Rinspeed y su coche autónomo con volante de quita y pon, periscopio y abanico de serie

 |  @davidvillarreal  | 

Si eres un fabricante y estás pensando en construir un coche autónomo lo primero que has de pensar será en cómo integrar su volante. Ni siquiera Google, que estaba desarrollando un coche autónomo ultra-minimalista sin más controles que un botón en el que dijéramos a qué dirección queremos que nos lleve el coche, ha podido evitar la necesidad de equipar pedales y volante. Primero, porque hasta que el coche autónomo se integre entre el tráfico, las autoridades requerirán que un “conductor” autorizado pueda tomar los mandos en cualquier momento. Segundo, porque incluso teniendo un coche que no necesite conductor, su propietario de vez en cuando querrá disfrutar conduciendo, ¿no crees?

Dado que muchos coches autónomos no podrán prescindir de volante, ya sea por impedimento legal, o simplemente para ofrecer la oportunidad de conducir a sus clientes, surge la necesidad de diseñar un sistema de plegado automático del volante.

Y es aquí donde llega la solución de Rinspeed para equipar un volante y, en la medida de lo posible, poder ocultarlo cuando circulemos en modo autónomo para que estorbe menos a los pasajeros. Rinspeed ha creado un sistema de volante pivotante, basado en una dirección de tipo drive-by-wire, sin conexión física con el eje delantero, que permite plegar y desplegar el volante para reducir el espacio que ocupa este junto con la columna de la dirección. El gran avance que supondrán los coches autónomos sin volante pasará precisamente por el hecho de maximizar el espacio en el habitáculo reduciendo el espacio que ocupa la dirección.

Así se pliega el sistema de Rinspeed en 4 etapas.

Por último, y dado que la visibilidad no ha de ser un problema para un coche que es capaz de circular sin conductor, a Rinspeed se le ocurrió otra idea tan sencilla como el mecanismo de un botijo. ¿Por qué no hacer que las ventanillas delanteras contasen con un sistema de cortinillas tan compacto y sencillo como un abanico? Una tecnología que ya se utilizaba varios siglos antes de Cristo.

Curioso, ¿no crees?

Si te han sorprendido estas soluciones, tal vez te guste ver a esta robot – a la que llamaremos KUKA – rodando con gracia alrededor del prototipo de Rinspeed. Un robot que precisamente ha sido desarrollado por la misma empresa, KUKA Robotics, que ha diseñado el sistema de articulado de la dirección.

¿Y qué me dices del periscopio?

En Diariomotor: Apple: aquí tienes 8 grandes ideas para tu futuro coche

Rinspeed

Lee a continuación: Maserati prepara una gran sorpresa para el nuevo GranTurismo