ESPACIOS
Cerrar CERRAR

Todos le debemos parte de nuestro amor por las carreras a Adrián Campos

Ha sido sin lugar a dudas una de las jornadas más tristes que se recuerden dentro de los que conformamos el automovilismo español. La red se ha inundado de condolencias, de mensajes de cariño, de la sorpresa general ante la pérdida tan repentina de Adrián Campos… aunque sin duda, las palabras que más se han repetido reflejaban el profundo respeto que le tiene todo el mundo del motor respecto al piloto, empresario, manager y padrino de muchas de las jóvenes promesas de la cantera nacional y que han terminado siendo en su mayoría referentes internacionales.

Mientras que el resto de niños se iniciaba en karting, él, al igual que otros como Pedro Martínez de la Rosa, le daba a las competiciones de coches radiocontrol y cuando a principios de los ochenta, recién subido a un monoplaza, le hubieran dicho que en 1986 estaría en un F3000 y que un año más tarde realizaría su debut con Minardi y con Alessandro Nannini como compañero, seguramente Adrián no se lo hubiera terminado por creer. Poco importa que los resultados no acompañaran y que incluso tuviera dificultades para clasificarse de cara a las carreras de los domingos o de terminar un Gran Premio.

Turismos, 24 Horas de Le Mans con el espectacular Ferrari 333 SP… muchos de esos pósters de colección de los noventa tenían el nombre de Adrián Campos estampado sobre el mismo. Llegó el momento de colgar los guantes y a partir de ahí dejó ver aún más su ambición y sus ganas de hacer cosas por el automovilismo. Seguir ligado al mismo, traer nuevas promesas y darles una oportunidad. Campos Racing, Hispania, la Fórmula Nissan, el GP de Europa en Valencia, Fernando Alonso, Marc Gené, Antonio García, Alex Palou… todos ellos y muchos más llevan la firma de Campos.

En muchas ocasiones se realizan juegos de cómo se puede pasar de un personaje a otro que está completamente en las antípodas con apenas una serie de datos que terminan interrelacionando a ambos. En el caso de Adrián Campos me queda la sensación de que todos los que amamos el motorsport o que en cierta parte trabajamos de una forma u otra en el mundo de las carreras, le debemos agradecer en gran parte a este pionero su tozudez y carácter. Muchos de nosotros nos enamoramos de la competición por ver a uno de sus protegidos, Fernando Alonso por ver a De la Rosa y Gené compartiendo parrilla con Michael Schumacher o Mika Häkkinen, porque vimos a Antonio García volando con el Corvette o porque vimos al propio Adrián compitiendo con aquel Minardi con el nombre de Lois estampado. Los caminos de esta pasión tienen de una forma u otra relación con él. Descansa en paz y gracias por todo Adrián.

https://twitter.com/marc_gene/status/1354690551619198977?

 

Foto de Iván Fernández

Iván Fernández

Cargando...