Brad Keselowski vuelve a ser pillo y gana en Kansas

 | 

La noche volvió a confundir a los integrantes de la NASCAR Monster Energy Cup Series, en esta ocasión en el especial óvalo de milla y media ubicado en Kansas. Kevin Harvick dominó la cita en su parte inicial y parecía encaminado a obtener su primera victoria de 2019 (y primera también de Stewart-Haas) hasta que un posible problema mecánico y un importante debris se interpusieron en su camino. Varios pilotos intentaron llevarse la victoria y quien lo consiguió fue Brad Keselowski, que mantuvo la cabeza fría aplicando presión y pasó a dos jóvenes valores como Alex Bowman y Erik Jones en el momento decisivo.

Joey Logano, Martin Truex Jr., Chase Elliott, Aric Almirola, Daniel Suárez y Kyle Larson fueron seis de los 11 pilotos descalificados de la qualy por no pasar la inspección posterior y todos partieron atrás. Harvick era el cómodo poleman y dejó que sus rivales se pusieran inicialmente en grupos de dos o tres en el estrecho milla y media, escapándose de Clint Bowyer, Brad Keselowski y William Byron. Kyle Busch perdía terreno dentro del top 10 y Byron llegó a ponerse segundo al rebasar a Bowyer y a Keselowski antes de la competition caution prevista para la vuelta 30.

Harvick puso cuatro gomas en boxes y aunque cayó fuera del top 10, subió en la resalida ante una mayoría de pilotos que instalaron dos neumáticos, entre los cuales se situaron bien Bowyer y Kurt Busch. Byron fue del primer al séptimo puesto con la misma velocidad que Harvick recuperó el liderato y Elliott y Almirola entraron en el top 5 con estrategia eficaz. Denny Hamlin pinchó y generó una caution durante la cual Byron fue penalizado por arrastrar el gato hidráulico. Elliott, Ryan Newman, Kyle Busch y Paul Menard no pararon pero no pudieron responder ante un letal Harvick que volvió a remontar y se llevó el primer segmento por delante de Elliott, Ricky Stenhouse Jr., Larson y Kurt Busch.

Kurt Busch probó con dos ruedas en un test improvisado de desgaste de ruedas y aguantó por poco tiempo a Harvick, de nuevo líder holgado. Chris Buescher, Austin Dillon, Jones y Bowman eran ocupantes del top 10 en actuaciones sólidas, en especial para el de JTG Daugherty. Elliott se situó segundo por delante de Kurt Busch pero no pudo rebajar el segundo y medio del que disponía Harvick al frente de la carrera. Almirola y Larson rondaban las primeras diez posiciones que no tenían Truex, Suárez y un Logano penalizado al final de la primera parte por pasarse de velocidad en el pit lane.

Truex, Jones, Bowyer y Larson fueron a boxes con antelación, respondiendo Harvick, Kurt Busch y Elliott rápidamente y tardando mucho el resto de la parrilla. Buescher, Stenhouse, Keselowski, Daniel Hemric y Tyler Reddick alargaron sus detenciones y Elliott adelantó a Harvick en pista mientras ambos pasaban a Matt Tifft, uno de los últimos en dirigirse a su parada. Sorprendentemente, la mayoría de los que alargaron su parada salieron beneficiados y Stenhouse y Buescher acabaron quinto y sexto en un segundo segmento calmado dónde Elliott se impuso a Harvick, Jones y Bowman.

El dominio de Harvick siguió en el pit lane, llegando a salir líder con cuatro ruedas nuevas por delante de un Ryan Blaney que puso dos; a su vez, Elliott perdió seis posiciones en una mala parada y se vio obligado a atacar la línea interior en una resalida ya nocturna en la que Harvick aguantó un 3-wide de Blaney y Bowman. Sin embargo, al campeón de 2014 se le quedó encallada una bolsa en el frontal de su Ford y no dudó en levantar el pie para quitársela, yendo a boxes cuando no pudo hacerlo por sí solo y perdiendo una vuelta con los nuevos líderes.

Bowman, Stenhouse, Kyle Busch, Jones y Elliott formaban un quinteto ecléctico en cabeza, encabezando el de Hendrick junto al de Gibbs en busca del primer lugar y fugándose del campeón de 2015 en cuatro segundos antes de la última ronda de paradas obligatoria. Los mecánicos de Newman añadieron acción involuntaria al evento soltando una rueda sin querer y dando paso a la bandera amarilla, durante la cual pasaron por boxes los únicos siete pilotos que no habían entrado previamente (incluyendo los líderes Bowman, Kyle Busch, Stenhouse y Elliott). Kyle Busch resalió atrás al ser sancionado por pasar por más pit stalls de los permitidos.

Keselowski y Jones fueron los grandes perjudicados junto al previamente problemático Harvick, que recuperó todas las posiciones perdidas. Bowman y Elliott resalieron arriba en un doblete de Hendrick que encabezó el #9 y se llevaban consigo a Stenhouse y al sobresaliente Reddick en su segunda carrera en la Cup Series. Bowman llegó a situarse en paralelo con Elliott y mantuvieron un duelo interesante entre compañeros de equipo, interrumpido cuando Blaney reventó un neumático y dejó una importante cantidad de restos en la pista. Jones, Keselowski y Kyle Busch buscaban la goma fresca para asaltar los primeros puestos.

Las ruedas nuevas funcionaban a la perfección y los tres pilotos llegaban al top 5 de forma veloz y efectiva en la resalida, al mismo tiempo que Stenhouse adelantaba a Bowman y a un patinador Elliott. Kyle Busch dañó su coche en un toque con Bowyer y Jones y tuvo que entrar en boxes, perdiendo todas sus opciones mientras Bowman, Keselowski, Jones y Jimmie Johnson se quitaban a un torpe de Stenhouse del camino. Bowman, Keselowski y Jones formaban el duelo entre las tres marcas y el piloto de Hendrick cerró huecos al campeón de 2012 en unos apasionantes giros finales.

Keselowski rebasó a Bowman por el exterior de la curva 4 a falta de siete vueltas y ni siquiera un Overtime por el reventón de motor de Michael McDowell le detuvo en su camino hacia el triunfo, tercero de la temporada después de los obtenidos en Atlanta y Martinsville. Bowman fue segundo por tercera semana consecutiva, siguiéndole Jones, Elliott en buena remontada y Bowyer. Larson (8º) y unos increíbles Reddick (9º) y Buescher (10º) sacaron importantes top 10 aprovechando las variadas debacles de Stenhouse (11º), Harvick (13º) y Kyle Busch (30º), con Logano, Hamlin y Truex en un top 20 insulso y sin opciones.

Lee a continuación: Scott McLaughlin no oculta sus intenciones de unirse a Penske en la NASCAR