El piloto francés no dudó en indicar que los problemas que padece esta temporada con el equipo Haas F1 le recuerdan las dificultades que experimentó en el 2014 cuando estuvo en Lotus. Según su apreciación, el actual VF-19 fue mal concebido y aunque se han aplicado muchas configuraciones para hacerlo evolucionar, sigue igual de ineficiente que la versión original. En tal sentido, lo comparó con el Lotus E22, un coche que resultó ser una pesadilla.

Continuar leyendo »

El Gran Premio de Canadá es una de las citas más históricas del Campeonato del Mundo de Fórmula 1. Desde su primera edición puntuable en 1967, solo en tres ocasiones no hubo carrera: 1975, 1987 y 2009. Por lo demás, el Circuit Gilles Villeneuve ha sido una sede reconocida, apreciada y amada por los pilotos y equipos a pesar de las incomodidades logísticas. Pocos recuerdan que hubo carreras en otros dos trazados como el peculiar Mont-Tremblant y el original, un Mosport Park que mantiene su trazado idéntico a día de hoy bajo el nombre de Canadian Tire Motorsport Park. La primera carrera del mundial fue ganada por Jack Brabham en una cita marcada por la presencia de la lluvia que resultó decisiva para la lucha por el título entre los equipos Brabham y Lotus. El doblete del equipo australiano con Jack Brabham por delante de Denny Hulme decantó la balanza a su favor, mientras Dan Gurney completó el podio.

Continuar leyendo »

Se presentó el pasado 28 de marzo de 2018 bajo los colores de Cyan Racing, sin embargo, un año después, Lotus ha vuelto a presentar su Evora GT4 como Concept Car en el Shanghai Auto Show, con la promesa en este caso de que llegará a los circuitos en 2020. El fabricante británico ha elegido la cita china para anunciar también el que será su primer hiperdeportivo eléctrico, el Type 130, algo que ha capitalizado la atención en un acto en el que también se ha confirmado que la marca del Grupo GEELY contará con un programa oficial para los pilotos Cui Yue y Gaoxiang Fan.

Continuar leyendo »

Marrón. El color es marrón. Seguramente estemos siendo un poco malos con Haas y Rich Energy pero el color elegido para su nueva asociación no hace más que demostrar dos cosas que se dan en este joven equipo. La primera es la falta de conocimiento del concepto de mercadotecnia. La segunda, una enorme arrogancia por parte de un equipo que ni se informó ni cree necesario un cambio. Justo es reconocer que quizás el resultado obtenido es exactamente el deseado... pero me cuesta de imaginar que sea así. Cuando el nuevo Haas se presentó entre tanta fanfarria, algunos quisieron ver en los colores de la bebida energética Rich Energy (¡la probamos!) un guiño a la mítica decoración de John Player Special de la antigua Lotus. Negro y dorado; sin duda una combinación evocadora incluso si no hubieran existido los Lotus JPS. Pero, ¿por qué era evocador el resultado y por qué no lo es tanto el actual? Lotus tiene la respuesta... por partida doble.

Continuar leyendo »

Entre los años 50 y los años 70, el Reino Unido fue un auténtico centro de operaciónes de la Fórmula 1, aún más que hoy en día. Si en la actualidad la mayoría de equipos están allí, en aquel entonces la proporción era parecida con el añadido de tener varias carreras de la categoría reina a lo largo de cada año natural. Varias visitas a Silverstone, Brands Hatch... y hasta Oulton Park. Este peculiar circuito tuvo su momento de gloria entre los años 60 y principios de los 70, en unos años en los que varias citas trajeron a los mejores pilotos de Fórmula 1 del mundo a competir allí por el oro. Esta era llegó a su fin en 1972, con la última edición del International Gold Cup en el que Denny Hulme se impuso en la última carrera de Fórmula 1 en este escenario. Técnicamente, a finales de la década de los 70 la Fórmula 1 volvería a Oulton Park a través del certamen británico, la llamada "Fórmula Aurora". La categoría volvería pero con coches 'desfasados' y pilotos que poco tenían que ver con las grandes estrellas mundialistas. En el Reino Unido, la edición de 1972 es por lo tanto la última cita 'real' de la Fórmula 1 en Oulton Park.

