La vuelta más lenta al Nürburgring… con Walter Röhrl y un Porsche

 |  @sergioalvarez88  | 

Walter Röhrl y un Porsche. Y posiblemente la vuelta a Nürburgring más lenta de todos los tiempos, con un tiempo de vuelta superior a la hora. ¿Nos hemos vuelto locos? No, porque hay que recordar que Porsche también fabricó en su momento una pequeña gama de tractores agrícolas. Llamados Porsche-Diesel Junior, pueden encontrarse también en el Porsche Museum de Stuttgart y su precio hoy en día se ha apreciado en igual medida que sus clásicos más valiosos. ¿Qué ocurre cuando metemos un tractor clásico en Nürburgring?

Se fabricaron unas 2.500 unidades del Porsche-Diesel Junior, hace ya 60 años.

Una de las vueltas más lentas de la historia. En un evento a puerta cerrada – imaginad estar conduciendo en el Nordschleife y daros de bruces con semejante estampa – Walter Röhrl pudo dar rienda a los 14 CV de su motor diésel monocilíndrico de 822 centímetros cúbicos – aircooled, por supuesto – en los más de 20 kilómetros de Infierno Verde. No hizo falta que se pusiera su habitual casco: un corredor es más rápido que este pequeño tractor. La vuelta ha sido ya calificada como la más lenta de la historia, con un tiempo superior a una hora.

Algunos datos prestacionales escalofriantes. Tarda 17,9 segundos no en acelerar hasta los 100 km/h… sino en acelerar hasta los 20 km/h. Ver como toma curvas como Carrousel a ritmo agrícola es de lo más interesante, por lo atípico que resulta, en comparación a las vueltas fulgurantes de hiperdeportivos que solemos recoger en Diariomotor. Sea como fuere, es un vídeo que no os debéis perder, aunque esté en perfecto alemán. Relajaos y dadle al play, no vienen emociones fuertes por una vez.

Si queréis emociones fuertes en forma de tractor, no os perdáis el “Volvo Terror”.

En Diariomotor: Volvo Terror, el tractor turbo llegado del frío

Lee a continuación: El Lamborghini más rápido sobre la faz de la Tierra: más de 2.000 CV con los que tendrás pesadillas

Ver todos los comentarios 1
  • ADN

    Antigüedades como esa valen ir lento y disfrutar el paisaje alrededor de la pista, muchas veces es bello.