CERRAR
MENÚ
DiariomotorLogo Diariomotor

6 MIN

Borrar la luz de avería motor y pasar la ITV sin problemas por menos de 10 euros, ¿es posible? ¿debería hacerlo?

David Villarreal | @davidvillarreal | 3 May 2022
Luz Testigo Averia Motor Pasar Itv Cuadro Bmw M
Luz Testigo Averia Motor Pasar Itv Cuadro Bmw M

Un testigo de avería encendido en la instrumentación de tu coche es, sin duda, un toque de atención para cualquier conductor y, como no podía ser menos, objeto de preocupación. La luz de avería motor encendida puede indicarnos que, efectivamente, existe una avería en la mecánica de nuestro coche, que puede ser leve, o quizás grave y costosa.

En ocasiones, las luces de avería motor se deben también a averías menores, o incluso a un problema con un sensor. Pero la luz de avería motor tiene otra consecuencia, la de ser considerada un defecto grave en la Inspección Técnica de Vehículos (ITV), que nos costará no pasar la ITV (ver cómo podemos superar la ITV sin acudir nosotros mismos al centro de inspección, dejando que otro la pase por nosotros).

A continuación veremos qué hemos de hacer si se activa la luz de avería motor en nuestro coche, cuál puede ser la causa, cómo debemos actuar, por qué las ITV consideran este fallo como un defecto grave, cómo se puede borrar la luz de avería y si deberíamos, o no, hacerlo.

Luz de avería motor, ¿a qué se debe?

Un testigo de avería del motor encendido suele indicarnos que existe algún problema en la mecánica de nuestro coche. Lo recomendable, siempre que veamos esta luz de avería motor encendida en la instrumentación, es detener la marcha si estamos circulando, y enviar nuestro vehículo al taller para realizar una inspección del coche y tratar de identificar posibles averías empleando un sistema de diagnóstico profesional y adecuado.

Una luz de avería encendida puede advertirnos de un problema grave en el motor y seguir circulando puede agravarlo y, por lo tanto, encarecer notablemente su reparación. Con la proliferación de nuevos sistemas anticontaminación, y cada vez más complejos, en los coches modernos, en muchos casos estas averías suelen estar relacionadas con este tipo de dispositivos. Por otro lado, la luz de avería también puede deberse a un problema menor, como el fallo de algún sensor. Incluso podemos encontrarnos con que el testigo de avería encendido se ha convertido en un fallo persistente, que regresa tras ser eliminado, o incluso se activa intermitentemente.

A menudo, la luz de avería motor encendida llega acompañada con una pérdida de potencia, que no necesariamente ha de deberse a las consecuencias de la avería que ha provocado el encendido del testigo, puesto que también puede deberse a que nuestro vehículo ha activado el modo fallo, que nos permite desplazarnos hasta nuestro taller de confianza o el más cercano sin tener que llamar a una grúa, pero limita las prestaciones para proteger la mecánica.

Cómo actuar con una luz de avería motor encendida

Si se nos activa la luz de avería motor lo primero que deberíamos hacer es acudir inmediatamente a un taller. Si se nos ha encendido en marcha y se ha activado el modo fallo, limitando las prestaciones de nuestro coche, o incluso si este sigue funcionando correctamente, por precaución y para evitar problemas mayores es incluso recomendable detener la marcha, estacionar el vehículo en un lugar seguro y llamar a la asistencia en carretera para que se encarguen del traslado de nuestro vehículo al taller.

En el taller, o incluso si tenemos algunos conocimientos y disponemos de un sistema de diagnóstico adecuado (los hay disponibles por menos de 10€), se identificará el fallo concreto que ha dado el vehículo y que no siempre suele aparecer en la instrumentación de nuestro vehículo. El fallo motor, naturalmente, es un aviso genérico de un fallo más concreto que puede afectar a un sistema determinado, como la alimentación del motor, o los sistemas anticontaminación (EGR, filtro antipartículas...). Tras identificar ese fallo concreto es habitual que nos encontremos también con varios fallos mucho más localizados, que suelen afectar a dispositivos e incluso sensores.

La tarea del taller o del conductor entendido es ir realizando tareas de diagnóstico localizadas en todos esos elementos que están dando fallo, eliminar fallos, e ir acotando la búsqueda hasta llegar al dispositivo o sensor que se ha averiado.

No pasar la ITV por un testigo de fallo motor encendido

En los últimos años las Inspecciones Técnicas de Vehículos (ITV) han endurecido la vigilancia sobre los coches que circulan en nuestro país, por ejemplo, introduciendo la diagnosis por OBD, o comprobando que no está encendido el testigo de fallo motor. Si el testigo de fallo motor permanece encendido tras accionar el motor de nuestro coche, se considerará un defecto grave en la ITV y por lo tanto no la pasaremos.

Esta medida se aplica a vehículos matriculados desde el 1 de enero de 2008 y, por lo tanto, esta comprobación no se realiza en vehículos anteriores a esa fecha.

Por otro lado, el procedimiento de inspección de las ITV también prevé el examen OBD de vehículos homologados bajo normativas Euro V y posteriores (ver Manual de Procedimiento de ITV 7.4.1). El examen OBD puede identificar si el testigo de fallo motor está fundido o incluso si se ha forzado la eliminación del fallo en los minutos o kilómetros anteriores a acudir a la ITV, lo cual también motivaría un defecto grave.

Eliminar el testigo de fallo motor

No es recomendable - de hecho no deberíamos hacerlo bajo ninguna circunstancia - eliminar el fallo motor sin antes haber resuelto la causa que lo desencadena. Pero sí es cierto que si la causa está localizada, no involucra a un sistema crítico o anticontaminación, y el fallo motor no reaparece tras su eliminación, podremos superar la ITV satisfactoriamente.

En cualquier caso, recordemos que si el fallo reaparece o persiste, la eliminación del error, que puede llevarse a cabo con un sistema de diagnóstico - que están disponibles para el público general y según las funciones que ofrezcan pueden costarnos menos de 10€ - no será suficiente para que superemos la ITV.

En el peor de los casos, en el que aún habiendo resuelto las averías, el fallo motor persista, lo recomendable sería consultarlo con el taller que ha realizado la reparación y plantear la emisión de un documento firmado por el taller en el que se acredite que no es posible eliminar el testigo de error aún habiendo resuelto los problemas que lo desencadenaban.