¿Qué demonios hacen Silverstone, Nürburgring y Paul Ricard en el Ártico?

 |  @davidvillarreal  | 

Si contemplamos con suficiente atención la imagen que ilustra esta entrada, nos daremos cuenta de que sobre la nieve y el hielo se perfilan algunas siluetas que nos resultan familiares. Abajo y en el centro, un trazado que se asemeja a una réplica fidedigna de Paul Ricard, en Le Castellet, con algunas variaciones en ciertas curvas y una reducción de sus inmensas rectas. En el centro y hacia la derecha, dos reproducciones de Silverstone. Pero la pregunta que te estarás haciendo probablemente sea la siguiente, ¿qué demonios hacen Silverstone y Paul Ricard en la inmensidad del hielo y la nieve al borde del Círculo Polar Ártico?

Al borde del Círculo Polar Ártico, sobre la nieve y el hielo, nos encontramos con diferentes recreaciones, con licencia oficial, de circuitos como Paul Ricard, Silverstone y Nürburgring.

La imagen que ves más arriba ha sido tomada en una localización al norte de Suecia. Bajo ese espeso manto de nieve, y hielo, se oculta un lago de 210 kilómetros cuadrados. El paralelo terrestre que delimita lo que denominamos el Círculo Polar Ártico se encuentra a menos de 70 kilómetros. Y en un paraje tan espectacular como este, se erigen 9 circuitos de hasta 3,4 kilómetros de longitud, en los que desde este año también se encuentra el trazado de Gran Premio de Nürburgring y diferentes pistas técnicas y círculos para trabajar el derrapaje controlado.

La llegada del invierno, lejos de enfriar el ambiente de algunas de las localidades más septentrionales del continente europeo, supone el comienzo de una intensa actividad automovilística en Laponia. Cientos de coches camuflados se ponen a prueba en condiciones extremas y esos majestuosos y profundos lagos, dan paso a estas pistas de hielo sobre las que no dejarán de rodar deportivos entre enero y marzo. La recreación de los circuitos se ha llevado a cabo con el uso de máquinas quitanieves y compactadoras, utilizando la precisión del GPS y de manera que el trazado quede delimitado por montones de nieve que eviten daños graves en el vehículo, o accidentes, si un conductor pierde la trayectoria.

Los cursos y las experiencias de conducción de deportivos en Laponia se han convertido en el plan invernal perfecto para muchos amantes de la conducción.

En los últimos años hemos asistido a la proliferación de cada vez más cursos, y experiencias de conducción de deportivos, en nieve y hielo. Hablamos de viajes con un coste de varios miles de euros, como los organizados por Aston Martin, Bentley, Porsche, y un largo etcétera.

Nosotros visitaremos este paraje en los próximos días y tendremos oportunidad de conducir diferentes deportivos, de los cuales os hablaremos muy pronto.

Fuente: Lapland Ice Driving
En Diariomotor: Michelin Pilot Alpin y Latitude Alpin: conduciendo sobre hielo y nieve con neumáticos de invierno

Lee a continuación: Ken Block nos revela los secretos de su último juguete, un Ford F-150 con orugas

  • DaniClioii

    Arjeplog… Disneyland para “quemados” del motor