Continuar leyendo »

Que el circuito de Vallelunga (conocido bajo el nombre de Piero Taruffi) es uno de los más conocidos de Italia, lo sabe todo el mundo. A pesar de su larga historia en las dos ruedas, las cuatro también han tenido buena y bonita presencia en el trazado romano... pero si nos fijamos en la categoría reina, su presencia es especialmente limitada. En años recientes, equipos como Ferrari y Minardi habían realizado algunas pruebas allí, pero carreras solo se disputó una en toda su historia. Estamos hablando del Gran Premio della Republica Italiana, una cita que tuvo lugar en Vallelunga en 1972 en medio de una batalla dialéctica entre Ferrari y las autoridades italianas y que resultó en un evento bastante pobre a nivel de inscripción. Ello no impidió que tomara parte en la carrera un Emerson Fittipaldi que tiene el honor de ser el último ganador de una carrera de Fórmula 1 en Vallelunga. El brasileño se impuso en esta prueba a una parrilla poco concurrida y poco competitiva aunque los aficionados disfrutaron por lo inusual de ver a los coches allí.

Continuar leyendo »

Técnicamente y si nos ceñimos a nuestros análisis de las carreras no puntuables de Fórmula 1, el resumen de la Rothmans 50.000 debería quedar fuera de lugar. La cita, organizada por la tabacalera Rothmans y con una cantidad de dinero descomunal en cuanto a premios y patrocinio para la época, pretendía ser la gran carrera para acabar con todas las demás. En otras palabras, una prueba organizada bajo normativa de Fórmula Libre que habría permitido que compitiera cualquier coche que así lo quisiera. Algunos de estos coches fueron monoplazas de Fórmula 1 y la victoria de Emerson Fittipaldi justifica que esta carrera sea relatada. Incluso en algunos círculos, se considera a esta cita como una carrera no puntuable de Fórmula 1 más, aunque a título personal me cuesta pensar que sea así al ser normativa abierta y contar con tan pocos coches de este tipo. Pero, con nuestro afán de dar la información completa, relatamos una historia de lo más peculiar con multitud de tipos distintos de coches y una rencilla entre tabacaleras, con tractores Ford como estrellas invitadas.

Continuar leyendo »

Con motivo del lanzamiento del libro "Black & Gold, The Story of John Player Specials", Classic Team Lotus realizó una exhibición con 15 monoplazas de Fórmula 1 que lucieron la combinación negro y dorado, incluyendo los que alguna vez compitieron a las órdenes de pilotos como Emerson Fittipaldi, Ronnie Peterson,Jacky Ickx, Mario Andretti, Nigel Mansell y Ayrton Senna, entre otros grandes pilotos.

Continuar leyendo »

El circuito de Brands Hatch siempre ofrece un importante desafío a los pilotos que compiten en él. Evidentemente, la Fórmula 1 no fue una excepción en el tiempo que pasó en este trazado y la presencia y popularidad de las carreras no puntuables hasta los años 70 hicieron que el circuito fuera uno de los más conocidos por los pilotos y equipos. De esta forma, el talento de los mejores pilotos de la época siempre les permitió brillar por encima de sus coetáneos. Quizás por eso no sorprende tanto que la última victoria de Jacky Ickx al volante de un coche de Fórmula 1 se diera en el circuito de Brands Hatch con motivo de la Race of Champions de 1974 a pesar de estar en un equipo Lotus en el que nunca acabó de sentirse cómodo en los dos años en los que trabajó para Colin Chapman. El belga, un auténtico talento multidisciplinar, siguió compitiendo varias temporadas en la categoría reina sin volver a probar las mieles del triunfo, pero siempre manteniéndose como uno de los hombres más destacados de su época.

Continuar leyendo »

Solo cuatro pilotos galeses han competido en carreras de Fórmula 1, siendo tres de ellos mundialistas y dos capaces de sumar puntos en el Campeonato del Mundo. De estos dos, solo uno logró ganar una carrera, aunque esta llegó en una cita no puntuable como fue la Race of Champions de Brands Hatch en 1975. Se trata del inconfundible Tom Pryce, un talento que desafortunadamente nos fue arrebatado demasiado pronto. Pero en una de las carreras de casa que no pertenecían al mundial, este joven que hablaba solo galés de niño y que llegó a la Fórmula 1 para impresionar logró una victoria batiendo a auténticas estrellas de su época. La Race of Champions de 1975 no decepcionó y en una época repleta de pilotos británicos, el triunfo se quedó en casa de nuevo. Más allá de ello, Tom Pryce batió a John Watson para completar un doblete británico que hizo muy feliz al público.

Continuar leyendo »