 280 CV y 475 Nm de par motor. Ahora puede no impresionarnos demasiado, pero en el año 1991 eran cifras de órdago. De hecho, en una mítica comparativa de Car&Driver, fue más rápida en aceleración que un Ferrari 348, cimentando su reputación de altas prestaciones. Hace más de 30 años, era capaz de hacer el 0 a 96 km/h en poco más de cinco segundos, además de hacer el cuarto de milla en 13,4 segundos.

Era tan rápido como un Corvette C4, y más rápido que coches como el Ferrari 348 o el Lamborghini Countach.

Hoy en día es un coche extremadamente valioso y exótico. Solo se produjeron 2.998 unidades en 1991, y la unidad que protagoniza este vídeo llevaba 10 años acumulando polvo en un garaje. Con algo más de 100.000 millas en su odómetro su propietario decidió venderla – por un pingüe beneficio – y para ello, ha contratado un servicio de detallado profesional. Con las técnicas habituales y una buena base, han devuelto la gloria a esta preciosa pick-up deportiva. Disfruta de su vuelta a la vida en el vídeo que te dejamos sobre estas líneas.

Foto de Sergio Álvarez

Sergio Álvarez

Técnico en comercio internacional de formación, los coches han sido mi pasión desde que apenas levantaba un metro del suelo y mis padres me regalaron un Ferrari rojo a pedales. Mi afición se ha profesionalizado en Diariomotor, donde estoy presente desde 2008. Escribo a diario, pruebo coches e intento ofrecer la información más interesante a vosotros, nuestros lectores. Soy aficionado al automóvil clásico y los coches "incorrectos".