La NASCAR Europea también sale a la caza del auténtico gentleman driver

 |  @eloy_eg  | 

¿Recuerdas el artículo que le dedicamos al Blancpain GT Sports Club, ese campeonato reservado a gentlemen drivers que quieren competir los fines de semana por olvidar sus duros trabajos de oficina? Pues la idea parece estar calando a tenor de la última idea que han tenido los promotores de la NASCAR Whelen Euro Series, también conocida como NASCAR Europea.

Aunque este certamen ya disponía de dos categorías, Elite 1 y Elite 2, quedando la segunda reservada a gentlemen drivers, su auge ha provocado que en los primeros puestos de su categoría de plata abunden los pilotos jóvenes en busca de un futuro más o menos profesional, quedando cada vez más relegada la figura del auténtico gentleman driver. Ese que se pone el mono de carreras sólo en su tiempo libre y quiere lucir un trofeo en su despacho el lunes por la mañana.

Por eso se han inventado una nueva categoría denominada Elite Club. Eso sí, olvídate de que sus carreras sean pasto de vídeos de Youtube por accidentes y trompos absurdos. Simplemente no habrá carreras. Su formato consistirá en sesiones de media hora en pista y el objetivo será mejorar progresivamente hasta acercarse a un tiempo de referencia. Suena bastante aburrido, pero el público objetivo de este certamen está claro que no somos los aficionados de sofá. Lo más parecido a un pique con karts de alquiler, pero con un stock car. Y con un viaje a la Daytona 500 en juego, además de presenciar la cena de gala de las series regionales NASCAR y la posibilidad de competir en NASCAR Europea al año siguiente.

En su primera temporada la categoría Elite Club ‘correrá’ en Cheste (el 8 y 9 de abril), Hockenheim, Franciacorta y Zolder.

Foto | NASCAR Whelen Euro Series – Facebook

Lee a continuación: Robby Gordon no estará en el Dakar 2017

  • Txesz

    No lo veo nada mal para quien quiera dar un primer paso, pudiendo rodar sin la presión de una competición al uso.

    Lástima no tener posibles…

    • M.A.

      Mas bien im-posibles…