Curiosidades F1: El último coche rosa

 |  @alexgarciagv27  | 

La nueva decoración de color rosa de Force India ha causado furor en la Fórmula 1. Aunque sí hubo coches con detalles de color rosa y hasta pilotos con cascos rosas, pocos monoplazas de la categoría reina han usado una decoración que use este color predominantemente. El último en hacerlo fue el Brabham BT60 que cerró la historia de este legendario equipo allá por el ya lejano 1992 tras varios años de declive y sufrimiento sin apenas dinero para estar en la parrilla. Finalmente, el telón cayó con una decoración muy curiosa.

Tras un principio de año horrendo contando con Giovanna Amati en el segundo monoplaza -no estaba preparada para competir en la máxima categoría- y Eric van de Poele en el primero, la fémina fue reemplazada por Damon Hill al ser evidente que con ella no existía la posibilidad de luchar por clasificarse y los patrocinadores que se esperaba que quisieran asociarse con la primera mujer en la Fórmula 1 en más de quince años no llegaban. Teniendo en cuenta que incluso el propio Van de Poele sólo se clasificó para el primer Gran Premio, poco podría hacer Amati.

Con el paso de las carreras sí llegó un patrocinador en forma del a banda de metal japonesa Seikima-II, que le dio a la mitad delantera del BT60 un aspecto muy particular al pintarse de color rosa. Del sobrio azul y blanco inicial se pasó al color rosa en el frontal, combinando con dos tonos muy distintos de azul. Si Brabham tenía problemas para llegar a finales de año, por lo menos iban a intentar darle al coche un aspecto resultón para llamar la atención. No les sirvió para lograr más dinero aunque Damon Hill sí logró clasificarse en un par de ocasiones, incluyendo un Gran Premio de Hungría en el que la historia de Brabham llegó a su fin.

Lee a continuación: Curiosidades F1: Un campeón croata