Ese es mi chico: la seguridad también vende coches

 |  @davidvillarreal  | 

La publicidad ha evolucionado mucho en los últimos años. Ciertos comportamientos no están bien vistos, la velocidad y la deportividad de un coche siguen vendiendo, pero la autocensura evita que se transmitan ciertos mensajes, a menudo poco éticos. Pero eso no es todo, basta encender la televisión para comprobar como la eficiencia y la seguridad se han convertido en dos pilares fundamentales de la publicidad de un automóvil. Y es concretamente esta última la que más está permitiendo jugar a los publicistas para mostrar a los clientes las tecnologías que equipan sus automóviles. En otras palabras: la seguridad vende.

Si la seguridad es un buen argumento de ventas y la publicidad lo utiliza como recurso habitual, significa que el comprador está preocupado por la seguridad.

Durante estos días SEAT está emitiendo en España el anuncio “este es mi chico” en el que un padre enseña a su pequeño a nadar recto y a montar en bicicleta para, más tarde, ofrecer de un vistazo bastante gráfico el funcionamiento del asistente de mantenimiento de carril del cuál os hablábamos más en profundidad estos días. Lo que quizás tendremos que obviar es que para que el anuncio quede bien hayan tenido que recurrir a un padre y conductor que parece bastante torpe, abandonando su carril en una recta, y como mínimo un tanto descuidado, circulando por el carril izquierdo aún cuando se aprecia muy claramente que no está adelantando a ningún coche. Aunque para confirmar que no está haciendo lo correcto quizás hubiera que confirmar la carretera en la que se encuentra, porque aparentemente parece una vía de circunvalación.

El asistente de cambio involuntario de carril no es una solución inédita de SEAT, de hecho se trata de un elemento muy común en la mayoría de los modelos de la categoría del SEAT León. Si la publicidad centra la atención en estos sistemas significa que, de una forma u otra, el comprador también valora mucho que su coche esté dotado de ellos. Y eso siempre nos lleva a una reflexión positiva, si la seguridad es argumento de ventas, el comprador está preocupado por la seguridad.

Para muestra clara de cómo hemos cambiado en todos estos años, basta mostraros este anuncio clásico del SEAT 850 Especial que hoy en día sería políticamente incorrecto.

Fuente: SEAT
En Diariomotor: Publicidad, concienciación y seguridad vial, pero que sea eficaz, y no a cualquier precio

Lee a continuación: SEAT León ST X-Perience: ¿qué diferencia de precio hay entre esta versión y un ST “normal”?

Solicita tu oferta desde 14.990 €
  • nombre

    Me reafirmo en lo que pienso,mientras la tecnología avanza a pasos agigantados prácticamente de una semana a otra, en el mundo del automóvil se entrega en forma de píldoritas, este tipo de tecnologías, como las comentadas en el artículo tienen más de 6 aňos, es decir, si ahora nos presentan un móvil con 1G de ram,teclas físicas,resolución de 300x 300 px…y no precisamente barato, que pensaríamos? Que nos toman el pelo.Pues esto es lo que ocurre con la industria del automóvil, y mientras las marca sonriendo…

    • estebano

      Es que en el caso de los coches hay una variable muy importante… bueno, dos. La primera es la resistencia de un grupo muy grande de conductores a que alguien o algo les corrija su forma de conducir, o intervenga en ella. Esos del “quién te ha dicho a ti que quiero que conduzcas por mí”.

      La segunda es que cualquier avance tecnológico en móviles no pone en riesgo una vida humana si falla en un momento crítico. Estamos hablando de dos mundos muy distantes, el de la tecnología de consumo y el de la tecnología aplicada a la seguridad activa en un coche (qué largo me ha quedado, más o menos como la distancia entre ambos universos :P).

      Vale que el asistente de cambio de carril involuntario no es el salvador universal, pero la realidad es que nada se pone en marcha sin haberlo probado hasta la náusea. Y hay que tener en cuenta la legislación y veinte mil cosas más que implican retrasos sí o sí.